Han pasado casi 10 años desde que el 15 de septiembre de 2008, el banco de inversión Lehman Brothers, el cuarto más grande de Estados Unidos, se declaró en quiebra, lo que provocó que el sistema financiero mundial se tambaleara. Hoy nuevamente hay temores de una burbuja hipotecaria en España.

320 No me gusta22

Ver a cientos de empleados que abandonan con cajas de cartón las sedes de los grandes bancos y aseguradoras para no regresar, fue una de las imágenes más impactantes hace una década. El evento se convirtió en el detonante de la crisis más importante desde el Crack del 29 que sumió a la economía mundial en una profunda recesión.

Sin embargo, una década después, hay síntomas que sugieren que la economía global se encuentra una situación delicada, al menos en España. “Se están repitiendo algunos errores", asegura Leopoldo Abadía, autor del bestseller “La crisis ninja y otros misterios de la economía actual” en España.

Lo anterior lo sustenta con la referencia a las hipotecas basura o subprime (créditos con un nivel de riesgo de impago superior a la media) que otorgan los bancos —una de las principales causas de la caída de Lehman Brothers— y al riesgo creciente de repetir operaciones financieras similares.

En España, como respuesta al auge del alquiler, las entidades financieras ofrecen cada vez más facilidades en los préstamos hipotecarios para incitar a los usuarios a elegir la compra. Y con ese pretexto, según Abadía, se están repitiendo prácticas precrisis del tipo: "Te taso la casa en 70, pero te doy 100 y así te puedes comprar coche o amueblar tu nuevo hogar. Con ello, los bancos quieren hacer negocio como siempre" declara por su parte el también profesor del IESE Business School.

Por su parte, Jorge Díaz-Cardiel, economista y director general de Advice Strategic Consultants, recuerda que hace una década los bancos dieron hipotecas a gente que no tenía dinero ni trabajo y advirtió de los riesgos de que vuelva a suceder en la nación ibérica. "Las familias siguen dedicando 66% de sus ingresos al pago de hipoteca y así lo está haciendo a todo el mundo", asevera y cita al Instituto Nacional de Estadística (INE) para alertar de que, por primera vez, "los créditos al consumo han sido superiores al volumen de los préstamos hipotecarios".

Esto significa que existe un índice alegre a la hora de solicitar y conceder finamiento que constituye, en su opinión, un importante factor de riesgo para cuando se produzca un nuevo cambio de ciclo. Pero el economista va más allá, y sostiene que podríamos encontrarnos a las puertas de una nueva burbuja.

Díaz-Cardiel se lamenta de que la crisis económica no haya permitido llegar a un cambio de modelo productivo, además que el país no está preparado para una nueva recesión, que podría producirse en uno o dos años, advierte.

Recordó que varios premios Nobel ya hablan de una nueva burbuja que se originaría en los mercados de valores, y que sería protagonizada por empresas tecnológicas: "No puede ser que empresas como Apple o Amazon valgan lo mismo que la economía de España", según un despacho de El Español.