La cementera más grande México, Cemex, informó que llegó a un acuerdo en principio para vender algunos activos en Estados Unidos al también mexicano Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) por 400 millones de dólares.

Los activos involucrados consisten principalmente en las plantas de cemento de Cemex en Odessa, Texas y Lyons, Colorado, tres terminales de cemento y los negocios de materiales de construcción en El Paso, Texas y Las Cruces, Nuevo México.

"Esperamos concluir esta transacción antes de que finalice el 2016", señaló Cemex en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

La transacción está sujeto a la firma de acuerdos vinculantes finales, al cumplimiento de varias condiciones precedentes y a aprobaciones de entidades regulatorias, entre otras.

En opinión de los analistas de Intercam, la noticia es positiva, porque es un paso más de la administración para cumplir con su meta de venta de activos y des apalancamiento, con la finalidad de conseguir de nueva cuenta grado de inversión.

“Sin embargo, en esta ocasión se trata de activos que son parte de sus operaciones relevantes. Hay que recordar que Estados Unidos representa el 28% los ingresos y el 20% de la generación de EBITDA del 2015, y que es la región que más crecimiento ha tenido en los últimos años. No obstante, reconocemos que la venta de estas plantas a GCC genera más valor que mantenerlas dentro del portafolio de Cemex. Dada la localización de las operaciones de GCC, estos activos pueden generar sinergias importantes, y como consecuencia el valor de la transacción es mayor para GCC”.

Agregaron que en total, estas dos plantas generan 1 millón de toneladas, y surten la parte oeste de Texas. Cemex se quedaría con la planta del este de Texas con cerca de 2 millones de toneladas. Este acuerdo es preliminar, sin embargo en caso de concretarse lo vemos como positivo.