Edificación de vivienda Principal fortaleza de la industria de la construcción

A diferencia de otras actividades económicas, el desarrollo y la construcción de vivienda dependen en gran medida de los lineamientos del gobierno EN turno. Por ello, el del presidente

Vicente Fox será recordado como el sexenio de la vivienda.

En los primeros cinco años de su gobierno se financió la adquisición de 2 millones 275 mil viviendas. Hoy la expectativa es colocar un total de 3.4 millones de nuevos créditos hipotecarios entre éste y los siguientes tres años.

39 No me gusta21

Esto ha facilitado el acceso de un mayor número de familias a una casa propia, al haber libertad de elección, simplificación de trámites y al ser más transparente el proceso para obtener un crédito.

Y precisamente hablando de créditos, Carlos Gutiérrez Ruiz, titular de la Comisión Nacional de Fomento a la Vivienda (Conafovi), señaló que lo referente a la banca y las Sociedades Financieras de Objeto Limitado (Sofoles), las tasas de interés que al principio del sexenio eran de 30.3 por ciento, se han reducido a 14 por ciento en promedio anual y en algunos casos han llegado a niveles de 9 por ciento lo que también ha representado un aliciente junto con la diversificación de programas de financiamiento.

En lo relativo al porcentaje de enganche que puede aportar el acreditado, mencionó que éste ha pasado de 35 por ciento en promedio en el año 2000, a niveles de hasta 5 por ciento con plazos de amortización de 15 a 20 años y con pagos fijos.

Sobre el tema, el presidente Vicente Fox resaltó que en estos cinco años se puso en marcha el programa de vivienda más grande de la historia en México, lo que ha significado la creación de cinco empleos directos y siete indirectos por cada vivienda que se construye en el país, además de su impacto sobre 37 ramas de la actividad económica.

Agregó que la industria de la construcción es un potente motor de la economía, contribuyendo con el cinco por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

El reto futuro

“Por ello, la vivienda y su relación con las ciudades es un tema integral que deben tener muy claro los próximos candidatos a la presidencia”, sostuvo Eugene Towle, socio director de la consultora Softec.

Añadió que existen varios temas sensibles que los candidatos deben tomar en consideración en sus propuestas de campaña, como la densificación y operación en las ciudades, la dotación de servicios para la habilitación de tierra urbana, fabricación de casas, los trámites, el registro de las propiedades y el financiamiento, no sólo a casas sino a todas las partes del tejido urbano.

Por otro lado, Towle destacó que en México se siguen extendiendo los centros urbanos con la dificultad consiguiente para dotarlas de seguridad, infraestructura, transporte, servicios y mantenimiento, por lo que también es un tema clave: la planeación de las ciudades.

Los analistas del sector coinciden con el director de Softec, en el sentido de que todavía quedan algunos pendientes. No existen políticas habitacionales compatibles con el desarrollo urbano, lineamientos nacionales en materia de suelo ni ciudades con proyectos más pequeños, mejor ubicados y con disponibilidad de servicios, equipamiento y transporte colectivo.

Otro aspecto fundamental consiste en fortalecer y blindar transexenalmente el funcionamiento de la Conafovi —creada en la presente administración—, para que continúe como coordinadora, diseñadora, promotora y ejecutora de las políticas de vivienda.

Los analistas de Bancomer, por su parte, admiten que el gran potencial que tiene este segmento en México queda de manifiesto en el esfuerzo gubernamental realizado en los últimos años para impulsar el cumplimiento de los programas de vivienda.

“Ese es el propósito de los múltiples esquemas de apoyo gubernamental y privados puestos en marcha para extender el financiamiento hipotecario a más segmentos de la población, así como las colocaciones de acciones e instrumentos de deuda (certificados bursátiles) en el mercado financiero, y las fusiones, adquisiciones y alianzas entre Sofoles e instituciones financieras nacionales y extranjeras, que permiten obtener fondos complementarios para ampliar su capacidad de financiar viviendas.”

