Medio siglo de expansión para la BMV

Hablar de la Bolsa Mexicana de Valores es hacer referencia a más de 120 años de historia bursátil en México.

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) contribuye al financiamiento e intermediación bursátil; es, además, una institución que se ha forjado como una de las más importantes de América Latina, sólo por detrás de la Bolsa de Valores de São Paulo. Sin embargo, y a pesar de todos los cambios e innovaciones que ha habido en más de una centuria de su existencia, es en los últimos 50 años que ha mostrado una transformación más pronunciada.

En este medio siglo, la revolución en materia tecnológica también permeó en la forma en que se procesaba la información dentro de las bolsas en todo el mundo, asimismo se implementaron mejoras regulatorias que ofrecieron mayores garantías a quienes participaban en ellas.

 

Escenas captadas en la sala de remates, 1970. Escenas captadas en la sala de remates, 1970.

 

Salón de remates en sesión, 1984. Salón de remates en sesión, 1984.

 

Finales de los años 60

 

La década de los 60 estuvo marcada por la integración de avances electrónicos para la administración y procesamiento de datos, así como para la adopción de nuevos métodos y estructuras jurídicas, además de mejoras regulatorias que se encontraban vigentes en los mercados de valores internacionales.

Hacia la mitad de la década los temas de interés se centraban en la creciente adquisición de computadoras por parte de los bancos, utilizadas en el manejo de cuentas y en labores de administración, así como en la autorización para que el Banco de México emitiera Bonos de la Tesorería Federal, a corto plazo; instrumento que marcó el antecedente de los Certificados de la Tesorería (Cetes).

En 1966 se celebró el Primer Foro sobre el Mercado de Valores organizado por la BMV, reunión en la que se concibió a la Asociación Nacional de Agentes de Bolsa y posteriormente el Club Bursátil, el cual estaba abierto a cualquier persona que tuviera interés en el mercado de valores.

 

Reunión de Bolsas y Mercados de Valores de América, celebrada en la Ciudad de México, 1967. Reunión de Bolsas y Mercados de Valores de América, celebrada en la Ciudad de México, 1967.

 

1966
SE CONCIBIÓ A LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE AGENTES DE BOLSA, DURANTE EL PRIMER FORO SOBRE EL MERCADO DE VALORES.

 

Por esa misma época, inversiones extranjeras comienzan a llegar al país, principalmente desde Estados Unidos; el crecimiento económico se había triplicado en dos décadas y las exportaciones crecieron más del 30 por ciento.

 

LA BMV MOSTRÓ EN LOS ÚLTIMOS 50 AÑOS UNA TRANSFORMACIÓN PRONUNCIADA Y UNA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA.

 

El mercado de valores se consolida

 

A principios de 1970 el gobierno comienza a reorientar la política financiera, los objetivos primordiales eran reducir el gasto público y el ritmo de endeudamiento, para que los efectos inflacionarios mundiales no impactaran de lleno en el país.

El mercado mexicano de valores comienza a consolidarse, gracias, en parte, a que el gobierno trabaja en el establecimiento de un marco jurídico. Para finales de la década anterior, en 1969, la bolsa había elaborado un anteproyecto de Ley de Bolsas y Mercados de Valores que buscaba la formación de un fondo para el fomento de valores, así como la creación de incentivos fiscales para aquellas empresas que distribuyeran sus acciones entre el público.

Poco después, con el cambio de sexenio el proyecto se pospuso, sin embargo, ante la creciente necesidad de alternativas de financiamiento y debido a que el crédito bancario se encontraba saturado, volvió a retomarse en 1973.

En 1975 se crea la Ley del Mercado de Valores la cual buscaba: “Regular, en los términos de la misma, la oferta pública de valores, la intermediación en el mercado de éstos, las actividades de las personas que en él intervienen, el Registro Nacional de Valores e Intermediarios y las autoridades competentes en materia de mercado de valores”, según lo establecido en el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) de enero de ese mismo año.

Entre sus principales objetivos se encontraba el de dotar al mercado de valores de los mecanismos necesarios para conocer con facilidad las características de los títulos, así como los términos de la oferta, demanda y operación; dar a las transacciones liquidez, seguridad, economía y expedición.

