Esculturas en movimiento

Arquitectura dinámica

Han transcurrido 4 mil años desde la primera vez en que la mano del hombre erigió un volumen habitable. Este proceso a lo largo del tiempo incorporó una infinidad de adecuaciones técnicas y estéticas que les hicieron gradualmente más altos, más grandes, más cómodos y más funcionales; no obstante el paradigma siempre se detenía al dar como resultado un “inmueble inmóvil”.

258 No me gusta10

Un arquitecto de origen italiano presentó recientemente al mundo, una serie de proyectos para edificar las primeras “Torres Dinámicas” de la historia, edificios que transformarán su trazo a cada instante y además serán tecnológicamente vanguardistas y ambientalmente amigables.

La bombilla encendida como señal de una idea brillante, se iluminó sobre su cabeza una tarde del verano de 1997. El arquitecto David Fisher se encontraba de vacaciones en Estados Unidos; había ido de visita con un amigo suyo quien habita un condominio en la zona de rascacielos de Miami Beach. ¿El detonante del momento de lucidez?: Aquel departamento, era el único que gracias a su emplazamiento en la torre, ofrecía vistas a más de un punto cardinal de la ciudad. El resto, como hasta ahora ocurría, está condenado a mirar para siempre a un mismo horizonte.

Durante ese instante, Fisher recuerda haber clavado su mirada por varios minutos hacia el turquesa de las paradisíacas playas, mientras en su mente comenzaron a bosquejarse los elementos básicos de ingeniería que luego de ser desarrollados por varios años, dieron como resultado el primer proyecto de Arquitectura Dinámica de la historia, es decir, un edificio preconstruido, armado por fases in situ y que como característica principal, ofrece vistas de 360 grados, desde todas las unidades del volumen, ello debido a su capacidad de girar sobre un núcleo central que funciona como columna vertebral del mismo.

Este proyecto fue presentado durante 2009 en la Gran Manzana, mediante una gran convocatoria de prensa, donde se dieron a conocer a grosso modo los detalles de funcionamiento de una obra como estas.

Para el arquitecto Fisher dar movimiento a los edificios, es una respuesta filosófica a la vida que cambia rápidamente, pues el tiempo es la dimensión más importante de la vida y desde luego, se ha ligado de forma muy estrecha a la relatividad, de tal forma que en sus palabras, su proyecto de rascacielos, es “moldeado por la vida y proyectado por el tiempo”.

 

¿Cómo serán?

Según la presentación del arquitecto Fi-sher, la Torre Giratoria será el primer edificio realizado en un buen porcentaje desde una fábrica, ya que tomará ventaja de la preproducción industrial. Con base en esto, se pretende una máxima eficiencia energética, y también reducir tiempos y costos de construcción.

La producción, dijo entonces, se realizaría en una nueva factoría que la Rotating Tower Group (un equipo creado por Fisher), posee en Italia, capaz de garantizar una construcción de alta calidad.

Otra característica de estos edificios, será la facilidad para proporcionar mantenimiento al inmueble, considerando que todas las partes se podrán inspeccionar con facilidad, y que por lo tanto se podrán reparar o intercambiar en cualquier momento, dijo el esteta Italiano. Por este motivo los edificios durarían muchos años más en comparación a las edificaciones convencionales, lo que en otras palabras, los hace altamente sustentables.

Entre las mayores ventajas de una preproducción industrial y su posterior armado, podemos citar:

 

• Alto nivel tecnológico.

•Reducción de los tiempos de construcción de más del 30%.

•  Reducción de los costos de construcción en más de 10%.

• Alta calidad de los acabados.

• Posibilidad de cualquier solución de proyecto, y según las exigencias del cliente.

•  Obras limpias y que respeten el ambiente, sin depósitos de materiales ni desechos, sin causar ruido, polvo ni emisiones nocivas en el lugar de construcción.

•  Mejores condiciones de trabajo para los trabajadores.

• Menos riesgos de accidentes en el trabajo.

 

Cuarta dimensión

Por ahora pensar en los edificios en movimiento, genera una serie enorme de interrogantes. Y es que esta nueva forma de construir supone de antemano un gran desafío a la “arquitectura y la ingeniería tradicional”, la cual hasta ahora se había centrado en equilibrar las proporciones y cargas de sus centros de gravedad para conservar la vertical del volumen.

El arquitecto Fisher subraya que la llegada de los “edificios dinámicos” marcará el inicio de una nueva era en la arquitectura, la arquitectura del movimiento, pues se convertirán en el símbolo de una nueva filosofía que cambiará la imagen de nuestras ciudades y el concepto de la vida al interior de ellos. Y es que los edificios podrían imitar el ritmo de la naturaleza al girar como una flor para percibir más luz a la hora de cambiar su orientación y forma, ajustándose a cada estación del año, o virar hacia el horizonte que deseemos admirar.

