Los administradores de fondos de capital privado, activos reales e infraestructuras prevén un fuerte crecimiento de activos en los próximos cinco años, de acuerdo con el estudio realizado por BNY Mellon y Pershing “Building for the future: How alternative investment managers are rising to the demographic challenge" en el que el 60% de los gestores de infraestructuras encuestados, el 44% de los de real estate y el 39% de los que gestiona private equity esperan que sus activos bajo gestión crezcan al menos un 50% en los próximos cinco años.

Profundas fuerzas demográficas y macro están provocando la necesidad de inversión en activos reales -transportes, redes de comunicación, viviendas y hospitales-, lo que crea una gran oportunidad el capital privado.

De hecho, inversionistas institucionales como fondos de pensiones y family offices, ya están demandando más inversiones reales; casi la mitad de los administradores de private equity y fondos de real estate esperan que los minoristas participen más en 2020, de lo que lo hacen hoy. La inversión provendrá del segmento mass affluent y high net worth en mercados en desarrollo, la expansión de fondos soberanos y el aumento del número de planes de aportación definida.