La FUNCIÓN del INTERIORISTA en el espacio CORPORATIVO

El interiorismo es el arte de formar la experiencia del espacio interior.

No debe de confundirse con la decoración, ya que no se trata sólo

de la manipulación del volumen, las superficies o la iluminación,

sino de integrar elementos de psicología ambiental, ergonomía, funcionalidad e incluso aspectos culturales.

La aproximación más correcta comienza desde la concepción misma del inmueble, en donde se plantea el espacio interior, incluyendo la posibilidad de que el despacho encargado se encargue crear, exprofeso, los muebles y estructura de uso de acuerdo al cliente. La meta máxima es crear espacios de manera holística, de manera que el mismo paradigma de diseño esté presente en cada uno de los aspectos de una construcción.

Para entender un poco más el tema recurrimos a uno de los mayores expertos a nivel mundial, Jaime Vélez, Director del área de diseño interior para la oficina de Chicago del prestigiado despacho Skidmore Owings & Merrill (SOM), en los Estados Unidos. La historia de esta compañía se remonta a 1936, han desarrollado más de 10 mil proyectos, recibido más de 900 reconocimientos y premios a nivel internacional, y tienen presencia en más de 50 países.

RE: Comencemos por lo más básico, ¿por qué es importante que un arquitecto esté a cargo del diseño interior?

JV: “Es muy importante porque el diseño de interiores sigue unas normas muy parecidas a las de la arquitectura en general. De donde todos los elementos de organización y determinación de localización de espacios dentro del área que se va a construir dentro del interior de un proyecto es igual de compleja y requiere la presencia de un “master mind”, que determine la organización e idea principal, y esta organización sigue las pautas generales de la arquitectura que se considera”.

Y es que el aporte de un arquitecto es trabajar como un puente entre las necesidades del cliente y una serie de ideas abstractas, para luego convertirlas en espacios reales que respondan a las necesidades y las prioridades de los ocupantes. El interiorista también juega un rol muy importante en la traducción de cuánto espacio tiene que tener cada uno de los diferentes grupos para lograr la utilización más eficiente del espacio. De aquí nos surgió la duda en cuanto a:

RE: ¿Cuáles son los elementos más relevantes que debe de considerar el diseñador de interiores a la hora de generar un proyecto de diseño interior?

JV: “Lo más importante es entender cómo funciona la empresa, cuáles son sus requerimientos. Luego tenemos que ver como el tipo específico de trabajo que hace se representa en el espacio construido, este es un aspecto muy importante. El tercero es producir un espacio en el cual los humanos podemos realizar las diferentes acciones que tenemos que hacer durante el día.”

La arquitectura de interiorismo, en este sentido, tiene un impacto muy grande en cosas más inmediatas, sobre todo cuando ese interiorismo se dedica también a la parte del diseño de mobiliario. En última instancia el diseño tiene que ver con todo, desde los aspectos visuales hasta los ergonométricos. Hay que saber cómo se toma en cuenta el confort pero también la eficiencia, dependiendo de las actividades de cada uno de los empleados.

De hecho hay una gran cantidad de estudios que evalúan una serie de datos estadísticos, a niveles que apenas podemos sospechar, cosas cómo la relación de los individuos con la luz, el aire que se respira, el tiempo que están sentados, el tipo de espacios en donde trabajan (si son abiertos o cerrados), etc. Todo esto impacta de manera directa la productividad, y por tanto, la sanidad general de la empresa. Por supuesto, nada de esto se toma en cuenta para la oficina promedio, pero entre más nos elevemos empezaremos a notar que los aspectos más sutiles se están empezando a tomar en cuenta a la hora de realizar los interiores. Reflexionando sobre estos temas le preguntamos al arquitecto sobre:

RE: ¿Cuáles son las complicaciones más usuales o los problemas más recurrentes a los que se enfrentan durante su labor?

JV: “La parte más compleja tiene que ver con la volatilidad del mercado. El mercado cambia tan rápidamente y tiene un impacto tan grande en cómo funcionan las empresas que muchas veces las pautas y los perímetros que se presentaron al comienzo del proyecto, a medida que este se va a desarrollando comienzan a cambiar completamente. Digamos por ejemplo en cuestiones de ocupación (como podría ser una reducción de personal), o la adaptación de modelos de trabajo de cómo hacer el trabajo en sí y que pueden cambiar rápidamente. Entonces quizás la parte más difícil es que tienes que tener el dedo en el pulso de la compañía, y tener esa maleabilidad, de cambiar y resolver de manera muy rápida.” Hablando de este tema surgió también la plática sobre las herramientas disponibles en nuestros días para acelerar el diseño y la planeación, en donde restiradores y calculadoras han sido reemplazadas por computadoras que incorporan poderosos software de diseño CAD (Diseño Asistido por Computadora).

