Castillos y palacios en la República checa Fusión de historia, leyenda y fantasía

A la República Checa no se la asocia con castillos y palacios, exceptuando tal vez el Castillo de Praga; sin embargo, cuenta con variedad de monumentos cuya arquitectura rivaliza con muchos de los palacios más famosos de Europa.

Este país tiene una historia que se remonta a más de mil años. Debido a que ha sido el hogar de muchas familias aristocráticas, es posible apreciar gran número de castillos y palacios a lo largo y ancho de su territorio.

 


|CZECH TOURISM ALL RIGHTS RESERVED VISTA AÉREA DEL CASTILLO DE KARLSTEJN



Castillo de Praga


Castillo de |CZECH TOURISM ALL RIGHTS RESERVED




Este extraordinario complejo arquitectónico es considerado, al igual que el resto del casco antiguo de Praga, Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO.
Conformado por un sugestivo conglomerado de estilos artísticos, el Castillo de Praga fue fundado en el año 870, cuando comenzaba a ser levantado como sede de la dinastía checa de los Premyslovci, fundadora del Estado checo. Este castillo se considera el complejo palaciego medieval más grande del mundo. Se extiende en una superficie de 7.28 hectáreas y es el monumento histórico más visitado de la República Checa.
Está formado por varios palacios, iglesias y jardines. Las partes más atractivas para los turistas son la Catedral de San Vito, el Antiguo Palacio Real, el Callejón de Oro y la iglesia románica de San Jorge.
.En cuanto a su arquitectura, el estilo románico -una combinación de elementos ornamentales bizantinos y germánicos- fue predominante desde sus inicios, caracterizando al palacio obispal, el primer convento de las tierras checas, el de las benedictinas adjuntas a la basílica de San Jorge, y la rotonda de St. Vito en basílica de tres naves.
Durante el reinado de Bretislav I, de 1034 a 1055, el estilo románico alcanza su máximo esplendor en el Castillo de Praga, que es amurallado y fortificado, y adquiere un nuevo palacio real, esta vez ya de piedra y no de madera como en sus inicios. Es precisamente de la época de este príncipe Premysl que datan los llamados Decretos de Bretislav, que conforman el primer código legal vigente en las tierras checas que se conoce.
Pero fue el gótico, con su especial énfasis en la ligereza estructural y su marcada estilización, el estilo que en mayor medida marcó el carácter y la belleza de la ya entonces sede real checa. Sobre todo en la época de Carlos IV (Karel IV), rey de Bohemia y emperador romano-germánico, quien hace levantar un nuevo palacio real sobre el románico existente, y la famosa Catedral de St. Vito sobre las bases de la anterior basílica románica, como sede del arzobispado de Praga.

El Renacimiento, con sus figuras esféricas contrastando las líneas góticas, también dejó sus huellas en el Castillo de Praga. En este estilo fueron levantadas las famosas ventanas de la Sala de Vladislav, el Palacete Real de la Reina Ana y la Sala de Juegos, ambos mandados a construir por Fernando I de Habsburgo, hermano del rey español Carlos V, siendo soberano de Bohemia.
El Barroco, con su interpretación fantasiosa de las formas clásicas, estilo dominante en la época de la Contrarreforma, muy admirado por los Habsburgo, a cuyo imperio ya en aquella época pertenecía el Reino de Bohemia, también está presente en el Castillo de Praga, entonces sede de los emperadores austriacos. Este estilo arquitectónico puede apreciarse especialmente en el edificio del Klementinum, hoy día la librería nacional de la República checa.
Durante el periodo del Imperio Austro-Húngaro, parte de la familia de los Habsburgo se estableció en el territorio checo de Bohemia. La monarquía de los Habsburgo comenzó con una familia noble originaria de Suiza, y más tarde se convirtió en una de las familias más poderosas en la historia al heredar tierras en otras partes de Europa, principalmente en Austria y Eslovenia, acumuladas desde 1278.
Tras la muerte de Maximiliano I, el emperador Carlos concedió en 1520 el título de Archiduque de Austria a Fernando I, su hermano menor, y a través del tratado de Worms de 1521 la posesión de la herencia austriaca de los Habsburgo, los estados de la Alta y Baja Austria, Estiria, Carintia y Carniola, y posteriormente, en 1522, por las conversaciones de Bruselas, el Tirol, la Alta Alsacia y el ducado de Württemberg.
Por su matrimonio con Ana de Bohemia, hija de Vladislao II de Bohemia y Hungría y de Beatriz de Nápoles, y hermana de Luis II de Hungría, efectuado en 1521, Fernando I de Austria fue nombrado rey de Bohemia y Hungría, una vez que muere Luis, sin descendencia, en la batalla de Mohacs en 1526.
Fernando I fue el último soberano coronado como rey checo, y María Ana Carolina era su esposa. Como a su llegada a Praga el Castillo no disponía de un equipamiento ostentoso que correspondiera al estándar de Viena, Fernando se empeñó en conseguir un arca privada destinada exclusivamente para el Castillo de Praga. Poco a poco empezó a arreglar tanto los apartamentos del emperador como la capilla de Santa Cruz, proyectando la remodelación de los jardines.