 

Sesiones a viva voz en la sala de remates, 1969. Sesiones a viva voz en la sala de remates, 1969.

 

Luego de la entrada en vigor de esta ley, cambia su denominación a Bolsa Mexicana de Valores y en ella, además, se incorporan las bolsas que operaban en Guadalajara y Monterrey. Es en este contexto donde las empresas que poseían sustento económico comenzaron a desarrollar un mercado de capitales. Asimismo, los emisores estaban obligados a proporcionar información pública y sólo se podían realizar transacciones bursátiles con valores inscritos en el registro nacional de valores.

Otro momento importante en esa década transcurre en 1978, cuando se establece el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC), el principal indicador del rendimiento que tienen las acciones en el mercado mexicano. Cabe recordar que entre 1900 y 1957, era conocido como Promedio de Hechos; posteriormente, entre 1958 y 1965 se le nombró Promedio de Cotizaciones de Acciones y es en 1978 cuando finalmente se establece como IPC.

 

1978

SE ESTABLECE EL ÍNDICE DE PRECIOS Y COTIZACIONES (IPC).

 

La inestabilidad de la economía y la depreciación del peso ocurrida en 1976 comienzan a superarse, tanto por la detención del proceso de dolarización, como por el auge petrolero y el flujo de excedentes monetarios que éste trajo. Por otro lado, la elevada concentración de la banca privada disminuía el temor de que el mercado de valores llegara a afectarla; las casas de bolsa, que eran manejadas por los principales bancos controlaban el 38.5% de la operación bursátil.

Una de las medidas tomadas para restablecer la confianza es la creación del Depósito Central de Valores, mejor conocido como Indeval. Su principal objetivo es prestar al sistema financiero los servicios de guarda, custodia, administración, compensación y liquidación de valores; así como sustentar el mercado financiero mexicano.

El mercado accionario se vio fortalecido, además, con la canalización de recursos públicos, la exención de impuestos a las ganancias bursátiles y la mexicanización de empresas con capital extranjero; asimismo, la introducción de Petrobonos y Cetes, permitió que la BVM se dinamizara.

 

Reunión de agentes de bolsa en 1977. Reunión de agentes de bolsa en 1977.

 

Una década de gran incertidumbre

 

Luego de una etapa de aparente estabilidad, el inicio de los años 80 dio paso a una creciente incertidumbre y a uno de los periodos más críticos de la economía nacional, marcado por la caída en los precios del petróleo, el incremento de la deuda externa y las tasas de interés, además del creciente déficit en la balanza de pagos y el aumento en el proceso inflacionario.

La economía sufrió un desajuste provocado por la canalización especulativa de los excedentes petroleros y para 1981 ya era evidente que la inflación se había agudizado; al mismo tiempo se presentó una fuerte dolarización y fuga de capitales, las reservas internacionales se redujeron, mientras que la moneda sufrió varias devaluaciones.

 

1981

EL DÉFICIT EN LA CUENTA CORRIENTE FUE DE 4.9% DEL PIB Y UNA DEUDA EXTERNA DE 60,000 MILLONES DE DÓLARES.

 

A principios de los 80 todos los procesos seguían siendo manuales y de viva vozA principios de los 80 todos los procesos seguían siendo manuales y de viva voz

 

Escena captada en la sala de remates 1979.Escena captada en la sala de remates 1979.

 

Las señales de alerta se dieron cuando el déficit en la cuenta corriente llegó a 4.9% del PIB y la deuda externa superó los 60,000 millones de dólares (mdd); de éstos, casi el 70% correspondían al sector oficial y la inversión fija bruta tuvo una contracción de 16.8%, mientras que la inflación llegaba a máximos históricos con un 98.8 por ciento.

La crisis financiera y económica de México comenzó a influir en la BMV. A principios de 1980, el mercado accionario tendía al estancamiento y redujo su participación frente al mercado de dinero, al mismo tiempo el financiamiento a través de emisiones primarias de acciones sufrió una disminución. Para 1981, el importe total operado en el sector accionario había caído 32.5% con respecto a lo que se había presentado en 1979.

