La oficina de arquitectos Ingenhoven architects ha dado a conocer el diseño para el Proyecto Toranomon, un nuevo complejo de negocios y residencias que incluye una torre de oficinas de 175,000 m2 y una torre residencial de 122,000 m2.

La torre residencial de ingenhoven architects se convertirá en el edificio residencial más alto de Tokio, con aproximadamente 220 metros de altura.

El proyecto Toranomon será construido en torno a la existente Toranomon Hills Tower, respetando la estructura existente, pero con su propia identidad como un conjunto de nodos dentro de una red verde urbana más grande.

La torre central del diseño contará con jardines sobre cubiertas peatonales públicas que se despliegan para crear un paisaje urbano escalonado y un "espacio para el intercambio y el movimiento".

Se espera que el proyecto se complete en el año 2019.