Aeropuertos, ¡buen viaje!

 

Privatizada hace once años, la industria aeroportuaria mexicana ha demostrado ser catapulta para el desarrollo de la economía y uno de los sectores de mayor dinamismo; mientras que a la par encara retos enormes ante un mundo que demanda mayor conectividad, eficiencia y prestaciones, pero ante todo, seguridad a toda prueba.

306 No me gusta21

Si al momento que se realizó la privatización de la industria aeroportuaria mexicana -hace once años-, se pudieran haber previsto los más difíciles escenarios para su administración exitosa, quizá a estas alturas, los concesionarios de las terminales aéreas pensarían estar prácticamente “curados de espanto”.

Y es que a los pocos años de la entrada de la Iniciativa Privada a la operación de este sector en México, algunos de los peores escenarios han ocurrido, en donde los ataques terroristas, las crisis económicas o los brotes epidémicos, se han colocado como pruebas de fuego
para los operadores.

No obstante, al margen de las circunstancias el nivel operativo, tecnológico, físico y de seguridad al interior de estas instalaciones, se percibe con una notable mejoría, amén de las multimillonarias inversiones, las cuales han situado a algunas de estas instalaciones a competir con las mejores del mundo.

Pero independientemente de la coyuntura del sector, debemos destacar lo estratégico del mismo, porque la conectividad aérea es fundamental para la evolución de los negocios de un país o un estado, al igual que para desarrollar destinos turísticos. Por ejemplo, en Huatulco, Oaxaca, hasta antes del año pasado no se invertía en la construcción de más cuartos hoteleros porque no había más asientos de avión, pero gracias al relanzamiento del destino a principios del 2008, ya hay más líneas nacionales volando al destino y hoy vemos más inversión hotelera en el mismo.

Con la intención de visualizar presente y futuro de una industria estratégica y económicamente tan trascendente para el país, Real Estate Market & Lifestyle entrevistó por separado a los dirigentes de los dos aeropuertos más importantes del país: Héctor Velázquez y Corona (HVC), director general del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), y a Fernando Chico Pardo (FCHP), presidente de Grupo Aeroportuario del Sur (ASUR), quienes hablan del tema.

¿Cuál es su opinión sobre la infraestructura aeroportuaria de México?

HVC: Hubo cambios positivos en los últimos años. Con la modernización del sistema aeroportuario mexicano, el Gobierno Federal decidió la creación de los grupos aeroportuarios que comenzaron a operar en 1998 y con ello inició la apertura a la inversión privada, lo que aceleró las inversiones en muchos aeropuertos, particularmente los que
fueron concesionados.

La red aeroportuaria mexicana conecta los principales destinos turísticos y de negocios en todo el país. Entre los cuatro grupos aeroportuarios y la red de aeropuertos y servicios auxiliares, se controlan 55 terminales aéreas.


Héctor Velázquez y Corona, Director general del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

 

Agregó que la participación privada ha dado buenos resultados puesto que continúan invirtiendo y su interés es expandirse.

FCHP: Creo que es una industria que crece a paso firme, no obstante los sobresaltos económicos en cuanto a seguridad y condiciones económicas. Se han llevado a cabo cuantiosas inversiones en el ramo y muestra de ello son los niveles de eficiencia que hemos alcanzado en el caso de ASUR.

 Recientemente el aeropuerto de Cancún, contó con una inversión de 5 mil millones de pesos para la creación de una segunda pista que le permitirá realizar aterrizajes y despegues simultáneos, cosa que hoy día no puede ocurrir en ningún lugar del país; además se construyó la torre de control más alta de Latinoamérica. Con estas obras podremos redoblar la capacidad actual del aeropuerto y estar preparados para crecer a futuro.

En el caso de la industria en general, creo que se está haciendo el trabajo y que aún tiene muchos nichos de negocio por explotar intensamente, como lo es el de carga. Creo que aún se puede ser más productivo y generar más infraestructura, más empleo. Posiblemente aún hacen falta cosas, pero soy optimista en el futuro.

¿Cuáles capacidades actuales y futuras de la terminal de la Ciudad de México. Luego de las más recientes inversiones, ¿cuantos años de vida con operación satisfactoria le restan al AICM?

HVC: Actualmente atendemos a 26.5 millones de pasajeros al año, pero con la actual capacidad instalada tenemos la posibilidad de hasta 32 millones de personas en condiciones óptimas. Estimamos que el actual AICM puede operar  sin problema alguno por unos 10 ó 15 años más, dependiendo del propio desarrollo de la industria.