La nacionalización bancaria permitió que las acciones de estas instituciones se dejaran de negociar, al igual que las empresas que conformaban sus carteras de valores. También se estableció el procedimiento de subasta de Certificados de la Tesorería de la Federación, con lo que se comenzaron a emitir Cetes a 28 días, que contaron con gran aceptación. Durante el periodo del presidente Miguel de la Madrid, comprendido entre 1982 y 1988 se buscó solucionar los crecientes problemas económicos del país, en especial el peso de la deuda externa, el rebrote inflacionario y la retención del ahorro nacional, así como su encausamiento productivo.

Debido a esto se propuso una reestructura completa del sistema financiero, incluyendo al mercado de valores. En 1984, el gobierno propuso un paquete legislativo que comprendía cambios en la Ley Reglamentaria del Servicio Público de Banca y Crédito, la Ley Orgánica del Banco de México, la Ley General de Organizaciones y Actividades Auxiliares de Crédito, la Ley de Sociedades de Inversión, la Ley General de Instituciones de Seguros, la Ley Federal de Instituciones de Finanzas y una reforma a la Ley del Mercado de Valores.

 

Expansión de sistema y equipo mva-2000 a través de una red de teleproceso. Expansión de sistema y equipo mva-2000 a través de una red de teleproceso.

 

Caseta de operadores en las  nuevas instalaciones. Caseta de operadores en las nuevas instalaciones.

 

El sismo del siguiente año no sólo conmocionó a la ciudad y al país, sino a todas las estructuras de gobierno y financieras. Las operaciones en la BMV tuvieron que suspenderse los días 19 y 20 de septiembre, ya que el edificio ubicado en el centro de la ciudad quedó temporalmente aislado. Pese a las dificultades de transportar el equipo y los documentos, el personal de la bolsa logró que el 23 de septiembre se reanudaran las operaciones, demostrando la organización y eficiencia de la institución.

El cierre de esta turbulenta década estuvo acompañado por una de las caídas más importantes de los últimos años, en octubre de 1987, arrastrada por el desplome de las bolsas en todo el mundo y principalmente del Dow Jones, que registraba su peor caída desde la gran depresión de 1929.

Esta caída provocó fuga de capitales de la BMV, lo que repercutió en una severa devaluación en noviembre del mismo año y de la que el país tardaría unos años en recuperarse.

 

BMV al término de su construcción. BMV al término de su construcción.

 

1987

REGISTRA SU PEOR CAÍDA DESDE 1929, DEBIDO AL DESPLOME DE LAS BOLSAS MUNDIALES, PRINCIPALMENTE DEL DOW JONES.

 

Preámbulo para una nueva etapa

 

En 1990, comienzan a fluir nuevamente los capitales extranjeros en el país, las inversiones exteriores bursátiles ese año fueron de poco más de 4,000 millones de dólares (mdd). Esto, aunado a la colocación de bonos en los mercados de Estados Unidos, Europa y Japón, abrió nuevos cauces de financiamiento público y privado.

En el mismo año, se realizó una nueva reforma a la Ley del Mercado de Valores que proponía la modernización e internacionalización del sistema bursátil, así como de la globalización ordenada de los servicios financieros no bancarios y la desregulación de operaciones. Asimismo, se modificó la Ley de Sociedades de Inversión, la cual las consideraba como emisoras especializadas y no como intermediarios financieros, además de que permitió que los títulos representativos de las sociedades pudieran ser adquiridos por extranjeros.

 

1990

LAS INVERSIONES EXTERIORES BURSÁTILES FUERON DE MÁS DE 4,000 MDD.

 

Por otra parte, la construcción del Centro Bursátil que había iniciado en marzo de 1987, concluyó hacia principios de 1990, por lo que el piso de remates ubicado en la calle de República de Uruguay fue cerrado y la nueva sede fue inaugurada en abril. Las sesiones continuaron siendo a viva voz, pero el despliegue de información ya era totalmente electrónico.

El Centro Bursátil, que cuenta con una torre de 22 niveles y un edificio circular anexo, se ha convertido en uno de los íconos tanto de la ciudad, como de Paseo de la Reforma. El traslado de la bolsa abrió perspectivas sobre la modernización del mercado de valores, ya que en el equipamiento del edificio se emplearon los más nuevos y eficientes sistemas de seguridad, información y comunicación de voz y datos.

