Arquitectura corporativa de vanguardia.

Los rascacielos ya no son suficientes para admirar al mundo ni para definir la principal característica de los edificios de oficinas. Ahora el diseño de estos se caracteriza por la sustentabilidad y la cultura para hacer negocios, elementos que son el punto de partida para los nuevos iconos de la arquitectura corporativa

Las imágenes de los grandes edificios, los clasificados como de segunda generación, han tenido seguidores tras la Torre Sears en Chicago, las más recientes son las Torres Petronas en Malasia o más aún el edificio Taipei 101 de 101 pisos de altura en Taiwan  que hoy día es el más alto del mundo, pero que en breve será desbancado por otro en Dubai.


Infinity|SOM

En estos días la historia es distinta. Las oficinas vanguardistas han alojado en sus diseños arquitectónicos la sustentabilidad. De los llamados edificios verdes se ha dicho mucho, pero en realidad su aportación es ya una tendencia contra la cual es difícil luchar.

Tom Linson, socio de Skidmore, Owings & Merril LLP (SOM) cree que sin duda entre las cosas más importantes del diseño arquitectónico destaca la sustentabilidad de los edificios.

“Incluso países en desarrollo, como China, tienen ya una marcada tendencia a reducir el consumo de energía. Es el futuro”, explica Linson, que representa a uno de los despachos arquitectónicos más influyentes del mundo corporativo.

En su listado de proyectos figuran todo tipo de inmuebles, incluso destaca el plan urbano de desarrollo sustentable para la Isla de Chongming en el río Yang Tseng de Shangai, China, premiado por el American Institute of Architects.

Por terminar una era


Trum Tower|som

Sin embargo, la verticalidad también ha cambiado sustancialmente.  Jeffrey McCarthy, también de SOM, dice que la era de los rascacielos está terminando. Estamos en una época diferente a aquella en que lo equivalente a los iconos y los negocios era demostrado en su prominencia, a través de la escala de sus oficinas, ahora es diferente.

“Hoy las firmas están más interesadas en posicionar sus negocios por un buen diseño, más allá de la escala. Es menos imperativo construir alto, al menos en Estados Unidos”.

Esta firma, construye actualmente la Torre Libertad en Manhattan, que será la más alta de Norteamérica en el 2008.

¿Dónde está renaciendo esa tendencia? En Europa del Este y en China. Justo SOM tuvo que ver en la Burj Dubai Tower, de donde se dice se escalarán nuevas alturas.

Junto con SOM, HOK tiene mucho que decir en el tema.

Esta firma sentó muchas de las bases de la arquitectura sustentable. Actualmente cuenta con más de 300 arquitectos acreditados por el Green Building.

La aplicación de normatividad ambiental aplica desde los diseños arquitectónicos sistemas de control e incluso la utilización de materiales de construcción de la región.

Tanto SOM como HOK son firmas de Estados Unidos. Su liderazgo tiene mucho respaldo en que provienen de un país que consume 25 por ciento de la energía del mundo, siendo 6 por ciento de la población mundial. Y en ese mismo segmento, 48 por ciento del consumo se origina en la industria inmobiliaria (oficinas, comercial y residencial).

Los nuevos mercados

Europa del Este y Asia son definitivamente la cuna de la nueva era de la arquitectura corporativa. Si bien, las principales ciudades del mundo inmobiliario desarrollado siguen dando ejemplos de astucia en el diseño arquitectónico, otros nuevos mercados están tomando lo mejor de la experiencia de firmas internacionales. Desde el 2005 el liderazgo de la arquitectura mundial cedió por primera ocasión a la firma japonesa Nikken Sekkei la posición número uno de los listados mundiales. HOK pronto recuperó su hegemonía, pero la evolución de esas nuevas regiones, evidenció cuán grande es la oportunidad.

Hace apenas dos años, Jones Lang LaSalle lanzó al mercado su estudio de las ciudades ganadoras del futuro. Desde entonces, una ciudad ganadora era definida como de bajo costo, mano de obra calificada y bajo nivel de liquidez inmobiliaria, entre otros factores.

Indentificó 24 ciudades en términos de tamaño, funcionalidad y madurez. Por lo tanto, algunas de ellas eran bien conocidas y estaban creciendo de forma acelerada.

Y pronosticaban: “Éste es el siglo asiático, China e India serán una fuente de influencia para las estrellas urbanas nacientes”. Entonces mencionaban ocho ciudades chinas y tres en la India.

Destacó también que “asuntos como la calidad de vida y la sustentabilidad urbana subirían en la agenda de estas ciudades”. Estos factores estaban siendo ya huéspedes en ciudades nórdicas, canadienses y australianas.

Incluso señalaron a Porto Alegre, en Brasil. Dubai, Dublín y las Vegas fueron las que crearon atractivas oportunidades de inversión en términos de regulación, impuestos, infraestructura y flexibilidad laboral.

Entonces clasificaron a cada una de las ciudades con base en cuatro factores: población, ingreso anual per cápita, nivel de transparencia para el desarrollo de negocios, precios por metro cuadrado y comportamiento del mercado en términos de ocupantes e inversionistas.

Así, evidenciaron el liderazgo de oportunidad económica de Shanghai, Beijing y Pearl River Delta, ciudades chinas con más de 28 millones de habitantes, un ingreso per cápita máximo de 2 mil 900 dólares, un nivel bajo de transparencia para el desarrollo de negocios.

Otro caso destacado fue Barcelona por su ambiente sociocultural, producto de la inmigración de jóvenes profesionales. Un estimado de 2.7 millones de habitantes, 20 mil 700 dólares de ingreso per cápita, ocupantes e inversionistas.

Linson dice que es obvia la evolución que ha movido a este tipo de compañías de arquitectura a Europa del Este, China y en menor dimensión a la India. Cómo entonces tener éxito en ciudades tan diferentes. Linson lo resume: “La gente de países extranjeros busca hacer diseños únicos. Pero la gente viene a nosotros por lo que podemos hacer. Nos busca por ese talento y no por ser grandes en lo local”.

Ciudades del futuro Factores de liderazgo Tecnología

Enriquecimiento tecnológico: Austin, Helsinki, Raleigh-Durham

Rozando tecnológicamente: Bangalore, Budapest, Dalian, San José, Suzhou, Tallinn

 

Medioambiente

Descanso y urbano: Barcelona, Cape Town, SE Queensland
Desarrollo urbano sustentable: Calgary, Copenhague, Puerto Alegra

Economía
Megaciudades: Beijing, Guangzhou/Shenzhen, Santiago, Nueva Delhi, Mumbai, Shanghai
Nuevas Fronteras: Chingqing, Xian Fuente: “Rising Urban Stara-Uncovering Future Winners”, Jones Lang LaSalle.

 

Economía

Megaciudades: Beijing, Guangzhou/Shenzhen, Santiago, Nueva Delhi, Mumbai, Shanghai
Nuevas Fronteras: Chingqing, Xian
Fuente: “Rising Urban Stara-Uncovering Future Winners”, Jones Lang LaSalle.