Las obras puestas en marcha en la terminal 2 y las realizadas en el área de operaciones nacionales permitieron que de tener una capacidad de 54 operaciones por hora, hoy podemos atender 61 operaciones por hora; sin embargo cuando hay condiciones de clima ideales, hemos llegado a superar esa cifra y hasta el momento no se tienen problemas para atender esa demanda. De hecho hay horarios “libres” en donde podemos aprovechar para recibir más vuelos, dijo.

Agregó que el AICM con su infraestructura actual está operando en condiciones adecuadas. Lo que hará falta en un futuro es un aeropuerto que tenga mayor capacidad para cuando el AICM se encuentre saturado, pero sobre todo que tenga condiciones de espacio aéreo suficiente, pues los aeropuertos se construyen desde el aire y si el espacio aéreo es limitado, de nada sirve invertir en un gran aeropuerto.

En cuanto al Programa Nacional de Infraestructura (PNI), ¿qué tanto ha beneficiado a este estratégico sector?

FCHP: Bueno, creo que la inversión productiva siempre es benéfica, y sabemos que la infraestructura es un bien que hace mucha falta al país, por eso creo que las acciones del PNI siempre son bien recibidas. Quizá en donde hay que hacer énfasis es en facilitar aún más la tarea del inversionista privado. Flexibilizar la tramitología y reducir sus tiempos, son de los pendientes que se tienen que llevar a cabo para que las cosas fluyan mejor. Hay muchas áreas en donde la IP podría invertir y acelerar el desarrollo de este país, pero sucede que las cuestiones como las antes señaladas ocasionan retrasos en la ejecución e implementación de las obras.

Hay planes como una carretera privada alterna desde Cancún hacia la Riviera Maya, la cual podría ayudar a eficientar el transporte en la región; por otra parte hay planes para crear un tren ultramoderno, que de igual manera suena como un excelente medio de transporte en la región, un tren limpio y eficiente que ahorraría tiempo a los paseantes y haría más seguro sus traslados… son planes muy viables en donde podría intervenir la IP, aunque sólo falta que se desarrollen con mayor concreción.

Por otra parte, se pueden desarrollar otros modelos de negocio en la región, que podrían colocar a Cancún no sólo como sólido destino vacacional sino incursionar de manera más profunda en el turismo de negocios, con más recintos feriales, de exposiciones, y atraer un diferente tipo de turista, que pueda detonar otro sector de la economía, y no sólo el ya de por sí evolucionado sector del descanso y entretenimiento.

HVC: Lo impulsa de manera importante porque los aeropuertos son motor de la economía y permiten conectividad a nivel nacional e internacional. Para el caso del AICM, no se hubieran hecho inversiones tan importantes sin los apoyos del Gobierno Federal.

Acerca de los pronósticos de cómo encuentran el desarrollo del sector en los meses subsecuentes, ¿cuál es
su opinión?

Para el director del AICM el pronóstico es que “debido a la crisis mundial y la contingencia sanitaria, al cierre de 2009 quedaremos en condiciones muy similares al 2008, tanto en operaciones como en pasajeros”.

“Como respuesta a estas condiciones adversas, el aeropuerto sigue siendo viable financieramente hablando, y aporta recursos a la federación. Obviamente se tuvieron que hacer ajustes al presupuesto, pero terminaremos el 2009 con números negros. Mientras que pronosticamos que la recuperación se seguiría dando a pesar de la crisis. Sin embargo, estimamos que el 2010 será un año muy similar a 2009, en cuanto al número de pasajeros, operaciones y riesgos”.

Para Fernando Chico Pardo, el 2009 no cabe duda que ha sido un año difícil, aunque espera que con la temporada alta de fin de año, se puedan suplir las pérdidas y volver a tasas de crecimiento de al menos 5%, una vez superado este periodo.

Con respecto a la inauguración de la pista 2 del aeropuerto de Cancún, el empresario sostuvo que esta capacidad que se integra a la ya de por sí eficiente terminal aérea, coloca a Cancún en una posición en la que podrá competir con los mejores aeropuertos del mundo de una forma más pareja. “Hoy día, ocupamos el quinto lugar como mejor aeropuerto del mundo, y si esto ya lo logramos, la única aspiración que tenemos, es llegar a ser el número uno del mundo”, finalizó.


Entrada del Aeropuerto Internacional de Guanajuato.