Explora en Isla de Pascua Turismo sustentable en un destino único.

La cadena de hoteles Explora se ha colocado a la cabeza de los proyectos de arquitectura sustentable en el género de hospitalidad, gracias a su propiedad en Isla de Pascua o Rapa Nui, el primer hotel en la región que contará con certificación verde.

El hotel se encuentra en proceso de obtener su certificación de parte del Leadership in Energy and Environmental Design (LEED) (Directivas en Energía y Diseño Ambiental) en Estados Unidos, un sistema de estandarización de construcciones ecológicas, desarrollado por el Consejo de Construcción Verde (Green Building Council). 

Los criterios de evaluación incluyen: La eficiencia energética, la eficiencia del consumo de agua, la eficiencia de la calefacción, la utilización de materiales de procedencia local y la utilización de excedentes.

Algunas de las características ecológicas del Hotel Explora en Isla de Pascua son:

- Diseño pasivo de energía, iluminación y"piel" del edificio, con amplios ventanales que permiten la entrada de luz de día y aumentan la ventilación a través de habitaciones y espacios públicos.

- Una estructura de masa robusta, con retención térmica para el ahorro de energía.

- Iluminación, calefacción, ventilación, aire acondicionado, transformadores y equipamiento de alta eficiencia.

- Ciclos de economizadores y enfriamiento"gratuito" en espacios públicos para ahorro energético. 

- Utilización de materiales de construcción renovables, reciclables y de rápido crecimiento.

- Paisajismo con especies nativas y adaptadas que requieren de cero o muy poco riego, ningún o muy bajo riego. 

El lujo explora

La mejor opción de alojamiento en la isla es sin duda explora Rapa Nui: la Posada de Mike Rapu. Los programas de este hotel permiten la exploración del territorio, al tiempo que se disfruta de su cultura e historia. La filosofía de los hoteles explora consiste en proporcionar todas las comodidades necesarias (y algunas que van más allá de lo necesario), en un entorno propicio para la exploración. El énfasis está en la naturaleza. 

Recogiendo en su diseño rasgos de la cultura tradicional, la Posada de Mike Rapu cuenta con todos los servicios requeridos: materiales locales y el lujo Explora, que gira alrededor de la simplicidad pero con detalles importantes con Excelentes camas, sábanas finas, maderas labradas por artesanos y alta cocina, equilibrada para permitir las exploraciones. El lujo explora también incluye la posibilidad de degustar los mejores vinos chilenos, junto con comidas minuciosamente preparadas y otros deliciosos productos como pan recién horneado, repostería de la casa y una extensa selección de bebidas. 

El hotel tiene 30 habitaciones, living room y bar, comedor interior y al aire libre, patio ceremonial y casa de baños con piscina, sala de masajes y jacuzzi al aire libre. Funciona bajo un concepto todo incluido.

Uno de los servicios principales del hotel es su programa de exploraciones. Todas las exploraciones están diseñadas para conocer a fondo la historia, geografía y cultura de la isla. Para facilitar las excursiones, el hotel cuenta con un equipo de guías especializadas. La gran mayoría de ellos son oriundos de Rapa Nui, lo cual propicia un acercamiento inmediato a la cultura local. Todos los guías son bilingües y han estudiado la arqueología, historia y geología del lugar para transmitir estos conocimientos a los visitantes. 

Los huéspedes pueden participar diariamente en las diversas exploraciones que son organizadas de acuerdo a la capacidad y preferencia. Cada día se puede elegir entre cinco o más exploraciones diferentes, que se ofrecen de acuerdo a las condiciones climáticas, a las preferencias de los visitantes y a la dificultad del terreno. Las exploraciones, que se llevan a cabo en grupos de máximo ocho personas, pueden ser por medio día o día completo.

El hotel se encuentra en una colina del sector de"Te Miro Oone", a unos 8 kilómetros de Hanga Roa, el pueblo en donde vive la gran mayoría de los habitantes de la isla, por lo que proporciona un santuario de privacidad a todos los huéspedes y, al mismo tiempo, facilita el rápido acceso al pueblo y a las amenidades locales. Todas las habitaciones permiten observar en la distancia la inmensidad del océano, al tiempo que se disfruta de un entorno acogedor y cálido. 

Isla de Pascua: Tierra hecha de fuego, viento, agua y estrellas

Ubicada en la mitad del Océano Pacífico y a una distancia de 3 mil 700 kilómetros de las costas de América del Sur, Isla de Pascua o Rapa Nui es un gran cono volcánico que se eleva desde el fondo del mar. Su punto más alto es el volcán Rano Kau, a 500 metros sobre el nivel del mar. 

La isla tiene una extensión de sólo 166 kilómetros cuadrados, pero este pequeño triángulo de tierra fue la cuna de una fascinante civilización, cuyos vestigios -los moais, gigantescas esculturas de piedra- son ahora verdaderos símbolos en todo el mundo. Según la leyenda, el moai representa la unión de lo masculino y lo femenino. El símbolo femenino está representado a través de una piedra de color rojizo que se colocaba sobre la cabeza de los moais: el pukao. Moai y pukao, o la unión de lo masculino y femenino, se erigían sobre plataformas ceremoniales o ahus para proteger a las tribus con el mana de los difuntos, fuerza espiritual que debía ser transmitida a la generación siguiente y a todas las generaciones sucesoras para garantizar la supervivencia de la propia cultura en el futuro. 