Añaden que, el interés creciente de los inversionistas nacionales y extranjeros por concurrir al sector habla del gran potencial que se visualiza para el mismo en el mediano y largo plazos.

“Dada la tendencia actual, la población será creciente en México hasta  mediados del presente siglo, cuando alcance un máximo de 130 millones de habitantes. En este comportamiento destaca que el estrato de 25 a 49 años —donde se centra la población en edad de  formar hogares y por tanto la que requiere de una vivienda— seguirá incrementándose. De manera específica, se calcula que este grupo alcanzará en 2030 cerca de 46 millones de individuos, 21.5 por ciento más que los existentes en 2005”.

Rendimiento récord

Al cumplirse el 1 de diciembre del 2005 cinco años de la actual administración, se entregó el crédito 2 millones 275 mil para adquisición de vivienda. Esto significa que mil 246 familias se beneficiaron diariamente con un financiamiento hipotecario. La Conafovi informó que adicionalmente se han otorgado más de 976 mil créditos para mejoramiento, ampliación o remodelación de casas, con lo que la inversión en el sector en dicho lapso supera la cifra de 546 mil millones de pesos (mdp), más de 50 mil millones de dólares (mdd) al tipo de cambio vigente.

Este historial de la industria de la vivienda contribuyó para que el sector de la construcción fuera nuevamente el más rentable en 2005, pues incluso el rendimiento accionario de las empresas constructoras que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) aumentó 44 por ciento en promedio.

Lo anterior indica que el sector superó el rendimiento del sector comunicaciones y transportes, cuyo avance fue de 42.6 por ciento, y el de las empresas comerciales que fue de 38.3 por ciento.

Señalan los analistas que las desarrolladoras de vivienda mostraron crecimientos de dos dígitos en sus rendimientos, tal es el caso de Geo, que tuvo un repunte de 70.6 por ciento; Urbi con 51 por ciento; Ara con 33 por ciento, y Sare y Homex con 24 por ciento cada una. La mayoría de estas empresas han basado su estrategia en la construcción de una mayor cantidad de casas de interés social y vivienda media baja, como una forma de impulsar sus ventas.

Por supuesto, la mayor parte de este tipo de vivienda se colocó a través del Infonavit que de 306 mil créditos otorgados en 2004 pasó a 375 mil en 2005, los cuales representaron 68 mil 413.9 mdp de inversión.

 

Cifras de la industria

La Sociedad Hipotecaria Federal (SHF) se planteó como objetivo en 2005 un apoyo directo para 99 mil viviendas (84 mil en el programa Profivi y 15 mil en Prosavi), luego de que en 2004 entregó 65 mil 320 hipotecas. De acuerdo con información de la SHF, la meta se cumplió en lo que se refiere al programa sin subsidio (85 mil 183), pero quedó por abajo en el programa Prosavi (4 mil 356), por lo que en términos globales alcanzó la meta en 90 por ciento al colocar 89 mil 539 viviendas individualizadas.

El crecimiento en individualización de la SHF durante 2005 fue de 37 por ciento, donde el programa sin subsidio avanzó 53 por ciento. Un elemento muy importante para esta dependencia fue el Cofinanciamiento, que colocó 30 mil 852 viviendas en 2005 a diferencia de los mil 428 del 2004.

Entre 2002 y 2005, la colocación individual de crédito para vivienda por parte de SHF ha crecido a un ritmo anual de   25 por ciento.

Por lo que respecta a la banca comercial y las Sofoles también presentaron un aumento sustancial en el financiamiento a la vivienda, pues como proporción del total de créditos pasó de 6.7 por ciento en 2004 a 12.9 por ciento hasta octubre de 2005, con un total de 55 mil 327 créditos, con base en información de la Conafovi.

Considerando los créditos otorgados por el Infonavit, Fovissste, SHF, bancos, Sofoles, durante 2005 se dieron 550 mil 940 créditos para vivienda aunque estas cifras no incluyen la información del Fondo Nacional de Habitaciones Populares (Fonhapo) y otros organismos, según reportó la Asociación de Bancos de México (ABM).