Para 1991 la BMV había logrado grandes avances, la Securities & Exchange Commission de los Estados Unidos la nombró como “mercado extraterritorial designado”, mientras que las emisoras inscritas fueron calificadas como “ready market”.

 

Sala de Remates del mercado de capitales Sala de Remates del mercado de capitales

 

1998
LOS SERVICIOS DE INTEGRACIÓN FINANCIERA (SIF) INICIAN SU OPERACIÓN.

 

En 1993, un importante número de empresas mexicanas se listan en mercados extranjeros a través de los ADR (siglas en inglés de American Depositary Receipt), esto permite que inversionistas estadounidenses adquieran acciones de compañías nacionales; dos años después, la BMV introduce el sistema electrónico BMV-SENTRA Títulos de Deuda y en 1996 inician las operaciones del BMV-SENTRA Capitales, con los cuales todos los miembros y agentes de bolsa pueden formular posturas y concertar operaciones en el mercado de capitales.

Los Servicios de Integración Financiera (SIF) inician su operación en 1998, con el objetivo de favorecer la igualdad en la negociación de los títulos de deuda dentro del mercado. En ese mismo año, inician operaciones el MexDer y Asigna que consideraban esquemas de viva voz; MexDer, la Bolsa de Derivados de México, comenzó a ofrecer contratos de futuro y contratos de opción, con los cuales se fijaba el precio de compra o venta de algún activo financiero (dólar, euros, bonos, acciones, índices o tasas de interés) para ser pagado o entregado en una fecha futura.

Finalmente, es en 1999 cuando la negociación accionaria en su totalidad se integra al sistema electrónico. Todas las negociaciones del mercado de capitales comienzan a realizarse en tiempo real y de forma automatizada. Las operaciones se cierran o ingresan a través de la pantalla, en la cual se especifican los datos de la emisora, serie, cantidad y precio de las acciones que se desean comprar o vender.

 

Pizarrón usado anteriormente en las sesiones de viva voz. Pizarrón usado anteriormente en las sesiones de viva voz.

 

Butacas de la antigua sala
 de remates. Butacas de la antigua sala de remates.

 

El nuevo siglo

 

El siglo XXI llegó y con él la internacionalización de la bolsa y la automatización de los procesos tomaron fuerza. Para el año 2000, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) emitió una circular con la cual permitía el ruteo electrónico de órdenes que provenían directamente de las casas de bolsa.

 

2001

SE INCORPORAN LOS CERTIFICADOS BURSÁTILES AL MERCADO DE VALORES COMO INSTRUMENTO DE DEUDA.

 

En 2001, Citigroup, la primera empresa extranjera, se inscribe en la bolsa, esto daría pie a que otras empresas consideraran entrar al mercado de valores mexicano. Asimismo, se incorporan los Certificados Bursátiles al mercado de valores como instrumento de deuda; en este mismo año, se realiza una nueva reforma a la Ley del Mercado de Valores en la cual se considera la desmutualización de la BMV. Asimismo, una de las jornadas más activas tuvo lugar el 17 de mayo de 2001, el número de operaciones ascendió a 11,013, estableciendo un nuevo récord de operatividad.

En 2002 nace la empresa de servicios Corporativo Mexicano del Mercado de Valores, cuyo objetivo era la contratación, administración y control del personal de la bolsa y de algunas otras instituciones que se agregaron al proceso, y en el 2004 surge el Mercado de Opciones a través del MexDer, en el cual se negocian contratos de compra o venta, que otorgan a su titular el derecho a decidir sobre la ejecución o abandono de un contrato principal de compraventa de activos. También inicia operaciones la Contraparte Central de Valores y para el mercado global se listan nuevos instrumentos que como iShares, Sección Europa, Asia y ETF.

 

Actualmente todos los procesos se han automatizado. Actualmente todos los procesos se han automatizado.

 

2004

SURGE EL MERCADO DE OPCIONES A TRAVÉS DEL MEXDER.