El Castillo de Karlstejn


Castillo de Karlstejin| CZECH TOURISM ALL RIGHTS RESERVED



La mayor alhaja entre los castillos de la República Checa es Karlstejn. Este castillo majestuoso de estilo gótico fue ordenado construir por el rey checo y romano Carlos IV en los años 1348-1357 para guardar en su interior las joyas de la corona imperial. Situado tan sólo a 25 km al suroeste de Praga, el castillo se eleva sobre un peñasco calizo que domina el río Berounka.
Construido de manera muy meditada, este castillo revela la concepción del mundo y el pensamiento de la gente de la Alta Edad Media. Los edificios ordenados simétricamente alcanzan su cumbre con la Gran Torre, en cuyo interior se encuentra la incomparable y única capilla de la Santa Cruz representando el Jerusalén Celestial.
Esta capilla cuenta con una ornamentación totalmente en oro, piedras semipreciosas e imágenes en tableros del taller del Maestro Theodoric, representando el ejército celestial de Cristo.
El resto de edificios del castillo que sirvieron a efectos seculares y religiosos conservaron igualmente excepcionales obras de arte medieval, por ejemplo las pinturas murales con imágenes del Apocalipsis, la representación del linaje del emperador y las escenas de reliquias con el emperador tomando una espina de la corona de Cristo. Según explica la leyenda, en el castillo no tenía permitida la entrada ninguna mujer.
De los interiores originales se pueden contemplar aún la sala de audiencia y el dormitorio de Carlos IV en el palacio real. La torre central alberga la iglesia de Nuestra Señora, decorada con descoloridas pinturas murales del siglo XIV. Un estrecho corredor conduce a la diminuta capilla de Santa Catalina, oratorio privado de Carlos IV.
El estilo arquitectónico del castillo ha pasado por diversas etapas. A finales del siglo XV se llevaron a cabo las reconstrucciones en estilo gótico tardío. La remodelación de la torre de la iglesia modificó la silueta del castillo. En la época de Rodolfo II en los años 1578-1597 se realizaron extensas renovaciones y reconstrucciones en estilo renacentista.
Hasta finales del siglo XVIII fue reconocido el valor histórico de Karlstejn y se decidió reconstruirlo en estilo gótico puro. Las obras fueron iniciadas en el año 1887 bajo la supervisión del arquitecto Josef Mocker. Algunos edificios del castillo fueron derrumbados, otros nuevamente construidos y el castillo adquirió su actual aspecto. En el año 1901 fue abierto al público. Actualmente el castillo puede ser visitado todos los días excepto los lunes; permanece cerrado durante febrero y abre sus puertas nuevamente en marzo.
El castillo es único también por otra curiosidad. Se dice que en él aparecen, en comparación con otros castillos europeos, el mayor número de fantasmas. Se trata, por ejemplo, según cuentan quienes lo han presenciado, de doce damas blancas, varios barriles de fuego rodando y el fantasma de un caballero a caballo.