 

Expectativas

El programa de vivienda 2005 señala que al finalizar el año se habrían entregado 640 mil créditos (600 mil sin contar los subsidios para mejoras), con una inversión total de 143 mil 458 mdp. Sin embargo, dado el avance hasta octubre del 2005 no se esperaba alcanzar dicha cifra sino posiblemente quedar igual que en 2004.

Al respecto, los analistas de Bancomer hicieron notar que aunque el sector de la vivienda sigue avanzado satisfactoriamente hubo una moderación en las ventas en los segmentos sociales, lo cual se reflejó en el lento avance de los programas originales de la SHF, Fonhapo, Fovissste, las Orevis y otros organismos.

No obstante, los especialistas de Bancomer, Merrill Lynch, IXE y Banamex afirmaron que es previsible que la principal fortaleza de la industria de la construcción en el corto plazo seguirá siendo la edificación de vivienda. Incluso, aunque algunos no creen que se logre el plan de los 750 mil créditos al finalizar el 2006, piensan que se estará muy cerca de la meta.

Al respecto, Miguel Gómez Mont, vicepresidente de Geo, mencionó que de estas 750 mil viviendas que se espera construir este año “entre las seis empresas desarrolladoras de vivienda que cotizamos en la Bolsa  tenemos una reserva territorial suficiente para cubrir 93 por ciento del programa de cierre de sexenio, equivalente a 696 mil casas”.

Especialistas de Merrill Lynch destacan que la estabilidad económica, la disminución de las tasas de interés, el apoyo político de los partidos importantes, una demografía favorable y el inicio de un mercado de seguros hipotecarios sugieren que México podría tener uno de los crecimientos más fuertes en el segmento de la vivienda de la próxima década, por supuesto entre los países emergentes.

La expectativa de Merrill Lynch es que en los próximos cuatro años habrá 3.4 millones de nuevas hipotecas que otorgarán los organismos nacionales y regionales de vivienda, así como los bancos y las Sofoles.

Para los analistas de IXE, el sector vivienda  presenta elementos fundamentales que lo hacen atractivo y con potencial de  crecimiento:

1. Déficit de más de 5 millones de viviendas a nivel nacional.

2. Crecimiento estimado para los próximos cinco años cercano a 14 por ciento sostenido.

3. Mayor participación de bancos y Sofoles.

4. Mejores esquemas de  financiamiento (cofinanciamiento).

5. Tasas de interés cada vez más competitivas.

6. Incentivos fiscales.

7. Leyes en favor del sector.

8. Bursatilización de créditos.

“Durante el año 2005 observamos que el sector vivienda continuó siendo de los ganadores del mercado accionario. En los últimos 12 meses el rendimiento  promedio del sector (ponderado por el valor de mercado de cada empresa) ofreció un rendimiento de 60.7 por ciento contra 44 por ciento del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) en el mismo periodo y en el año fue de 44.1 por ciento contra 35 por ciento del IPC”.

Los especialistas de IXE destacan a Geo como la empresa ganadora en ambos casos. “Consideramos que las condiciones continúan siendo favorables para el 2006, a pesar del ‘ruido’ previo a las elecciones, que pudiera haber al ser un sector de prioridad nacional y de alta rentabilidad política”.

Dicen que lo anterior, aunado a positivas variables económicas, estabilidad financiera y  menores tasas de interés favorecerá el buen desempeño del sector para el próximo año.

Futuro halagüeño

De acuerdo con un análisis de la ABM “en 2006 se prevé una evolución favorable de las ventas de vivienda en todos los segmentos.

•La demanda de vivienda económica y media se prevé ascendente con el fortalecimiento del programa gubernamental.

•La demanda residencial y residencial plus se espera favorable con el financiamiento privado.

