Con el paso del tiempo, los centros comerciales en México se han transformado en espacios que superan y rebasan su función original y el motivo principal para el que fueron concebidos y, al mismo tiempo, vuelven al origen de los espacios comerciales que se establecían en los centros de las ciudades de forma muy natural y que tradicionalmente fueron puntos de compra pero también de reunión y esparcimiento social.

Actualmente un centro comercial debe de cumplir con un sin fin de características  para satisfacer todo tipo de demandas por lo que debe de generar y permitir todas las facilidades para crear espacios de reunión, esparcimiento y ocio que permitan tener experiencias diferentes y cubrir diversas necesidades donde no se reduzca a ser solamente un lugar para ir de compras.

 

Juan Pablo Vázquez Hernandez<br />Partner & Principal Mexico<br />Gomez Vázquez International - GVI
Juan Pablo Vázquez Hernandez
Partner & Principal Mexico
Gomez Vázquez International - GVI

 

Garantizar que un espacio comercial nazca, perdure, se mantenga vigente y con éxito constante, requiere de una adecuada planeación en la que intervienen muchos factores y diversos especialistas para su conceptualización; pero entre más importante, sin duda, además de muchos otros factores, están la ubicación y las facilidades de acceso, tanto peatonal como vehicular, ya que la primera y más importante “ancla” de cualquier espacio comercial en México es un estacionamiento cómodo, seguro y bien diseñado.

También son fundamentales los giros consolidados y que generen un tráfico importante de usuarios, ya sean giros comerciales o de esparcimiento. Una mezcla adecuada y equilibrada de éstos, debe cumplir con todas las necesidades de los usuarios, así como la versatilidad para estar dirigido a un mercado tan diverso como se requiera, además de tener la capacidad y visión de poder renovarse y actualizarse constantemente, así como de reaccionar conforme cambien las necesidades de la zona, la competencia, las demandas y preferencias de los usuarios.

 

Hoy en día los centros comerciales rebasan la función original para la que fueron concebidos.aaaa

 

Conceptualizar un centro comercial es probablemente desde el punto de vista del diseño uno de los retos más importantes dentro de los diferentes géneros de la arquitectura, ya que se requiere tener una gran sensibilidad para poder concebir y diseñar espacios que no solo cumplan con temas técnicos, las características y estándares  principales de funcionalidad y que formalmente sean estéticos, sino también cumplir con factores intangibles como las sensaciones que se deben de generar en los usuarios y su confort para crear una experiencia en todos los sentidos que nos garantice el éxito.

Si diseñar, de inicio, y conceptualizar con el papel en blanco un centro comercial ya es por sí mismo un gran reto, mucho más lo es el renovar, remodelar, actualizar y ampliar un espacio comercial que se encuentra en uso y en funcionamiento.

 

Latitud Victoria en Querétaro, además de un centro comercial, tendrá oficinas, vivienda y hotel.
Latitud Victoria en Querétaro, además de un centro comercial, tendrá oficinas, vivienda y hotel.

 

El principal reto en las ampliaciones y remodelaciones de centros comerciales, es garantizar el buen funcionamiento y que la operación actual se vea lo menos afectada en la medida de lo posible en el proceso de obra. Las remodelaciones pueden ser un arma de doble filo, ya que el éxito depende no solo de la actualización para mejorar y tener mejores expectativas de permanecía y que perdure con vigencia en el tiempo y envejezca con dignidad,  sino también de mantener y proteger el uso actual del espacio con seguridad y confort tanto para usuarios como para locatarios.

Otro reto, no menos importante, en las remodelaciones, adecuaciones o ampliaciones de los centros comerciales, es que la percepción del usuario al final del proceso sea positiva, tanto desde el punto de vista comercial y funcional, como desde lo estético y formal, logrando que el espacio produzca la sensación de que así fue concebido desde un inicio.

Los centros comerciales son, sin duda, hoy en día, un gran reto para todas las partes que intervienen en el proceso de su diseño, ya que es el género de arquitectura que permanece siempre vivo y en constante movimiento de adecuación y renovación moviéndose al ritmo que marque la comercialización para satisfacer los cambios de actualización que demandan los locatarios para cubrir las necesidades de los usuarios.


Texto:Juan Pablo Vázquez

Foto: GVI