En casi todo el mundo desarrollado y en los mercados emergentes, los países se comprometen por satisfacer los programas de infraestructura  para cubrir ciertos estándares de forma de vida e incrementar el mercado global. Realmente podemos aprender de lo que pasa a través del planeta, mientras distintos países confrontan de frente con su infraestructura.

A pesar de una severa austeridad presupuestaria, el Reino Unido ha invertido $ 326 millones de dólares para continuar proyectos de infraestructura nacional en próximos cinco años, centrados en ferrocarriles, producción  de energía, con énfasis en la reducción de las emisiones de carbón a través de inversiones en energía renovable.

Puente Octavio Frías de Oliveira, Brasil
Puente Octavio Frías de Oliveira, Brasil

Los países de la Unión Europea (UE) ven generalmente los gastos de infraestructura como ganancia doble: por un lado ayudan  resucitar y estimular las economías  y  por otro, logran la modernización de los sistemas para garantizar crecimiento comercial de largo plazo.

Francia, Alemania, España e Italia siguen construyendo transporte ferroviario de  alta velocidad entre las ciudades más importantes y extienden uniones fronterizas, al mismo tiempo que intentan reducir la huella de carbón en consonancia con los objetivos de la UE.  Como nunca, muchos países de la UE todavía necesitan  apoyo en innovación y Gobierno para viabilizar verdaderamente sus aplicaciones.

Australia está trabajando para apuntalar la infraestructura existente y establecer prioridades nacionales para futuras inversiones; expanden  puertos,  modernizan líneas de ferrocarril y alivian la congestión urbana.

Canadá está expandiendo sus iniciativas PPP para abordar la modernización  y extender la caducidad de sus instalaciones; China como centro de producción e importación, está avanzando a con amplios programas de infraestructura, incluyendo la realización de una red ferrocarrilera de alta velocidad sin precedente, diez mil millas de aquí al 2020.

La nueva construcción de aeropuertos, puertos y sistemas de metro en los principales centros de China facilitan el crecimiento del país en la economía más grande el mundo y ayudan a lidiar con la congestión urbana que vive la población.

India por su parte, está trabajando duro para atraer financiamiento  privado ya que necesita desesperadamente infraestructura para nutrir sus aspiraciones de liderazgo económico mundial,  mientras que los Emiratos Árabes y Kuwait continúan utilizando la riqueza petrolera para construir concentradores de transporte y buscar eficientes soluciones de energía para en el futuro satisfacer necesidades hídricas y eléctricas.

Mientras, Brasil está acelerando  sus proyectos viales  e hídricos para acomodar su economía emergente y hacer contrafuerte y alzarse en el escenario mundial; no quieren defraudar a los visitantes para la Copa del mundo 2014 ni la agitación de los Juegos Olímpicos de verano 2016.

Al mismo tiempo, la revolución en Oriente Medio y África del Norte han inyectado, temporalmente los precios de energía a niveles fluctuantes, así que refuerzan estrategias para reducir la dependencia de las importaciones de petróleo en algunas regiones.

Algunos países, especialmente en la Unión Europea, obtienen una ventaja estableciendo ya  un decremento en el carbón y los objetivos de emisiones a través de fuentes alternativas de energía como la eólica y la nuclear, así como mediante la ampliación de tránsito masivo y sistemas ferroviarios para proporcionar alternativas al coche: estas políticas también pueden ayudar a reducir la congestión que no sólo debilita la productividad económica, sino también aumenta la contaminación en muchos centros urbanos.

 

El camino que sigue

El progreso real puede todavía ser  posible si se vigilan de cerca los limitados fondos disponibles en mérito según proyectos con importantes beneficios económicos nacionales,  regionales y agencias de Gobierno motivados para alianzas factibles de con protocolos de adquisiciones privadas y operadores según capacidades. El interés en acceder al capital privado y sus conocimientos a través de APP (Asociaciones Público Privadas) debe acelerar su ritmo para disminuir las fuentes de financiamiento público.

Funcionarios que realizan estas transacciones pueden ayudar a reducir los gastos en construcción en ciertos tipos de proyectos y concesiones. Algunos de ellos están tomando en cuenta a nivel local el presupuesto para el  buen funcionamiento y mantenimiento de sistemas, que pueden dar como resultado menores costos y mayor eficiencia en el tiempo realista  de los ciclo de vida. Es importante el enfocar la atención primero en reparaciones necesarias y actualizaciones a los sistemas existentes, antes que en desarrollar planes de infraestructura, mediante un modelo de la “carrera hacia la cima” para financiar proyectos de mérito basado en el nivel local.