•El mercado se verá impulsado adicionalmente por una mayor participación de la banca derivada de su propia actividad y por los programas del Infonavit.

•Las menores tasas de interés y las mejores condiciones crediticias aumentan la capacidad financiera a las familias para acceder a una vivienda.

•Las tasas de interés hipotecarias reales, son deducibles de impuestos.

•La transparencia hipotecaria crea confianza en los adquirientes.

Para la ABM el mercado de vivienda en México transita por una nueva etapa con elevado potencial para crecer de forma sana y sostenida, apoyada en una oferta competitiva y en una demanda efectiva creciente.

La oferta competitiva está fundamentada por mayores acciones para impulsar al sector por parte del gobierno; el fortalecimiento del marco legal, una macroeconomía estable, y la bursatilización del portafolio.

En cambio la demanda está sustentada en el elevado incremento de la población en edad de formar hogares; el rezago habitacional aún cuantioso y la mejoría constante de las condiciones de acceso a la vivienda de las familias.

Sin embargo, la ABM reconoce que aún hay retos por resolver como la aplicación expedita de sentencias para la recuperación de garantías; la automatización y profesionalización de los registros Públicos de Propiedad, y la homogeneización de los servicios notariales.

Por su parte, los analistas de Banamex consideran que las perspectivas del sector vivienda continúan positivas, incluso hasta 2007, sobre todo por el crecimiento del crédito hipotecario de los bancos, las medidas planteadas para fortalecer la estructura e     independencia del sector y el crecimiento esperado del mercado de bonos hipotecarios.

Ellos destacan que Homex es la mejor opción de inversión dentro del sector, toda vez que es la acción con mayor potencial de alza debido a su valuación atractiva, el crecimiento esperado en resultados y a que su precio está rezagado.

Por otro lado, Manuel Lugo Goytia, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), señaló que en Estados Unidos hay 24 millones de  personas de origen mexicano muchas de las cuales mantienen sus raíces en el país “se trata de trabajadores que  buscan mejorar el nivel de vida de sus familias en suelo azteca mediante la  compra de una casa”.

Pero también está, complementó Eugene Towle en su oportunidad, un mercado en crecimiento de adultos mayores procedentes de Estados Unidos y Canadá, que buscan asentarse de manera definitiva en el país, motivados por el clima y los atractivos de México así como también por la ventaja comparativa de sus monedas frente al peso mexicano.

Puso como ejemplo que una vivienda tipo residencial en la mejor zona de Puerto Vallarta puede costarle a un estadounidense alrededor de 400 mil dólares, en tanto que una vivienda de características semejantes en Miami le costaría por lo menos 2 millones de dólares (mdd).

 

Capacidad para llegar a 6 por ciento del PIB

Manuel Lugo Goytia dio a conocer que en nuestro país la participación del sector vivienda en el PIB es de apenas 3 por ciento, con un mercado cuyo valor estimado en 2005 fue de 180 mil mdp.

Sin embargo, la industria de la vivienda podría duplicar su participación en el PIB nacional durante el próximo sexenio si en México se estableciera una política de vivienda a largo plazo.

"Estoy completamente seguro de que la industria de la vivienda podría llegar a 6 por ciento del PIB al final del próximo sexenio, si esa política se concreta a largo plazo, porque está ya en marcha el mecanismo de la bursatilización de hipotecas para tener abundancia de recursos", afirmó José Manuel Agudo, presidente de Hipotecaria su Casita.

En su opinión, el cambio de gobierno que se dará en México en 2006 no deberá afectar el crecimiento y desarrollo del sector de la vivienda pero “deberíamos ser lo suficientemente creativos (banca y Sofoles) para además de financiar el crédito puente y el individual, también el desarrollo urbano en su conjunto".

Agudo consideró que en este plan resultaría importante dar mayor impulso a la compra de vivienda usada, que representa poco más de 11 por ciento del financiamiento que dan todos los intermediarios  financieros y organismos de vivienda a los compradores de hipotecas.