RE: ¿Cómo sientes tú que se ha modificado el diseño de interiores en relación a las nuevas tecnologías que tenemos disponibles como el diseño asistido por computadora?

JV: “Nos ha ayudado muchísimo a simplificar. Yo llevo practicando la arquitectura de interiores unos 20 años, y desde que estamos usando los medios digitales nos han permitido ser capaces de comunicarnos con el cliente de una manera más eficiente para mostrarle cómo va a ser el espacio, es decir muchas veces no damos presentaciones solamente a los departamentos de las empresas que se encargan de la construcción sino también al CEO o el CFO -las personas que se encargan de la parte operativa o financiera y no tienen un entrenamiento para entender el espacio- incluso la mayor parte del trabajo durante la etapa de diseño que nosotros hacemos está hecho 100% en tres dimensiones. Todo esto nos permite presentar, primero a nivel interno, muchos más alternativas, y trabajar de una manera mucho más rápida, y a nivel externo nos permite comunicar las ideas al cliente de una manera mucho más directa porque lo que se ve es, por así decirlo, como una realidad antes de la realidad.”

Y es que lo normal, anteriormente, era que hubiera un desfasamiento entre las ideas que alguien tenía en la cabeza y lo que otro entendía de las mismas, un problema inherente a la subjetividad. Entonces modelos desarrollados mentalmente por alguien de la empresa no correspondían a lo que el arquitecto finalmente presentaba, con los consecuentes atrasos que esto significaba. Además, el software ha permitido lograr diseños que hubieran sido imposibles hace unas décadas, además de brindar la completa solución a nivel de ingeniería para poder llevarlos a cabo. Cambiando de tema, teníamos la inquietud de saber qué sucede en otros lugares del planeta:

RE: ¿Hay diferencias trascendentales entre las necesidades que tienen los corporativos, por ejemplo en Estados Unidos, con las que existen en otras latitudes?

JV: “Es una pregunta muy interesante. La arquitectura, no solo la exterior sino la interior, tiene que responder a las necesidades físicas del ambiente y a las particularidades culturales de cada lugar. Por ejemplo la organización en los Estados Unidos es un poco más lineal, mientras que en otros todavía se utiliza una estructura jerárquica y esto tenemos que tomarlo en cuenta.”

“Otro ejemplo: En China, todos los empleados duermen siesta entre la 1 y las 2 de la tarde, entonces hay que entender que implica esto. En otro proyecto brasileño y de gran tamaño, encontramos que todos se lavan los dientes a la hora del almuerzo, lo que determino un desarrollo completamente diferente del baño tradicional que hacemos típicamente en los Estados Unidos. Ahí hubo que aumentar el número de baños al doble de lo que usamos aquí.”

RE: ¿Y situándonos en México?

JV: “Lo que hemos visto es que tienen un patrón muy parecido al de los Estados Unidos, aunque específicamente en la Ciudad de México hemos visto un horario de trabajo bastante largo por lo que una de las cosas con las que hemos estado trabajando con nuestros clientes es cómo promover un poco más espacios comunales que ayuden un poco a aliviar la longitud del día. Hemos visto por ejemplo que muchos empleados prefieren quedarse en sus oficinas para evitar el tráfico, por lo que prefieren estar en la compañía dos o tres horas más. Además, el uso de tecnologías, como el WiFi, permite que se pueda trabajar en cualquier parte de un edificio y estamos viendo como el diseño debe de comenzar a responder a estas posibilidades.” 

RE: ¿Algún comentario o mensaje final para nuestros lectores?

JV: “Sí, me parece que es importante mencionar que al planear espacios se deben fijar en que las soluciones comiencen a incorporar la posibilidad de cambiar, nosotros lo llamamos “futuros múltiples”. La tecnología está cambiando generalmente a un ritmo de alrededor de tres años, cíclicamente. Esto tiene un impacto muy grande en la utilización del espacio. En otras palabras, la solución que le proporcione el arquitecto de interiores desde el comienzo tiene que contemplar el cómo lo que se está presentando en este momento puede cambiar dentro de tres años, y a medida que la tecnología cambia los procesos de trabajo y la interacción entre los individuos comienzan a cambiar, entonces hay que contemplar que de aquí a 5 años no va a ser lo mismo.”


El interiorismo moderno está contemplando más áreas comunales para oficinas de mexico.