Las dimensiones de una casa no son sinónimo de elegancia, calidad o buen gusto.

Cuando se trata de lograr el éxito en una casa o departamento, lo más importante está en las cosas más sencillas, como la proporción, la luz, la orientación, la sencillez, los acabados. Realmente es aquí donde radican las bases que se pueden usar en todos los niveles, desde lo más básico hasta lo más exclusivo.

Por ello, desde mi perspectiva la casa ideal no es la más grande, sino la bien hecha. Lo más importante de una casa son las proporciones, la escala; por ejemplo, hay salas buenísimas no muy grandes y hay salas enormes malísimas.

 

Arq. Javier Sordo Madaleno.<br />Presidente de Sordo Madaleno Arquitectos.
Arq. Javier Sordo Madaleno.
Presidente de Sordo Madaleno Arquitectos.

 

Una residencia es la correcta suma de espacios y estilo que alberga vida, <br />por lo tanto su tamaño no le otorga un estatus por sí mismo.
Una residencia es la correcta suma de espacios y estilo que alberga vida,
por lo tanto su tamaño no le otorga un estatus por sí mismo.

 

Entonces, para lograr el balance entre elegancia y buen gusto, lo más importante es la sencillez, sobre todo al buscar la permanencia en el tiempo y que los elementos no nos aburran.

En mi opinión, en la arquitectura residencial ésta es una parte fundamental, porque tú vives en esa residencia todos los días de tu vida, ahí te levantas, a veces pasas días enteros o medios días y, seguramente, todas las noches. Debes tener en este lugar esa tranquilidad que deje gozar de tu departamento, casa o residencia, pero de una forma tal que te encante verla a diario, que no pase de moda, que no te aburra y que no sea demasiado pesada.

Una buena casa no tiene que ser muy grande, hay casas maravillosas desde 60 o 90 m2. Hoy por hoy tenemos que ser más eficientes en el aprovechamiento del espacio.

Considero fundamental que los espacios de las casas sean flexibles; es decir, que se utilice más cada espacio en lugar de tener un cuarto para una sola cosa y que no se use. Estoy en contra de muchas habitaciones en una casa, prefiero un cuarto que contenga tres actividades, o sea, que se vuelva multifuncional para que lo uses mucho y darle mucha vida.

 

UN PEQUEÑO ESPACIO PUEDE REVESTIRSE DE GRANDEZA A TRAVÉS DE LA CORRECTA DISPOSICIÓN DE SUS ÁREAS.

 

Las habitaciones de una casa son flexibles y deben ser destinadas a aquello para lo que verdaderamente se usarán.
Las habitaciones de una casa son flexibles y deben ser destinadas a aquello para lo que verdaderamente se usarán.

 

EL ÉXITO DE UNA CASA COMO OBRA ARQUITECTÓNICA RADICA EN EL APROVECHAMIENTO DE CADA ESPACIO.

 

Otra recomendación es tener mucho cuidado con las modas. También en arquitectura hay modas y éstas se vuelven obsoletas en poco tiempo y de repente esas casas se ven viejas. Aquí lo sobresaliente es que a través de la arquitectura llegues a una casa que tiene 10 o 20 años y la veas como si la hubieran hecho ayer.

Como arquitecto, las casas me parecen maravillosas, porque es una experiencia diseñar el hábitat de una familia. Cuando sueñas con eso, te imaginas en cada espacio y estás visualizando un poco en cómo lo aprovecharías, cómo te gustaría entrar, cómo te gustaría que percibieran la casa y vas viendo los recorridos; echas la imaginación a volar un poco y vas sintiendo cada espacio, vas sintiendo un poco la personalidad de la familia con la que estás trabajando y te esfuerzas realmente en complementarlos a ellos con este espacio. Por eso es tan interesante y divertido hacer casas.

Por ello, creo que un inmueble bien diseñado es aquel que contempla y cumple realmente las necesidades de la familia o del usuario que va a habitar en él. Además, considero que la parte fundamental de una casa debe representar a los que la habitan y no sólo al arquitecto que la diseñó.

 

El dideño de un inmueble familiar debe contener las ilusiones y expectativas de quienes se imaginaron habitando en él. 
El dideño de un inmueble familiar debe contener las ilusiones y expectativas de quienes se imaginaron habitando en él. 

 

COMPLACER A CADA FAMILIA A TRAVÉS DEL DISEÑO, LE OTORGA AL ARQUITECTO TERRENO FÉRTIL PARA RETAR SU CREATIVIDAD.

 

Aquí es precisamente donde el trabajo de un arquitecto cobra todo el sentido del mundo, porque vas cambiando de casa en casa, porque puedes hacer cosas nuevas y diferentes, porque vas interpretando un poco la vida de cada una de estas personas con quienes estás interactuando.

No hay una receta única para tener la casa ideal, depende de la personalidad de cada individuo o familia, de su estilo de vida; por ello siento que es importante que la arquitectura facilite la comunicación de la familia y, al mismo tiempo, dar privacidad. Lograr esta parte de la comunicación, es realmente un arte.

Desde mi perspectiva, también es muy importante el contacto con el exterior. Uno de los temas más interesantes en la arquitectura residencial es cómo se liga el exterior con el interior; por ejemplo, que las ventanas se abran todas y que tu espacio interior de repente se pueda sentir como una terraza.

 

La convergencia entre interiores y exteriores va más allá de lo que está adentro y afuera, es un arte con muchas posibilidades.
La convergencia entre interiores y exteriores va más allá de lo que está adentro y afuera, es un arte con muchas posibilidades.

 

Y es que la arquitectura hacia adentro del hogar evidentemente es mucho más importante que lo que pueda transmitir una fachada hacia afuera. Sin duda, la fachada es el resultado final de lo que estás haciendo adentro, para mí la fachada es eso, casi un resultado del interior.

Por último, reiterando que cada casa o departamento se define de acuerdo con las familias y su estilo de vida, algunos espacios no pueden faltar en una casa con estilo. Debe de haber un espacio que sea flexible para recibir a los amigos, para la reunión familiar; uno de los lugares más importantes para una casa es la biblioteca, porque le dan un sabor especialísimo al lugar; otro espacio que le da un toque muy particular es una cava, que la puedes hacer de una forma muy sencilla hasta un cuarto súper elaborado; actualmente, otro factor fundamental que todo mundo busca es la parte del ejercicio, entonces tienes que tener un lugar adecuado para ello; por último, recientemente utilizo muchísimo el aprovechamiento de las azoteas, que pueden ser verdes, pueden tener terrazas, pueden tener albercas, y para mí hoy las azoteas son uno de los lugares más privilegiados de una casa.

 

Las fachadas no siempre reflejan lo que una residencia es en el interior, por lo que se trata de un reto para la arquitectura moderna.
Las fachadas no siempre reflejan lo que una residencia es en el interior, por lo que se trata de un reto para la arquitectura moderna.

 


Texto:Javier Sordo Madaleno

Foto: XIMENA DEL VALLE / CORTESÍA © SORDO MADALENO ARQUITECTOS / TIMOTHY HURSLEY / DOR LUIS GORDOA / PAUL RIVERA