 

Hacia mediados de la primera década del nuevo siglo, suceden importantes acontecimientos para la BMV, como el lanzamiento del producto SiBolsa, una plataforma electrónica del Grupo BMV que proporciona información bursátil y financiera en tiempo real. Este producto sustituye a la plataforma tecnológica que se tenía anteriormente y que había estado funcionando por más de 10 años, conocida como SIVA. Para este lanzamiento la BMV firma un acuerdo comercial con la Bolsa de España y la Bolsa de Alemania. Las casas de bolsa ingresan al mercado órdenes de clientes mediante algoritmos electrónicos de operación.

Para finales de 2005 se lanza la familia de índices del IPC que complementan la oferta de índices de la bolsa, por lo que se cuenta con un índice conformado por empresas grandes, medianas y pequeñas.

 

Escudo de la BMV. Escudo de la BMV.

 

En octubre de 2006 se listan cuatro Trac, que son certificados de participación que representan el patrimonio de fideicomisos de inversión, esta operación situó a la BMV en primer lugar en Latinoamérica con el mayor número de ETF listados. Dos años después, la bolsa cambia de razón social a Bolsa Mexicana de Valores, S.A.B. de C.V. y se convierte en una empresa cuyas acciones pueden negociarse en el mercado de valores. En junio de ese año se lanza la Oferta Pública Inicial con clave de pizarra BOLSA.

Llegado el mes de octubre de 2008, la BMV tuvo la peor caída en el IPC arrastrada por la caída del Dow Jones, luego de que se diera a conocer la crisis crediticia en Estados Unidos. Se trató de una crisis que no solamente afectó a la bolsa de México, sino que prácticamente todas las bolsas del mundo se desplomaron.

Para el cierre de esta década se anuncia el cambio en las metodologías de los índices, en cuyo cálculo se incorpora el factor de acciones flotantes. Asimismo se lista el primer ETF sobre un índice creado y calculado por la bolsa que monitorea el mercado brasileño.

También, crea el mercado de Capital de Desarrollo como nuevo segmento de listado en Capitales, en el que se colocarán los Certificados de Capital de Desarrollo (CKD) con los cuales se busca impulsar proyectos de infraestructura, empresariales y de capital privado.

 


2010

Se lista el primer ETF sobre un índice creado y calculado por la bolsa que monitorea el mercado brasileño.

 

Pantallas digitales de la BMV. Pantallas digitales de la BMV.

 

En lo que va de esta década

 

El agitado entorno económico provocado por la caída de las bolsas en 2008 debido a la crisis en Estados Unidos continuó permeando en las bolsas internacionales. Sin embargo, los mercados siguieron demostrando su confianza en la BMV, que a principio de esta década firmó una alianza con la bolsa de derivados más grande del mundo, el Chicago Mercantile Exchange; asimismo, aprobaron una nueva estructura organizativa que comprendía empresas individuales con cinco divisiones de negocio: mercados e información; liquidación y custodia; tecnología, promoción y planeación y servicios corporativos y relaciones gubernamentales.

 

2014

Se presenta la App SiBolsa que pone toda la información de la BMV a través de las nuevas tecnologías.

 

Hacia principios de 2011, el primer Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibra), Fibra Uno, empezó a cotizar en el mercado mexicano, a partir de ahí, otros Fibras se agregarían a la lista.

En 2012, la BMV presentó el nuevo sistema informático de negociación conocido como Motor de Negociación Transaccional (MoNeT), que es el equivalente a un piso de remates electrónico y al cual se unió el MexDer en 2013.

 

 

2015

IMPLEMENTACIÓN DE PANTALLAS INTERIORES Y UNA NUEVA EN EXTERIORES EN SU SEDE.

 

Además de colocaciones históricas y la consolidación de los Fibra, los acontecimientos más relevantes en el último par de años tienen que ver con la firma del acuerdo con el que se unió al Mercado Integrado Latinoamericano (MILA) signado en 2014 y la implementación de nuevas tecnologías que pusieron a la BMV a la vanguardia de los principales mercados financieros internacionales, como la adaptación de las pantallas interiores y una nueva en exteriores en su sede en 2015.

Con este recorrido en el tiempo se hace evidente que la BMV ha adquirido un lugar prominente en los mercados de valores internacionales y que el trabajo que realizan continúa, siempre buscando tomar las mejores decisiones para encaminarse como un organismo institucional con un panorama futuro más que prometedor.

 

 


Texto:Alicia Gutiérrez

Foto: