La industria de la construcción ha tenido un buen repunte en su índice de producción desde el segundo semestre de 2014, en buena medida por el desempeño positivo de la edificación no residencial, así como el repunte de la obra civil y los trabajos especializados a partir del primer trimestre de 2015; hecho favorable, pues por primera vez en cerca de dos años el sector presenta impulso en sus tres actividades.

De acuerdo con Gustavo Arballo Luján, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), en 2015 se prevé un crecimiento a un ritmo anual de entre 3 y 3.5 por ciento.

 

Paseo de la Reforma, un gran atractivo de construcción en la Ciudad de México.
Paseo de la Reforma, un gran atractivo de construcción en la Ciudad de México.

 

Originalmente, el gremio constructor pronosticó un ritmo de expansión de 4.4%, pero el posterior recorte al gasto público ante la caída en los precios internacionales del petróleo, propició el recorte a la baja en su estimado de crecimiento. De cualquier manera, el líder del sector prevé un desempeño por encima de la economía en su conjunto y que además sería superior al 1.9% del año 2014.

La cámara prevé que durante el primer semestre la expansión del sector sea a una tasa anual de 3.9%, pero para la segunda mitad estima un decremento a 3 %; el menor ritmo de crecimiento, en la segunda mitad del año se explica debido a que la base de comparación es más elevada, toda vez que desde junio de 2014 el sector recuperó su ritmo de crecimiento positivo, a diferencia de la primera mitad del año pasado cuando aún estaba en recesión. Por otra parte, analistas de BBVA Bancomer prevén un crecimiento de entre 2.5 y, hasta, 3 por ciento.

 

Primera mitad positiva

 

Información del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) revela que durante el periodo enero-mayo de  2015 la industria de la construcción creció a un ritmo anual de 3.9%, mejorando sustancialmente el desempeño que mostró en la misma etapa del año pasado, cuando aún reportó un proceso recesivo a un ritmo anual cercano al -1.8 por ciento. El desempeño de los primeros cinco meses del año indica que se va por buen camino para alcanzar el estimado anual de la CMIC.

El optimismo generado en el sector es que, desde marzo –en particular–, cuando el sector creció 5.9% a tasa anual, el impulso provino de manera generalizada de sus tres actividades; encabezado por la edificación que avanzó 7.6%, los trabajos especializados, en segundo término, que crecieron 4.8% anual, y la obra civil que repuntó 1.1% (el segundo mes consecutivo con tasa positiva). Sin embargo, durante abril, cuando la actividad en su conjunto repuntó 4.8% anual, la edificación (+7.7%) y los trabajos especializados (+4.4%) mantuvieron un ritmo ascendente, pero la obra civil volvió a retroceder, ahora a un ritmo anual de -3.5% anual.

 

El ritmo de crecimiento anual en el sector es de 3.9% hasta mayo.
El ritmo de crecimiento anual en el sector es de 3.9% hasta mayo.

 

La industria de la construcción creció 5.2% en marzo y 5.3% en el periodo enero-marzo de 2015.

 

En el acumulado enero-mayo, la edificación mejoró su desempeño a un ritmo anual de 5.6%, la obra civil se expandió 0.1% respecto al mismo periodo del año pasado y los trabajos especializados avanzaron 1.7% en los primeros cinco meses del año. Cabe enfatizar que si bien la edificación encabeza el crecimiento, las obras de ingeniería civil y trabajos especializados, también están en ascenso.

Luis Videgaray, titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), sobre las cifras de la construcción declaró que “da cuenta de que la industria de la construcción está creciendo a un ritmo de más del doble que el resto de los sectores económicos”.

Desde junio de 2014 la industria de la construcción, en su conjunto, dejo atrás su etapa recesiva, acumulando, hasta abril de 2015, 11 meses consecutivos de crecimiento, el cual fue impulsado principalmente por la inversión privada.

 

Edificación: El Pilar

 

La edificación se recuperó antes de lo previsto. En particular, la construcción de vivienda hizo posible que el sector terminara antes su fase negativa. De acuerdo con el reporte de BBVA Research, Situación Inmobiliaria México Primer Semestre 2015, la edificación es el subsector responsable de la recuperación que muestra el sector, mientras que la obra civil se mantiene rezagada. También describe que la construcción de edificios para oficinas, naves industriales, centros comerciales y otras edificaciones similares descendió su ritmo a finales de 2013, pero sin dejar de crecer, y en la recta final de 2014 mostró una ligera aceleración.