En este sentido, la propuesta arquitectónica de Fisher brinda la posibilidad de añadir una “cuarta dimensión” a los espacios, misma que será ofrecida por el “Tiempo”, pues los “edificios en movimiento” transformarán el paisaje en cada viraje. Así, podrán ser altos o bajos, viviendas, oficinas u hoteles donde cada habitación será un ambiente con vistas panorámicas únicas.

Tomando en cuenta que cada piso podrá girar de manera individual, la forma del edificio cambiará continuamente. Las plantas de los edificios podrán tener cualquier forma y por la rotación de cada piso en momentos diferentes y con varias velocidades, resultarán con formas completamente distintas.

 

 

Dinámicamente limpia

Una virtud más que ofrecerían las torres giratorias afronta con éxito un desafío constante de la actualidad: la relación entre modernidad y ambiente; entre desarrollo y sostenibilidad. De hecho, la característica principal, desde el punto de vista tecnológico-sustentable de la propuesta, es la capacidad de ser autosuficiente en el plano energético, al tiermpo que serían capaces de “inyectar” la energía excedente que produzcan, a la red eléctrica urbana de forma muy “limpia”.

Y es que sucede que con la ayuda del viento, las Torres Dinámicas generarán electricidad gracias a unas turbinas eólicas ubicadas horizontalmente entre los pisos. Estas serían unos equipos silenciosos, gracias a su forma y el material (fibra de carbono). Las turbinas eólicas actualmente se encuentran en fase de desarrollo en el sistema de la tecnología de la Torre Giratoria en Italia para ser luego instaladas en los futuros edificios.

De manera paralela, se instalarán células fotovoltaicas en el techo de cada piso giratorio, lo cual en el caso de que el volumen se levante sobre 80 pisos, lo que podría ser equivalente a la superficie de 10 edificios; y gracias al sistema de rotación, las células fotovoltaicas podrán tener la máxima exposición a la luz del sol. A su vez se pretende dotarlas de convectores solares para acondicionar el aire.

En cuanto a la labor de interiorismo, los materiales para construcción serían insumos naturales como la cerámica, el cristal, la madera y el mármol. Mediante una labor de selección y reciclaje, los desechos se separarán para su aprovechamiento cíclico expuso Fisher.

 

¿Proyecto en movimiento?

Por ahora los proyectos para edificar estructuras de estas características, siguen en la fase de proyecto ante la severa crisis económica internacional, sin embargo el día de la presentación de esta nueva modalidad de edificación, Fisher aseguró que ya tiene contemplada el levantamiento de al menos tres torres. La primera estaría en la ciudad de Dubai en los Emiratos Árabes Unidos, la Segunda en Moscú, la capital rusa, y la tercera probablemente en Chicago, Nueva York, o incluso en ambas.

En cuanto a los costos de construcción, Fisher dice que para hacer posible la conjunción de toda la tecnología que se requerirá, así como el equipamiento individual para cada habitáculo, será necesaria una inversión de no menos de 700 millones de dólares por edificio. El público objetivo para Fisher es como se pensará, gente acaudalada que sea capaz de desprenderse de 3 millones y hasta 30 millones por departamento, y ante la pregunta de qué tan dinámicamente revolucionarían los niveles de cada planta, el Arq. dijo que cuando se trate de la velocidad rápida, lo harán a una vuelta completa sobre su propio eje, durante una hora, mientras que la modalidad lenta giraría sobre su eje en tres horas.

De David Fisher se sabe que es un arquitecto italo-israelí que cuenta con un estudio basado en Florencia. En su palmarés se encuentra la restauración de monumentos antiguos y la proyección de edificios públicos. A través de una oficina en Nueva York -fundada a mitad de los años ochenta-, ha intervenido en proyectos de tecnología de la construcción y prefabricación, al igual que en el desarrollo y la realización de proyectos hoteleros.

Durante los últimos 30 años, ha concentrado su actividad en el proyecto de casas ambientadas en la naturaleza y en definir las características técnicas y tecnológicas de los edificios, especialmente en Londres, Moscú, Hong Kong, París y Dubai.

Por otra parte, su carrera ha tenido una experiencia integral en el mundo de la construcción al desempeñarse como profesor y proyectista, aunque también ha realizado la preparación de estudios de factibilidad, el financiamiento de grandes proyectos, la gestión del los mismos en el mercado inmobiliario, sin omitir el diseño de productos, construcción y desarrollo de grandes instalaciones industriales.

Por ahora las Torres Dinámicas de David Fisher parecen ser sólo reales en esa burbuja de ideas que se aparece sobre su cabeza, ya que han surgido muchos detractores de esta nueva modalidad de construcción; sin embargo durante un evento reciente, Leslie Robinson, la ingeniero estructural de las torres del World Trade Center, y del Shangai World Financial Center, ambas en China, dijo a reporteros que ella consideraba perfectamente posible la edificación de las estructuras de Fisher.

Mientras tanto, este arquitecto que ha ganado la celebridad mundial a partir de esta novedosa idea, espera que los tiempos de crisis queden atrás, para que con ello, sus Torres Dinámicas se muevan desde su mente, hasta los predios en donde habrán de erigirse.