El peso cerró julio con una apreciación moderada de 0.18% o 3.5 centavos, cotizando alrededor de 19.90 pesos por dólar.

1 No me gusta0

Con la apreciación del peso durante el mes, la moneda nacional acumula cinco meses consecutivos fortaleciéndose frente al dólar, equivalente 4.55% o 94.8 centavos. Durante el mes se observó una disminución de la volatilidad del tipo de cambio, ubicándose en 8.72%, bajando desde junio cuando se ubicó en 13.13%. A pesar de que la volatilidad se redujo, durante el mes hubo eventos que ocasionaron presiones a favor y en contra del peso mexicano.

Entre los factores que ocasionaron presiones al alza sobre el tipo de cambio destacan:

1.- A nivel global se observó un incremento en el número de contagios diarios de coronavirus, siendo uno de los casos más destacados Reino Unido, que durante la segunda semana de julio registró en algunos días más de 50,000 nuevos casos en 24 horas. En Estados Unidos se observó un comportamiento similar, así como en economías emergentes. El nerviosismo ocasionó presiones al alza para el tipo de cambio que alcanzó un máximo de 20.2502 pesos el 21 de julio. Cabe agregar que el desempeño del tipo de cambio estuvo fuertemente atado al desempeño del dólar estadounidense, cuyo índice ponderado también alcanzó su máximo en el mes el 21 de julio.

2.-Los precios del petróleo mostraron una caída a mitad del mes, con el WTI tocando un mínimo de 65.21 dólares por barril, luego de que la OPEP y países aliados se comprometieron a elevar la producción petrolera en 400 mil barriles diarios, extendiendo el acuerdo hasta abril del 2022. La caída del precio del petróleo también coincide con la depreciación del peso al comienzo de la segunda mitad del mes. Es importante señalar que al día 21 de julio, las divisas que acumulaban la mayor depreciación mensual eran las de países productores de petróleo y otras materias primas, destacándose el real brasileño con 4.21%, la corona noruega con 3.20%, el forinto húngaro con 2.87% y el peso colombiano con 2.65%.

A partir del 22 de julio, el tipo de cambio retomó su tendencia a la baja, en una tendencia que llevaría al tipo de cambio al nivel de 19.80 pesos por dólar en la última sesión del mes. Lo anterior se debió a los siguientes factores:

1.- El nerviosismo por el coronaivrus comenzó a disminuir ante la evidencia de que, a pesar del mayor número de contagios diarios, el número de muertes se ha mantenido relativamente bajo en comparación con las primeras olas de la pandemia. Esto reduce el riesgo de que se implementen medidas de confinamiento severas y reduce la probabilidad de una nueva caída de la actividad económica global.

2.- La expectativa de que la Reserva Federal mantendrá una postura monetaria ampliamente flexible. En el anuncio de política monetaria del 28 de julio, Jerome Powell presidente de la Fed, señaló que todavía falta tiempo para que el Comité Federal de Mercado Abierto considere hacer incrementos a la tasa de interés, lo que permitió que el dólar perdiera terreno. La debilidad del dólar se acentuó tras darse a conocer que el PIB de Estados Unidos creció apenas 6.5% trimestral anualizado, muy por debajo de la expectativa del mercado de 8.4%. Durante el mes, la tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años mostró una disminución de 23.9 puntos base, ubicándose en 1.23%.

3.- Los precios del petróleo se recuperaron ante la evidencia de un incremento de la demanda por hidrocarburos en Estados Unidos debido a la mayor demanda de verano, lo que ha ocasionado caídas en los inventarios de crudo. Con esto, el WTI alcanzó un máximo de 74.23 dólares por barril durante la última sesión del mes. En el balance mensual, el precio del WTI cerró con un incremento de 0.49%, cotizando alrededor de 73.83 dólares por barril. 

Durante julio, el peso muy probablemente continuó beneficiado por las exportaciones hacia Estados Unidos y las remesas que llegan a México, mientras que la volatilidad la ocasionó la aversión al riesgo ocasionada por la pandemia, las salidas de capitales del país y la especulación en torno a la política monetaria de la Reserva Federal.

En julio, el euro tocó un mínimo de 1.1752 y un máximo de 1.1909 dólares por euro. Por su parte, el euro peso tocó un mínimo de 23.4144 y un máximo de 23.8743 pesos por euro.

Al cierre, las cotizaciones interbancarias a la venta se ubicaron en 19.9040 pesos por dólar, 1.3893 dólares por libra y en 1.1856 dólares por euro.