 

Empresas pioneras

En el inicio del actual sexenio, Geo (empresa pionera del sector de la vivienda en hacer su arribo al mercado bursátil) Ara y Consorcio Hogar ya cotizaban en la Bolsa Mexicana de Valores, las tres con un valor de mercado de 6 mil 604 mdp y el IPC era de 682 mil 160 mdp, es decir, su participación era menor de 1 por ciento.

Hoy, las seis empresas que cotizan en Bolsa tienen un valor de mercado de 77 mil 762 mdp y el IPC tiene un valor de 2 mil 96 mdp. Es decir, el porcentaje de participación creció de 1 a 4 por ciento de este índice.

Como dato informativo, durante el sexenio se han inscrito ocho empresas a la BMV, de las cuales tres son desarrolladoras de vivienda (Urbi, Sare y Homex).

Miguel Gómez Mont comentó que en 2001 se desarrollaron 319 mil viviendas en total: “Las empresas que cotizaban en la Bolsa desarrollaron 44 mil 409, lo que significó 14 por ciento del total del programa de ese entonces. Hoy participan con 18 por ciento del total”.

Los ingresos que obtuvieron las desarrolladoras del 2001 al 2005 se triplicaron al pasar de 10 mil 956 mdp a 33 mil 606 mdp, triplicándose también la generación de empleos, de 177 mil a más de 506 mil, tan sólo por lo que respecta a las empresas públicas, de acuerdo con datos de la BMV.

 

URBI

El 2005 fue un año exitoso para Urbi, así lo habían adelantado: “Al finalizar 2005 alcanzaremos un crecimiento de entre 18 y 20 por ciento en nuestros ingresos y un aumento de 18 por ciento en volumen. Esto implica que lograremos ingresos de aproximadamente 8 mil mdp tras la venta de 25 mil viviendas”, comentó Netzahualcóyotl Pérez Román, director ejecutivo de la empresa.

En cuanto al 2006, la empresa prevé un panorama favorable. “Esperamos alcanzar un repunte en nuestros ingresos y en el volumen de viviendas vendidas de entre 16 y 18 por ciento, sin que haya un incremento en los precios de las mismas dada la elasticidad de la demanda. La vivienda de interés social continuará siendo nuestro principal segmento de ventas, seguido por la vivienda media baja, vivienda media alta y residencial”.

Durante el 2006 Urbi continuará construyendo desarrollos en y alrededor de las zonas metropolitanas de las principales ciudades del país. En México estas áreas están captando entre 75 y 80 por ciento del crecimiento poblacional.

“Consideramos que están dadas las condiciones para que el sector continúe su ritmo y se dé una transición suave a la nueva administración federal en el proceso de cambio de gobierno”.

De hecho, plantean que 2006 será muy bueno por las siguientes razones:

1. Históricamente los últimos años de los sexenios son los que registran un mayor número de créditos.

2. Las condiciones macroeconómicas le dan a México mayor estabilidad que la del pasado.

3. El compromiso del Gobierno federal y de todos los participantes en la industria, de cumplir la meta de 750 mil viviendas al final del sexenio está vigente.

Durante 2006 la estrategia de negocios de Urbi se enfocará en consolidar su presencia en las zonas metropolitanas más importantes del país, como son la Ciudad de México, Tijuana, Guadalajara y Monterrey, sin descuidar la zona norte de la República, donde actualmente son líderes.

“Vivimos un momento favorable, existen las condiciones de demanda y oferta de hipotecas para apuntalar nuestro plan de negocios en las principales zonas metropolitanas del país. Según información del Consejo Nacional de Población (Conapo), tan sólo en las zonas metropolitanas de la Ciudad de México, Jalisco y Nuevo León se  estima que habita 24.24 por ciento de la población del país, por lo que este año representa un fuerte compromiso de consolidación para Urbi”, dijo Netzahualcóyotl Pérez Román.

