El presidente de Israel, Reuvén Rivlin, y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, se reunieron para la colocación simbólica de la primera piedra de lo que será la nueva Biblioteca Nacional de Israel.

La biblioteca que se encontraba en la Universidad Hebrea de Jerusalén, será reubicada en la conocida Colina del Gobierno, donde se encuentran las sedes de los poderes del Estado.

El proyecto se desarrollará en una superficie de 45,000 metros cuadrados con seis plantas sobre rasante y cuatro subterráneas, un lucernario circular al centro, estanterías curvas de madera donde se localizaran los más de 5 millones de libros y documentos sobre historia judía que conforman la colección de la biblioteca.

El proyecto contó con las colaboraciones en diseño de Basilea Herzog & de Meuron junto con Aviv Mann Shinar. Se estima que el proyecto esté concluido en 2020.