Lo anterior fue acompañado por una recuperación en la construcción de vivienda desde el año pasado. “Esta recuperación de la construcción de vivienda ha sido impulsada por los programas de apoyo que el Gobierno Federal ha dirigido desde distintos frentes”, indicó el análisis citado.

Por otra parte, apuntó que las obras de infraestructura siguen a un paso más lento pese a las grandes inversiones previstas en el Programa Nacional de Infraestructura (PNI). Sin embargo, en los dos primeros trimestres, la obra civil se vio presionada debido al recorte presupuestal anunciado.

“La obra civil se mantuvo por debajo por un recorte en algunos de los proyectos de infraestructura del Gobierno Federal, aunque la inversión en los sectores de telecomunicaciones y transportes que se realizó durante todo el año (2014) podría llevar al crecimiento del componente de la obra civil durante 2015 como se constata en el primer trimestre del año con un tasa anual de 2.3%. De mantenerse así, el PIB de la construcción podría crecer en alrededor de 3% en este año”.

 

La Torre Virreyes, de Grupo Danhos, tiene 126,000 m2 de construcción.
La Torre Virreyes, de Grupo Danhos, tiene 126,000 m2 de construcción.

 

Igualmente agrega que el mayor apoyo al sector vivienda de parte del Gobierno Federal, tanto por el lado de la demanda, como por el de la oferta, incentivó su actividad, lo que se reflejó con mayores planes de construcción. En opinión de los analistas, las condiciones económicas apuntan a que el desarrollo positivo de la edificación podría mantenerse durante el segundo semestre de 2015.

Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA Bancomer, señaló que otra señal en la evolución de la industria de la construcción es el empleo y la productividad. El empleo se recupera de manera importante, lo que significa que las empresas del sector están contratando más personal, pues ven buenas expectativas a futuro.

Cifras oficiales indican que tanto el empleo, como la productividad, han crecido en la industria de la construcción. El ámbito laboral crece a un ritmo de 9.7% anual, con más de 131,000 plazas generadas en los últimos 12 meses (hasta el mes de abril); sobre la obra civil, el recorte al gasto que se dio como consecuencia de la caída en los precios internacionales del petróleo los cuales afectaron parte de la inversión pública, pero la inversión privada está creciendo en forma vigorosa.

“Vemos que en 2015 se consolida la recuperación del sector luego de la situación de gravedad que vivió en 2013. Anticipamos que la construcción tendrá un año positivo en 2015, y creemos que el PIB del sector repuntará a un ritmo anual de entre 2.5 y 3%”, afirmó Carlos Serrano.

 

Obra civil rezagada

 

Debido al PNI, los analistas tenían altas expectativas en la obra civil, pero los esfuerzos se centran más en salir del rezago, en cierta medida por la cancelación de algunos proyectos de infraestructura, luego del anuncio de recorte al presupuesto desde principios de año.

Los analistas de BBVA Research consideran que las expectativas que generó el PNI no se han cumplido, por ello “la obra civil sigue rezagada, en gran parte por un menor gasto público en infraestructura pública y muchos proyectos que no se han concretado o incluso cancelado. La excepción es la infraestructura en comunicaciones y transporte, debido a su crecimiento durante todo 2014. En sentido opuesto, y contrario a las expectativas, el valor de la construcción en el sector energético sigue cayendo”.

 

Central hidroeléctrica La Yesca, en Nayarit, con una inversión de 1,042 millones de pesos.
Central hidroeléctrica La Yesca, en Nayarit, con una inversión de 1,042 millones de pesos.

 

Aun cuando el recorte al gasto público afectó importantes obras de infraestructura, el análisis referido considera que en 2015 podría observarse que la obra civil regresa a la senda de crecimiento. Esto con base en un efecto estadístico, dado el bajo desempeño de años anteriores, pero también a que aún siguen en pie proyectos de inversión en infraestructura física, principalmente en energía, comunicaciones y transporte.

La rápida recuperación del sector de la construcción que se observa desde finales de 2014, es una excelente noticia. Hacia adelante  esperan los especialistas de BBVA Research que ambos componentes (edificación y obra civil) sigan impulsando al sector de la construcción.


Texto:Jesús Arias

Foto: maxresdefault, shuttestock, sct, carso, ptp, serrano arquitectos +zaha hadid, jsc