Derivado de lo anterior, en los cinco primeros meses del año el sector presenta un retroceso de -19.4% en su nivel de producción, respecto al mismo periodo del año 2019.

0 No me gusta1

La industria de la construcción presentó en mayo una contracción de -36.3% en relación a igual mes del año anterior, para ligar su segundo mes consecutivo con desplomes históricos luego de que en abril retrocedió -38% a tasa anual, según cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El desplome del sector, al igual que en abril, responde a que no fue considerada una actividad esencial como parte del programa para combatir la pandemia, aunque los proyectos de infraestructura emblemáticos si se mantuvieron en proceso. Por lo tanto, para junio también se anticipa una fuerte contracción.

Analistas de Banorte indicaron que “los indicadores de opinión del INEGI sugieren un ligero avance, con obras ejecutadas tanto por contratistas como subcontratistas mejorando no sólo relativo a los mínimos históricos en mayo, sino también respecto a abril. Adicionalmente, las labores del Tren Maya comenzaron a principios del mes, lo que, en conjunto con la continuación de actividades en la refinería de Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía, debería de proveer algo de soporte. No obstante, creemos que la recuperación será gradual y que la incertidumbre podría tener el mayor impacto relativo en este sector”.

En BX+, sus analistas consideran que “la baja confianza empresarial y la posibilidad de más recortes al gasto público en capital (excepto proyectos “insignia”) son negativos para la inversión y el sector de la construcción”.