Barcelona es un icono cultural indiscutible; desde su tradicional barrio gótico; sus museos rehabilitados, como el museo Picasso; o los nuevos recintos, como la Fundación Miró, el museo MACBA de arte contemporáneo, y el Museo de Santa Mónica, en corredores urbanísticos, y con actividades culturales de pintura, escultura, música y teatro.

En diferentes recorridos, como el del eje principal Paseo de Gracia, el cual inicia en la Plaza Catalunya, encontramos dos de los edificios mas visitados de Barcelona, y son obra del mejor promotor turístico de esta ciudad, el arquitecto Antonio Gaudí, que en ese paseo construyó La Pedrera (la casa Mila), un edificio singular con piedra en fachada; y la casa Batllo, otra gran obra del maestro, la cual fue rehabilitada para visitarse y tener actividades culturales; sin olvidar la iglesia de La Sagrada Familia, recientemente elevada a catedral, y cuyas visitas aumentan constantemente.

Por ello Barcelona es, hoy por hoy, una ciudad que posee un gran valor artístico y arquitectónico, con zonas turísticas, culturales, comerciales, residenciales y de ocio.

 

11S Memoria Fragmentada en Barcelona

 

El 11 de septiembre de 2001, a las 8.46 hrs. de la mañana, estaba frente a la ventana de un apartamento de la duodécima planta del número 11 de Courtland Street, en Nueva York, a dos manzanas del World Trade Center, cuando, de repente, se acabó el siglo XX. Francesc Torres

 

 

La mañana del 11 de septiembre de 2001 el mundo se transformó, Estados Unidos sufrió un atentado terrorista de magnas proporciones y en ese preciso momento, el siglo XX terminaba abruptamente al caer, ante los ojos atónitos del mundo, un icono de una época marcada por la hegemonía de Estados Unidos. La memoria fragmentada 11-SNY. Artefactos en el hangar 17 es una exposición del fotógrafo catalán Francesc Torres, a través de la cual realiza un homenaje a las víctimas de los atentados del 11S.

La memoria fragmentada 11-SNY. Artefactos en el hangar 17 se inauguró simultáneamente el 8 de septiembre en las ciudades de Barcelona, Madrid, Nueva York y Londres. En la capital catalana, el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) es el recinto en el que se presenta el trabajo documental que durante cinco semanas pudo registrar, además de tomar fotografías de más de mil 500 vestigios que se almacenaron en el Hangar 17 del aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

 

 

 

 

Testigo de la muerte de una era

 

A las 8:46 de la mañana, el artista catalán Francesc Torres se encontraba en su departamento, ubicado a tan sólo 300 metros del World Trade Center, cuando la primera torre cayó y de golpe el siglo XX finalizó. Es a raíz de esta experiencia emocional que surge La memoria fragmentada 11-S NY. Artefactos en el hangar 17, un proyecto expositivo que habla de la memoria histórica y nacional, del duelo social e individual, así como de los traumas colectivos profundos.

Las fotografías que componen la muestra fueran captadas por Francesc Torres en la nave del aeropuerto Kennedy, lugar donde se almacenaron los restos de los atentados, fue en 2006 cuando el fotógrafo descubrió el hangar 17 y fue el único artista que obtuvo el permiso de la Autoridad Portuaria de Nueva York para acceder a este espacio de luto.

Con paredes grises, un ambiente helado, iluminación industrial y un espacio de 24 mil metros cuadrados, Francesc Torres captó la “resonancia emocional” del 11 de septiembre. “Trabajando de nueve de la mañana a seis de la tarde, solo y muy lentamente, sin tocar nada, hice inventario de lo que allí había. Salí exprimido para mucho tiempo” comentó. El resultado de esas largas sesiones está plasmado en el libro Memory Remains, publicado por National Geographic y las cuatro exposiciones simultáneas.

La memoria fragmentada 11-S NY. Artefactos en el hangar 17 fue producida por el CCCB y el National September 11th Memorial & Museum, con la colaboración del Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, el Ministerio de Cultura y el Port Authority of New York & New Jersey. Estará abierta hasta el 3 de noviembre de 2011.

 

Joan Miró 
La escalera de la Evasión

 

Fundació Joan Miró.
Fundació Joan Miró.

 

El 15 de octubre de 2011, La Fundació Joan Miró inaugura la exposición Joan Miró: La escalera de la evasión, la cual reúne más de un centenar de obras del artista. La exposición pone de manifiesto el compromiso de Miró con su tiempo y su ideología. Uno de los máximos exponentes del surrealismo.

Joan Miró: La escalera de la evasión explora los vínculos del artista con su Cataluña natal con obras como La Masía, Tierra Labrada y Paisaje Catalán, así como su contacto con París y la liberación creativa del surrealismo. En las siguientes salas, su obra aborda la cruenta Guerra Civil Española y la Segunda Guerra Mundial, estos trabajos reflejan un nuevo lenguaje pictórico con obras como Naturaleza muerta del zapato viejo o las Constelaciones y en la última parte del recorrido se examina la etapa final de la dictadura franquista.

Joan Miró, uno de los máximos representantes del surrealismo, siempre reflejó si interés en el subconsciente, en lo infantil y en su país; al principio, su trabajo se vio marcado por la influencia del fauvismo, cubismo y expresionismo, pasando por una pintura plana naïf. Es en 1920, durante su estancia en París, cuando sus obras se vuelven más oníricas y voltea hacia el surrealismo.

En la década de 1930, Miró manifestaba su deseo de abandonar los métodos convencionales de pintura, él decía que quería “matarlos, asesinarlos o violarlos”, para poder favorecer una forma de expresión que fuese contemporánea, y no querer doblegarse a sus exigencias y a su estética ni siquiera con sus compromisos hacia los surrealistas.

