La ciudad de Helsinki (Finlandia) anunció el lanzamiento de una línea de autobuses públicos sin conductores llamada Helsinki RoboBus que se integrará a la red urbana de transporte público. El servicio es la segunda fase de Sohjoa, un experimento de tres años de duración con autobuses autónomos, financiado por la Unión Europea.

La flota de Robo Bus contará con una versión actualizada de minibús eléctrico de la primera fase, con un competitivo proceso de licitación para su producción que actualmente se encuentra en desarrollo. En este año se anunciará una ruta definitiva y una fecha de lanzamiento.

“Los servicios de buses controlados a distancia podrían reducir los costos de servicio y mejorar el acceso al transporte público, convirtiendo a Finlandia en un precursor en la operación de vehículos autónomos, gracias la ley finlandesa, que no establece que un vehículo deba tener un conductor”, explicó el vocero del Ayuntamiento en un reciente comunicado de prensa.

Por su parte el director del programa de movilidad inteligente Metropolia, Harri Santamala, explicó: “RoboBus nos permitirá testear la operación bajo las condiciones reales de transporte público, así como estudiar la operatividad a largo plazo de los autobuses autónomos y el comportamiento de los usuarios”.

Este proyecto ha sido desarrollado entre las seis ciudades más grandes de Finlandia, universidades nacionales y autoridades viales, para preparar nuevos servicios de transporte público y vehículos autónomos en el país europeo.