 

ARA

Consorcio Ara tenía planeado construir en 2005 cerca de 19 mil viviendas y recibir ingresos por 6 mil 700 mdp, aunque la meta se verá un poco afectada luego del paso de los huracanes, ya que tan sólo Cancún aporta 10 por ciento de sus ingresos.

No obstante, Consorcio Ara se convirtió en la primera compañía del sector en términos de reserva territorial, al alcanzar 34.7 millones de metros cuadrados, suficientes para construir 146 mil 221 viviendas.

“Esta reserva se encuentra estratégicamente localizada en las 22 ciudades del país que más contribuyen al desarrollo del PIB nacional. Asimismo, es suficiente para garantizar sus operaciones durante al menos 5.5 años”.

Los analistas de Banamex proyectan para Ara una tasa de crecimiento compuesto anual de 10.2 por ciento para los próximos tres años que, si bien son más moderadas que las esperadas para sus competidores, las consideran positivas. Para 2006 la desarrolladora podría rebasar las 20 mil viviendas vendidas.

“Además, las perspectivas de Ara deberían beneficiarse del crecimiento del segmento de interés medio y residencial, que hoy representa casi una tercera parte de sus ingresos. Adicionalmente, su sana situación financiera podría representar un ‘escudo’ en un escenario macroeconómico inestable”.

 

HOMEX

Homex, definitivamente luce atractiva a los ojos de los analistas de IXE y Banamex, y dan sus razones:

•Con la adquisición de Casas Beta será el nuevo líder del sector, además de que se estima un crecimiento en Ebitda al 2005 y 2006 de 67 y 35 por ciento, respectivamente, luego de esta operación. 

•Tiene el lugar 24 de bursatilidad, con un “peso” en el IPC de 0.9 por ciento.

•Considerando su crecimiento estimado para los próximos años, su  valuación  es atractiva.

•Ahora tendrá presencia en el norte y    en el centro del país. 

•A pesar de su apalancamiento para la adquisición de Casas Beta, mantiene una estructura financiera razonablemente sana. 

•Es la única empresa del sector vivienda que cotiza en el NYSE.

•Pretenden mejorar su mezcla de ventas, teniendo como objetivo subir su participación en vivienda media de 10 a 20 por ciento este año.

•La consolidación de Beta tendrá un efecto positivo durante 2006. Destacará el incremento en márgenes que poco a poco se reflejará por mayor economía de escala, mejor poder de compra, sistemas, capital de trabajo, flujo de efectivo, cobranza y financiamiento.

•Además, con Beta tendrán presencia en ciudades con participación limitada hasta ahora (Guadalajara, Monterrey, Ciudad de México, Tijuana). 

•Flexibilidad para entrar en nuevas plazas (Veracruz, Chiapas, Sureste, etcétera), con  poca o nula participación de otros grandes desarrolladores. 

•Capacidad para adquirir reservas territoriales (2.5 años), sin compartir márgenes con otras empresas, y enfoque sólo en la construcción de vivienda.

•Cuentan con tecnología de punta para la construcción de vivienda con modelos de block o prefabricados (tecnología francesa) y cuyos tiempos van desde  28 días hasta siete semanas. No obstante, no construyen hasta tener vendida la casa.

 

El director general de Homex, Gerardo de Nicolás, resaltó que para 2006 esperan 15 por ciento de crecimiento en volúmenes, incremento en los ingresos de entre 18 y 20 por ciento, margen operativo de 23 por ciento así como un flujo libre de efectivo positivo, como resultado de un incremento en la participación en el segmento de mercado de vivienda media y un crecimiento de las sinergias provenientes de la integración de Beta.

Homex espera que sus ingresos en 2005 alcancen aproximadamente 10 mil mdp,   generando un EBITDA (flujo de efectivo) de 2 mil 250 mdp. El número de unidades resultantes de la combinación de las compañías podrían ubicarse en 40 mil casas al cierre de dicho año.

