Luego de que en 2017 se moderó el ritmo de crecimiento del crédito bancario al sector privado, derivado de la desaceleración de la actividad económica y el poder adquisitivo por el repunte de la inflación, en 2018 prevalecerá un bajo dinamismo creditico en la primera mitad del año, aseguró el análisis de BBVA Bancomer.

Carlos Serrano, economista en jefe de la institución, señaló durante la presentación del informe “Situación Banca” que el crédito bancario al sector privado no financiero, que incluye crédito a las empresas, al consumo y vivienda, moderó mucho su desempeño y finalizó en 2017 con un crecimiento real del 6.4%, muy por debajo del 12.6% que observó en 2016.

Prevé que durante el primer semestre del año en curso se sostenga una tendencia moderada y será hasta la segunda mitad del año cuando observe una recuperación luego de que la inflación haya bajado.

Considera que el repunte será más dinámico en el crédito a las empresas, luego al consumo y finalmente en la vivienda donde prevé un repunte anual de apenas 2.5 por ciento.

Sobre las tasas de interés del crédito bancario, indicó que su repunte ha sido marginal derivado de la gran competencia entre las instituciones.