A pesar de la intención del gobierno mexicano de acelerar el regreso a la normalidad, el trabajo desde casa sigue predominando en esta segunda mitad del año.

0 No me gusta0

El sector inmobiliario de oficinas y, en menor medida, el comercio minorista sigue enfrentando desafíos a medida que aumentan los casos de COVID-19 en México, aseguró Pablo Monsiváis, analista del banco de inversión Barclays.

En un análisis, el especialista consideró que debido al distanciamiento social que puso en boga el trabajo desde casa o remoto, las perspectivas para el arrendamiento de oficinas y espacio comercial se están volviendo confusas, a pesar de la intención del gobierno mexicano de acelerar el regreso a la normalidad.

“Dada la lenta campaña de vacunación creemos que las tendencias de movilidad harán una pausa, lo que afectará la perspectiva más cercana para el espacio de oficinas y potencialmente retrasando la recuperación observada en la actividad minorista”, sostuvo. 

La movilidad minorista y recreativa sufrió una fuerte contracción debido a los bloqueos a principios de año, prosiguió el especialista, la movilidad ha mejorado a partir de entonces, al flexibilizar las restricciones. 

Y aunque la movilidad sigue estando un 24% por debajo de los niveles anteriores a la pandemia, es probable que se contraiga durante la segunda mitad del año, ya que los casos se están acelerando debido a la variante Delta.

A este panorama se suma el proceso de vacunación que ha sido más lento de lo esperado, con un 37.7% de la población total con al menos una dosis hasta el pasado 2 de agosto. 

Incluso, la movilidad en el lugar de trabajo se mantiene un 25% por debajo del escenario de referencia, lo que sugiere que las medidas de trabajo desde casa aún están vigentes y probablemente continuarán durante el resto del año. 

Lo anterior podría retrasar la recuperación del espacio de oficina de Danhos, indicó.

“Para Danhos, las métricas operativas están mejorando claramente, pero mantenemos la cautela sobre las perspectivas para el espacio de oficinas en un entorno posterior a una pandemia, por lo que mantenemos nuestra calificación de infraponderación”, añadió el especialista.

Caso contrario es el segmento de bienes raíces industriales que va en aumento. Según la firma de servicios inmobiliarios CBRE, el nearshoring está impulsando el mercado de Monterrey y Tijuana, entre otros. Mientras que el auge del comercio electrónico continúa impulsando la demanda en áreas metropolitanas como la Ciudad de México y Guadalajara. 

“Creemos que Fibra Prologis es el fideicomiso mejor posicionado para aprovechar el comercio electrónico, además de beneficiarse del nearshoring”, finalizó Pablo Monsiváis.