Isabella Ramírez - 18 Octubre 2021

Puede detonar el movimiento de mercancías desde el sur hasta Lázaro Cárdenas y, desde este puerto, conectar con la zona norte. 

Panorama económico.

Escenario oficial 2006 y expectativas de mercado Las expectativas para 2006 de los analistas del sector privado sobre el rumbo de la economía mexicana y de la industria de la construcción, en particular, apuntan a un crecimiento moderado con estabilidad financiera

155 No me gusta22

Al estar en la recta final del 2005 la formación de expectativas económicas para el 2006 no se hacen esperar. Ya el mes pasado hicimos una primera entrega con los pronósticos para cierre de año y el escenario oficial que presentó el gobierno federal para el año siguiente en los Criterios Generales de Política Económica. Ahora presentamos nuevamente expectativas macroeconómicas, sustentadas en los pronósticos del Banco de México (Banxico) y sobre todo considerando las expectativas del consenso de los analistas privados en México. En primer lugar, debemos señalar que Banxico pronostica que durante el año 2006 el crecimiento de la economía mexicana será a un ritmo anual de entre 3.0 y 3.5 por ciento. Este pronóstico está sustentado en la expectativa de que el sector industrial estadounidense crezca 3.4 por ciento, que se compara con una previsión de 3.2 por ciento para 2005.



El Banxico hace referencia al periodo electoral que se vivirá en 2006, en el sentido de que “la vulnerabilidad de la economía nacional se ha reducido significativamente en los últimos años, con lo cual se encuentra   en mejor posición para hacer frente a diversas perturbaciones, ya sean de índole externa o interna. Esto pone de manifiesto un firme anclaje macroeconómico...”. También consideró que “es importante reiterar que la estabilidad es una condición indispensable, pero no la única, que se necesita para que la economía registre un crecimiento sostenido. En este sentido, una vez más se hace patente la necesidad de avanzar en la agenda de cambio estructural que aún está pendiente en México”, puntualizó.

Aunque siempre que se habla de pronósticos económicos, y sabemos que ello implica jugar mucho con escenarios cambiantes, es indudable que la formación de expectativas es determinante en las decisiones de inversión. Por esto, cobra relevancia lo que consideran en forma consensuada los analistas, porque de alguna manera marcan ciertas tendencias.

Crecimiento general

De acuerdo con el consenso de los analistas en México, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) durante el año entrante será de 3.39 por ciento. Este escenario es resultado de la encuesta que Banxico elaboró en la última semana de octubre y dio a conocer en los primeros días de noviembre.

Es importante destacar que este escenario de crecimiento ha venido ajustándose a la baja, toda vez que durante meses anteriores el pronóstico era superior. El impulso interno tendrá el apoyo externo, toda vez que el consenso de analistas estima que la economía estadounidense crecerá 3.3 por ciento en 2006.

Se modera la fortaleza del sector construcción

Por su parte, en un análisis elaborado    por el servicio de estudios económicos de BBVA-Bancomer, denominado "Lo sucedido y lo esperado en la evolución sectorial 2005 y 2006", se expresa que:

“El elevado dinamismo que caracterizó a la industria de la construcción en los últimos dos años se atenuó en el primer semestre de 2005. El principal factor que explicó esta evolución fue el relativo estancamiento de la inversión, que no pudo ser compensada con el reciente avance de la obra pública. El comportamiento de la construcción privada se atribuyó a un menor avance de la producción de vivienda, en particular la de valor entre 220 mil y 270 mil pesos (tradicional) que ha tenido dificultades para su venta (falta de créditos para este segmento). Aunque no se conoce la cifra precisa, se habla de entre 50 mil y 60 mil viviendas de este tipo por desplazar. También influyó la edificación no residencial (bodegas y naves industriales), resultado de la desaceleración de la producción manufacturera. Otro factor que influyó para la desaceleración de la construcción privada fue el efecto  aritmético que representa superar los altos niveles de obra privada efectuados en el primero y segundo semestre de 2004.”

En este escenario, y dado el crecimiento económico esperado para el año venidero, el análisis de BBVA- Bancomer considera que será difícil que la construcción aumente su dinamismo si el problema de la sobreoferta de vivienda tradicional no se resuelve y la actividad manufacturera no repunta.

“Si bien se estima que la construcción seguirá registrando una tendencia positiva, su dinamismo podría irse limitando. Se estima un repunte de la manufactura en la segunda parte del año con lo que el sector podría observar un incremento promedio en 2005 de 3.3 por ciento y en 2006 de 2.8 por ciento. La mayor obra se realizará en los sectores energético, vivienda, comunicaciones y transportes. En el energético habrá fuertes inversiones petroleras, como se tiene previsto en el Programa Estratégico de Gas Natural, construcción de plataformas, centrales de generación eléctricas, especialmente la presa El Cajón. En la edificación residencial se esperan nuevos programas de crédito por parte de los organismos públicos de vivienda (quizá un esquema similar al de Cofinavit pero orientado a vivienda tradicional) que aminore la sobreoferta de vivienda y permita reanudar su producción. En la edificación de centros comerciales se calcula una tasa sostenida de avance.”

Como conclusión, los analistas de   BBVA-Bancomer afirman que el escenario de crecimiento económico sectorial considerado para el segundo semestre de 2005 y todo 2006 se sustentará en el avance de la demanda interna que estará apuntalada por el crecimiento del empleo, del salario real y del crédito. De lo anterior deriva que los sectores o divisiones más relacionados con la demanda interna serán los que mostrarán menores obstáculos al crecimiento, en tanto las actividades altamente expuestas a los mercados externos enfrentarán diversos obstáculos para un mayor crecimiento.

 

Crece pib 3.0 por ciento hasta tercer trimestre

La información oficial conocida hasta el momento indica que la economía mexicana creció 3.3 por ciento en el tercer trimestre del año en curso respecto a igual periodo del 2004. Este resultado fue impulsado por el crecimiento del sector servicios, que repuntó en términos anuales en 4.3 por ciento, del sector agropecuario, que avanzó 10.6 por ciento, y de la producción industrial, que creció en 0.6 por ciento, y dentro de esta actividad la industria de la construcción creció 2.1 por ciento.

En forma acumulada, durante los primeros nueve meses de 2005 la economía mexicana logró repuntar a un ritmo anual de 3.0 por ciento, donde el PIB del sector servicios es el más dinámico, al crecer 4.2 por ciento, siendo el pilar del crecimiento global. El sector agropecuario logró mejorar su producción en apenas 1.5 por ciento y el sector más débil ha sido la actividad industrial, cuya desaceleración determinó un crecimiento de sólo 1.1 por ciento.

Para los analistas de Banamex: “al sustraer los factores estacionales se registró una fuerte aceleración (2.15 por ciento trimestral y 8.9 por ciento anualizado), alcanzando el mayor avance trimestral en cinco años, lo cual confirma una recuperación de la actividad económica. Los avances anual y trimestral, estuvieron apoyados en un fuerte crecimiento de la producción agropecuaria y en el fortalecimiento de los servicios, los cuales compensaron en parte la debilidad sostenida de la producción industrial”.

La economía mexicana ha transitado en los dos años más recientes en medio de un marco de estabilidad financiera con un crecimiento moderado, y aunque se espera un mejor ritmo de crecimiento general en 2006 respecto a 2005, todo apunta para que el escenario siga siendo el mismo.