GEO

“Geo marcha y marcha bien”, afirmó contundente Miguel Gómez Mont, su vicepresidente. En este sexenio su valor de mercado se ha democratizado, ya que del capital de la empresa 80 por ciento de los accionistas son inversionistas de la BMV y tan sólo 20 por ciento de las acciones de la empresa está en manos de directivos.

“Nuestro valor de mercado se ha incrementado 11 veces en este sexenio y el precio de la acción se ha incrementado en 2 mil 551 por ciento”.

Por otra parte hay que mencionar que el 14 de septiembre del 2005 Geo se incorporó al Mercado de Valores Latinoamericanos en Euros, LATIBEX, dentro de la Bolsa de Madrid, España, con lo que se convirtió en la primera empresa de vivienda en unirse al grupo de las 35 mejores compañías latinoamericanas con valores en este mercado europeo. Luego le seguiría Sare.

Gómez Mont también recordó que en 2005 la empresa construyó 37 mil viviendas, que representan un crecimiento de 18 por ciento en comparación con las que hicieron en 2004. De esta cantidad, 15 por ciento fue vivienda media, 30 por ciento económica y 55 por ciento tradicional.

Para 2006 y gracias a la provechosa asociación que mantienen con Prudential Real Estate Investors, podrían rebasar las 40 mil 400 unidades y continuar avanzando en el mercado de vivienda media y residencial que recientemente comenzaron  a explorar.

Luego de mencionar la reducción de la deuda del grupo, a raíz de que los recursos que obtienen los destinan a ese rubro y ya no a la compra de terrenos, Gómez Mont comentó que Prudential decidió destinar 180 mdd a la compra de terrenos. Cabe recordar que la primera fase, que se lanzó en 2004, aumentó de un monto inicial de 100 mdd hasta un total de 175 mdd, por lo que en las siguientes etapas se esperaban nuevos incrementos.

Respecto a su producto CrediGeo, diseñado sobre todo para propineros o en general para personas que no pueden comprobar ingresos, informó que ya se han concretado 2 mil 500 financiamientos de este tipo y que están avanzando al ritmo esperado.

Además son créditos con una menor tasa de interés (alrededor de 11.70 o 11.75 por ciento anual), menores mensualidades, comisiones, enganche e ingreso requerido y es un producto con el que se podrán desplazar viviendas con precios desde 167 mil pesos hasta residenciales.

SARE

Con la incorporación de Sare, el 15 de      noviembre del 2005 a LATIBEX este mercado ya cuenta dos compañías del sector construcción, ocho empresas mexicanas y un total de 36 valores procedentes de siete países latinoamericanos.

Antes en octubre Sare estableció una alianza estratégica con GMAC Hipotecaria para la adquisición de nuevas reservas territoriales. Sare fundada en 1967, desde sus orígenes ha desarrollado proyectos para el mercado de vivienda de la Ciudad de México, el más grande y avanzado en el país.

Pero hoy su presencia se extiende a nueve entidades: Distrito Federal, Morelos, Estado de México, Guanajuato, Querétaro, Puebla, Michoacán, Jalisco y Quintana Roo, las cuales concentran aproximadamente la mitad de todos los créditos hipotecarios otorgados en México y cuentan con un poder adquisitivo superior al de la media nacional.

Su modelo de negocios se caracteriza por su bajo nivel de riesgo gracias a su diversificación a todos los segmentos del mercado: vivienda económica, de interés social, media y residencial.

Al cierre del 2005, la empresa que dirige Dionisio Sánchez Carvajal construyó alrededor de 9 mil 300 viviendas, que representaron ingresos por aproximadamente 3 mil 250 mdp. De dicha cantidad de casas, la mayor parte (7 mil 524) fueron de interés social y el resto de tipo medio y residencial.

Para 2006, los analistas prevén que Sare construirá más de 10 mil 500 viviendas y sus ingresos podrían alcanzar los 4 mil mdp. No cabe duda, la vivienda es la joya de la corona en cuanto a la industria de la construcción se refiere.