El Castillo de Konopiste


EL Castillo de Konopiste en invierno|CZECH TOURISM ALL RIGHTS RESERVED



El castillo gótico de Konopiste se remonta a principios del siglo XIV. Originalmente fue construido como una fortaleza gótica con la finalidad de proteger la ciudad cercana de Benesov. En sus inicios era una estructura medieval con siete torres, dos puentes colgantes y poderosas murallas que en el Barroco se convirtió en un palacio.
La arquitectura del castillo sufrió cambios más definitivos durante el siglo XVIII, cuando sus propietarios lo convirtieron en un castillo de estilo barroco.
El propietario más célebre de Konopiste fue el heredero al trono austriaco Ferdinand d'Este (asesinado en Sarajevo), quien fue el iniciador de los arreglos efectuados en estilo romántico a finales del siglo XIX.
Los cambios efectuados bajo las órdenes de Ferdinand d´Este estaban enfocados a convertir este castillo en una residencia digna de un rey heredero, decorando el interior del palacio y proveyéndolo de una larga colección de obras de arte.
Durante la Segunda Guerra Mundial el palacio de Konopiste fue incorporado a la gigantesca base de entrenamiento de las unidades nazis SS y las colecciones de obras artísticas e históricas fueron sacadas del palacio. Algunas fueron trasladadas a Praga, pero la mayoría llevadas por los nazis a escondites en Austria y Alemania.
Tras la Segunda Guerra Mundial, las colecciones confiscadas por los nazis fueron encontradas y reclamadas por el Estado checoslovaco, de manera que fueron devueltas al palacio de Konopiste e instaladas como lo estaban originalmente, según fotografías y documentos de la época que se conservaron. En 1945 Konopiste reabrió sus puertas con fines turísticos.
Entre algunas de las exposiciones únicas destaca la colección de armas, la de trofeos de caza con más de 300 mil piezas, la colección más grande de Europa de objetos de San Jorge.


Palacio de Hluboká nad Vltavou


Castillo de Huluboká Nad Vltavou|CZECH TOURISM ALL RIGHTS RESERVED



En la hermosa región de Bohemia del sur se encuentra el Palacio de Hluboká nad Vltavou, dicen que es el más romántico de todo el territorio de la República Checa.
Originalmente, el castillo perteneció a Pfiemysl Otakar II, durante la segunda mitad del siglo XIII. Para finales del siglo XVI fue reconstruido por los soberanos de Hradec.
Su apariencia actual fue llevada a cabo por iniciativa del conde Jan Adam de Schwarzenberg, inspirado por el estilo del Palacio de Windsor en Inglaterra. Los arquitectos F. Beer y F. Deworetzky llevaron a cabo en los años 1840-1871 la reconstrucción romántica neogótica del castillo, rodeado por un gran parque de estilo inglés.
En la actualidad se encuentra aquí la colección de tapices más grande de la República Checa y la galería de Mikulás Ales del sur de Bohemia, con la exposición continua de una colección de pinturas góticas sobre tablero, así como de obras plásticas.


Castillo de Cesky Krumlov


Frente Castillo de Huluboká Nad Vltavou| CZECH TOURISM ALL RIGHTS RESERVED



Esta ciudad se encuentra entre las ciudades históricas más bellas y visitadas de la República Checa. El Castillo de Krumlov fue fundado a mediados del siglo XIII en el espacio rocoso encima del canal del río Moldava por los señores de Krumlov, que pertenecieron a la importante dinastía checa de los Vítkovci.

En el año 1302 los Rozmberk tomaron el castillo y lo eligieron como sede principal de la dinastía. El gran castillo gótico fue reconstruido por Vilém de Rozmberk y se convirtió en el centro cultural, social y económico de esta familia.
El castillo original, reconstruido en estilo renacentista, conjuntamente con el complejo al pie del castillo y con la colonia urbana en los alrededores del castillo, creció con el paso del tiempo, sin ser afectado por los acontecimientos bélicos e incendios.

A finales del siglo XVIII la reconstrucción en el castillo de Krumlov cesó y el palacio fue abandonado. El príncipe Adolf Josef de Schwarzenberk empezó a ocuparse de reconstruir el palacio y en el año 1900 decidió abrir al público parte de las salas representativas de los Schwarzenberk.
En 1940 el castillo, aún en propiedad de los Schwarzenberk, fue confiscado por la gestapo. Después de la guerra, el palacio pasó a ser propiedad del estado y abrió nuevamente sus puertas al público.
En 1992 todo el complejo histórico fue inscrito en la lista de monumentos culturales de la UNESCO. El complejo palaciego actual es después del Castillo de Praga el más extenso en la República.