El crecimiento que ha presentado la industria del retail en México durante la última década, sin duda tiene que ver con un número mayor de familias que han pasado a formar parte de la clase media, lo que marca un componente importante en el desarrollo de la industria comercial. Sin embargo, los metros cuadrados disponibles por persona, en cuanto a centros comerciales se refiere, están por debajo de lo que este creciente segmento poblacional requiere, pero el principal indicadores es justamente el ingreso, el cual ha generado el incremento de la clase media. Estados Unidos, por ejemplo, donde la clase media tiene un ingreso por arriba de nuestro país, hay más metros cuadrados de retail.

Asimismo, se han incrementado la calidad de los productos y cada vez llegan mejores marcas y en este sentido, la gente de los niveles socioeconómicos A y B, e incluso el C+, los cuales presentan un alto consumo fuera del país, se dan cuenta de que tanto las marcas, como los precios son similares, e incluso la experiencia de compra se ha igualado, pues se cuenta con una excelente arquitectura, buen servicio y algunas marcas locales muy buenas; factores que hacen que quienes se iban afuera se queden.

 

Alejandro Ballesteros<br />Director de desarrollos comerciales <br />y marketing de Grupo Copri
Alejandro Ballesteros
Director de desarrollos comerciales
y marketing de Grupo Copri

 

Otro punto importante, es la inversión y su repercusión sobre la generación de empleos, lo que incrementa la demanda de centros comerciales en diversos formatos; por ejemplo, en el estado de Querétaro han llegado inversiones importantes, ya sea relacionadas con la industria automotriz o aeroespacial, y ahora en esta región existe Antea, lo que será uno de los centros comerciales más grandes de América Latina. También está el caso de Quintana Roo, un destino donde se generan empleos y han surgido centros comerciales muy atractivos.

Esto va de la mano con el bono poblacional; es decir, el número de jóvenes que va en aumento, se incorpora al mundo laboral y, por ende, gastan más.

En este sentido, se muestra actividad importante en el DF, Quintana Roo, principalmente en Playa del Carmen, y en Querétaro.

 

El formato ideal

 

No existe una fórmula predeterminada que indique qué tipo de centro comercial es el mejor, ya sea que se trate de Fashion Mall, Community Center o Power Center, entre otros; todo depende de la ubicación y las características del consumidor.

Hay quienes apuestan por los grandes centros regionales con área departamental, pero se debe tener cuidado, porque las departamentales no necesariamente funcionan en todas las zonas; igualmente, el formato tradicional de entretenimiento y autoservicio, funciona y sigue teniendo éxito, aunque no es adecuado para una plaza comercial de cierta demanda.

Por el contrario, el formato exitoso depende de encontrar el terreno adecuado (y sobre todo, que no esté ocupado); sin embargo, también se ha experimentado que con todo y el espacio adecuado, el nicho ya cuenta con muchos puestos comerciales lo que genera un crecimiento muy lento (a 10 años), haciendo más complejo su desarrollo. Otro formato que también parece haber llegado para quedarse es el Lifestyle center, que se dan más en zonas urbanas con un ingreso económico de medio alto a alto, donde el visitante se vuelve un poco más sofisticado, con necesidades específicas y no solamente de entretenimiento o no necesariamente buscan el autoservicio, ni el área departamental.

Los desarrollos de usos mixtos hacen mucho sentido, son un plus en el que se optimiza el uso de los espacios. Un complejo en el que hay área residencial, plaza comercial, gimnasio, hotel y oficinas, se da una sinergia entre estos espacios, así los visitantes de las oficinas, pueden usar el hotel y realizar sus compras; a su vez los residentes pueden usar el servicio del concierge del hotel.

 

Garden Mall, Santa Fe. Centro comercial subterráneo
Garden Mall, Santa Fe. Centro comercial subterráneo

 

El camino del retail en México

 

En el país se están dando cambios muy variados, cada día cambia más, quien creció con los centros comerciales tradicionales, notan la gran oferta que existe actualmente, pues existe una gran diferencia de hace 15 años a ahora. En este sentido centros comerciales como Garden Santa Fe, sin duda, además de exitosos son innovadores, pues no solo llegaron a transformar el concepto de las plazas comerciales, sino que satisfacen necesidades particulares de una comunidad inmediata y además son replicables en otras zonas.

Finalmente, lo que se debe buscar con estos desarrollos, si bien es el enfoque comercial y de servicios, también es mejorar la calidad de vida en sus clientes. De esta manera Garden Santa Fe, brinda seguridad, áreas verdes y de esparcimiento en un desarrollo de retail, con el agregado visual de eliminar aquellos elementos que molestan visualmente. Brinda la experiencia de un lugar agradable, céntrico y sustentable.

El formato en sí ya existente en otras partes del mundo, el tema es la forma y los detalles que se adaptan a lo que el consumidor requiere. Lo básico es adaptarse a lo que la sociedad, la población específica de la localidad busca y lo que demanda. En contraparte, desarrollar un inmueble con el que se trate de cambiar a la sociedad, para que ésta se adapte al concepto, en la actualidad resulta un error.


Texto:Real Estate Market & Lifestyle

Foto: Grupo Copri