Por ello, es conveniente hacer un repaso por las diferentes decisiones que están tomando gobiernos en diferentes regiones del mundo.

Podemos aprender de lo que pasa a través del planeta, mientras distintos países confrontan de frente con su infraestructura.
Grandes programas nacionales de infraestructura

Australia. El programa Infraestructura Australia, fue establecido en 2008 para lograr un acercamiento nacional a la planeación e implementación.  El consejo Australiano ha desarrollado una huella para las prioridades nacionales de infraestructura proveyendo una lista de proyectos recomendados que deben fondearse y consejos del gobierno en la colocación de 20 mil millones en la construcción con el Fondo Australiano de Construcción.

Brasil. Su estrategia de inversión por medio de su plan de crecimiento acelerado, revisa y aprueba inversiones y trabajos públicos. PACA la primera fase del programa que se lanzó en 2007, invirtió 349 mil millones de dólares en distintas áreas, incluyendo energía, urbanismo, infraestructura,  saneamiento y transporte. PAC2 tiene ahora una extensión de 900 billones entre el 2011 y el 2014.

Canadá.  En el 2002, el plan Infraestructura Canadá se estableció para uso de los departamentos de transporte, infraestructura  y comunidades. La unidad fue responsable del proyecto de inyectar al proyecto por medio del gobernó 33.5 millones de dólares americanos  en un plan de infraestructura para siete años junto con fondea de 5.1 millones más por una variedad de programas dirigidos.

China. Proyectó un  doceavo plan por cinco años que comenzó en el 2011, el que coloca un billón de dólares en infraestructura para los siguientes años. El programa es desarrollado por el comité central que recibe ayuda de la casa del ministro para desarrollo de  urbanismo y ruralidad. Parte de la inversión irá a los trenes ultrarrápidos, haciendo énfasis en segundo lugar en suplir agua, electricidad y carreteras India El onceavo plan de cinco años en india, comenzó a partir del 2007, siendo desarrollado e implementado por la Comisión  de planeación de India. El plan se estima en quinientos billones de inversión total en infraestructura, un tercio para caminos, incluyendo un proyecto de modernización, rehabilitación y mejores carreteras.

Puente Olas Henderson, Malasia
Puente Olas Henderson, Malasia

El resto del mundo

Se gastará en tránsito, agua, electricidad,  y otros sectores.

El doceavo plan de cinco años en India para el periodo 2012-2017 doblará la cantidad gastada en infraestructura a un billón de dólares México.

Plan nacional de Infraestructura. Nuestro Plan fue lanzado en 2007, y lleva cinco años caminando con la meta de incrementar la cobertura, calidad y competencia de la infraestructura nacional.

El programa identifica más de 300 proyectos en múltiples sectores, totalizando más de ciento cuarenta y un billones para financiar usos público-privados con una significativa inversión del sector privado para proyectos que incluyen puertos, aeropuertos, caminos, agua y energía.

Nueva Zelanda. Cuenta con un plan nacional de infraestructura que se estableció en 2009 para revisar las prioridades y proveer coordinación planeación y experiencia. La unidad nacional de infraestructura, el comité de vigilancia, compuesto por miembros fuera del gobierno central, y el ministro de infraestructura están a  cargo de desarrollar el programa nacional, que Nueva Zelanda necesitará durante los próximos 20 años y se mantendrá enfocada en fortalecer la conectividad nacional.

Algunos países obtienen una ventaja estableciendo ya un decremento en el carbón y los objetivos de emisiones a través de fuentes alternativas de energía.

Reino Unido. El plan Infraestructura UK, lo estableció en 2010 el primer ministro para aconsejar al gobierno en términos y necesidades de largo plazo. El programa trabaja para identificar y dirigir temas, con más de trescientos veinte billones en investigación y planeación de la inversión para los siguientes cinco años en sectores que incluyen, energía, transporte y basura. La mayor parte del fondeo se hará por medio del sector privado.


Texto:Fernanda MacGregor

Foto: PANORAMIO, MORGUEFILE