La escalera de la Evasión es organizada por el Museo Tate Modern de Londrés y por la Fundación Joan Miró de Barcelona y estará abierta del 15 de octubre de 2011 - 25 de marzo de 2012.

 

Tardor Art 2011 ON-OFF

 

 

Si hay un término que define a la exhibición Tardor Art es: incluyente. La premisa bajo la que se creó esta iniciativa, impulsada por las cuatro Asociaciones de Galerías de Arte de Cataluña, es la de llevar el arte no sólo al erudito, sino principalmente al ciudadano, de manera abierta y gratuita.

Son ya tres años, incluyendo éste, en los que se lleva a cabo esta exposición, que poco a poco va cimentando una tradición, y que para su tercera edición se presenta en el Centro de Arte Santa Mónica.

La propuesta que este año ofrece Tardor Art aborda uno de los elementos más importantes en la creación de las obras de arte, y que cuya importancia en ocasiones pasa desapercibida al momento de apreciar un trabajo artístico y como incluso puede ser la obra misma: la luz.

Esta nueva exhibición lleva por título ON-OFF, y se concentra en el interminable espectro de opciones que ofrece la luz y su papel fundamental en la creación artística.

En ON-OFF, participan artistas lumínicos cuya obra se ha basado en la misma luz, así como otros que por primera vez trabajan bajo este concepto. El creador establece sus proyectos usando como medio a la luz, y de esta manera, deja de ser sólo un elemento más y se convierte incluso en la pieza central misma. 

Las obras creadas para la exposición van desde pinturas, esculturas, fotografías, videos e instalaciones que demostrarán la enorme creatividad del artista a fin de esculpir una idea mediante el juego de luces y sombras, su efecto en el ojo y su percepción como su interpretación, así como la retroalimentación del espectador.

Entre los nombres de algunos de los artistas que participarán en esta edición de Tardor Art se encuentran Àngels Ribé, Mayte Vieta, Ulrich Vogl, Peter Klassem, Manel Armengol, Ann Veronica Janssens, Yolanda Martín, Laura D’Ors, Rosa Ciré, Tom Carr, Jordi Tolosa, Josep Puig y Rita Rodríguez.

 

 

Brangulí Barcelona 1909-1945

 

Carrers Atget. Calle Palma de San Justo. Barcelona, c.1910
Carrers Atget. Calle Palma de San Justo. Barcelona, c.1910

 

Desde su invención, la fotografía nos ha permitido conservar el testimonio visual de lo que los años dejaron atrás, y su aplicación se ha extendido a diversas profesiones; una de las más significativas es el periodismo, que apenas en los años cuarenta incorporaba en su haber a la fotografía, lo que daría paso al fotoperiodismo. Y pronto, las que en su momento serían las fotografías del día, se convertirían no sólo en un baluarte histórico, sino también en un arte por sí mismo.

Por otra parte, la primera mitad del siglo XX fue sin duda una de las épocas más turbulentas en la historia de la humanidad; conflictos a escala mundial, descubrimientos científicos revolucionarios y transformaciones sociales forman parte del complejo entramado de eventos históricos que se dieron lugar durante las primeras 50 décadas del siglo pasado. Como muchos otros países, España vio importantes cambios políticos y sociales, y la ciudad de Barcelona no fue la excepción.

 

 

La muestra de esto el trabajo del barcelonés Josep Brangulí, considerado como uno de los pioneros del fotoperiodismo, quien a través del lente de su cámara capturó escenas en el tiempo, cargadas de un gran significado cultural e histórico en la vida española.

Con la curaduría de los fotógrafos Valentín Vallhonrat y Rafael Levenfeld, el trabajo de Brangulí se presenta en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona con una exposición que coincide en temáticas con la que se dio lugar a principios de año en la Fundación Telefónica en Madrid, pero incluye además 8 fotografías más pertenecientes a la antigua Casa de la Caridad.

Los temas en los que se dividen los eventos que han quedado aprisionados en las imágenes de Brangulí se encuentran: la Semana Trágica,Talleres artesanos, Sociedad antes de la República, Sociedad 1931–1936, Construcción de barcos de hormigón, Bomberos, Boxeo, Casa Real en la Exposición Universal de 1929, Escuelas, Arquitectura industrial, Feria de Barcelona, Hospital, Intercambio de prisioneros de la Segunda Guerra Mundial, Museos, Nocturnas, Paisaje urbano, Playa, Puerto, República, Somorrostro, Desplazamiento de Trabajadores en Alemania, Tranvías, así como Guerra y Posguerra.

El archivo de Brangulí, que también incluye el trabajo de sus hijos Joaquim y Xavier, se constituye aproximadamente de un millón de negativos que plasman imágenes pertenecientes a acontecimientos de gran trascendencia para la historia española, como la II República y la Guerra Civil.

En palabras de los curadores de la exposición, Brangulí fue un atento observador del cambiante entorno de la ciudad en la que vivió; y ubicado en ese rol, tuvo también que transformarse él mismo al ritmo en que ésta lo hacía, con el fin de continuar con una labor que perdura hasta nuestros días.

 

 

 1. Casa caritat
Teatro de la Casa Provinicial de la Caridad, c. 1916-1917.

2. Artesans
Recinto de carga y descarga de una fábrica, c. 1920

 

3. Museus
Exposición de pintura en la Sala Parés. Barcelona, 1915 – 1919

 

4. Setmana tràgica
Semana Trágica. Iglesia San Juan de Gracia Barcelona,
1909 


Texto:Real Estate Market & Lifestyle