Para que una de las zonas más bellas del mundo repunte en términos de reactivación económica, además de ofrecer todas las garantías de sanidad a los turistas y habitantes, será necesario que poner especial énfasis en las obras de infraestructura necesarias para mantener una eficiente comunicación, como parte fundamental y con el objetivo de que funcionen todos y cada uno de los servicios que este municipio ofrece a sus visitantes.

La infraestructura que acabaría de conectar al sureste del país aún no tiene montos exactos de inversión ni participantes interesados. Sin embargo, la opción de un aeropuerto en Tulum se apuntala como una vía para apoyar al turismo nacional e internacional del destino y de la región.

El proyecto ferroviario, con planes de inaugurarse en el 2023 y entrar en plena operación en 2024, busca aumentar el tiempo de estancia del turismo nacional e internacional en cinco estados del sureste de México, particularmente en Quintana Roo. Asimismo, facilitar la interconectividad con terminales aéreas y transportar a trabajadores y mercancías a lo largo de la Riviera Maya.

La industria de la construcción vive un proceso recesivo que, si bien no es el más profundo en la historia, se ha convertido en el más prolongado y hasta ahora sigue sin mostrar si ya tocó fondo.

El consorcio debe realizar los trámites necesarios ante la alcaldía Gustavo A. Madero y contar con la autorización de la Comisión Federal de Electricidad.