Los ojos de los moais -hechos originalmente de coral- tenían la función de mantener vivo y activo al mana del difunto, y observaban y guiaban a los vivos en su camino, y a los muertos en su transición hasta convertirse en antepasados. 

Hoy en día es posible visitar estos monumentos y escuchar los relatos de los descendientes de esta cultura, que por generaciones guardan sus costumbres y mantienen vivas sus tradiciones. 

Se cree que los primeros habitantes de Rapa Nui llegaron a la isla a partir del s. IV D.C., después de un viaje por el mar desde una isla mítica llamada Hiva. Hoy sabemos que los primeros pobladores de la isla llegaron de la Polinesia.

En el idioma autóctono, la isla es conocida como Te pito o Te henua, que significa "El ombligo del mundo" y Mata ki te rangi, que equivale a "Ojos que miran al cielo". La denominación Rapa Nui se hizo posteriormente extensiva para referirse al pueblo aborigen y a su idioma. 

La isla fue descubierta en 1772 por el holandés Jacob Roggeven y luego visitada por varios marinos occidentales como el capitán James Cook y el conde de La Perouse. No se sabe a ciencia cierta cuándo, pero en algún momento antes de ser descubierta por los occidentales, se suscitaron en la isla intensas luchas internas entre los clanes. Se piensa que estos conflictos fueron causados por una severa escasez de recursos naturales.

Es probable que la isla haya sufrido una crisis de sobrepoblación en los siglos XVII y XVIII, lo que pudo haber provocado guerras entre las tribus, resultando en la destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moais. Los nativos comenzaron a vivir en cuevas y debieron padecer periódicamente la escasez de alimentos.

El 9 de septiembre de 1888, Chile consiguió la firma de un tratado con los nativos, representados por Atamu Tekena. Se redactó un documento en español y otro en rapanui mezclado con tahitiano. El texto en español hablaba de la cesión de soberanía a Chile. Desde entonces, la isla forma parte del territorio chileno.

El Parque Nacional Rapa Nui fue designado por la UNESCO en 1995 como Patrimonio de la Humanidad. Isla de Pascua es considerada el museo al aire libre más grande del mundo. Los islotes frente al acantilado del volcán Rano Kau están protegidos como Santuario de la Naturaleza desde 1976.

Cultura

Los habitantes actuales de la isla, poco más de cuatro mil personas, se han esforzado por preservar su cultura y tradiciones. La danza, la música y la artesanía tienen sus raíces en leyendas transmitidas de generación en generación. 

No debe perderse

Rano Raraku: Conocido como la fábrica de los moais, en este lugar, al pie de uno de los cráteres más hermosos de la isla, se pueden apreciar alrededor de 400 estatuas en distintos momentos de su construcción y transporte. La irregularidad y las fases diversas de construcción de los moais, que son visibles en esta cantera, dejan una impresión importante en los visitantes y es testigo del aparente abandono de esta actividad de un día para otro, sin que exista hasta hoy una explicación cabal de este acontecimiento.

Ahus: Alrededor de toda la isla se encuentran cerca de 300 plataformas o altares llamados Ahus; la mayoría de éstos fueron destruidos por la acción del hombre, animales y elementos naturales, pero muchos han sido restaurados y resultan una visita obligada en la isla. Entre ellos destacan los sitios de Vaihu, Akahanga, Heki'i, Raai, Te Peu y Vinapu, donde es posible observar estatuas, restos de asentamientos humanos (casas, cavernas, fogones y gallineros), además de sitios de cultivo y ceremoniales.

Ahu Tongariki: Sitio restaurado por el arqueólogo Claudio Cristino donde es posible apreciar 15 estatuas de pie de distintos periodos de construcción. Este lugar se encuentra también en un marco de impresionante belleza natural, cercano al volcán Poike y a Rano Raraku, la cantera de los moais. 

Ahu Nau Nau: La restauración de este sitio fue hecha por el arqueólogo rapa nui Sergio Rapu a fines de la década del 70. La plataforma está situada en la playa de Anakena, una de las pocas playas de la isla, lo cual añade un toque especial a la impresionante vista de las estatuas. Se pueden observar siete moais muy bien conservados, en los cuales se ven detalles que no pueden ser apreciados en otros moais como tatuajes, terminaciones y vestimentas. En este lugar fue encontrado durante la restauración, el único ojo de moai hecho del material original de coral marino que existe. Actualmente, esta pieza se exhibe en el museo de la isla.

Rano Kau: El volcán más grande en la isla. La cúspide de este volcán, a 500 metros sobre el nivel del mar, es el punto más alto en la isla. La vista desde este lugar es sobrecogedora. Desde aquí es posible divisar ambas costas de la isla, así como el grupo de islotes de gran importancia para la cultura Rapa Nui: Motu Kao Kao, Motu Iti y Motu Nui. El cráter del volcán es ahora un gran lago que contrasta agradablemente con la vista del horizonte y la inmensidad del mar. 

¿Cómo llegar?

La única aerolínea que llega a Isla de Pascua es LAN. Desde México es posible volar con LAN directamente a Santiago para después abordar un vuelo directo a la isla. El vuelo desde Santiago dura aproximadamente cinco horas. 

Clima

La isla tiene un clima marítimo subtropical que se encuentra profundamente influido por los vientos y las corrientes marinas. Las temperaturas no llegan a ser extremas pero hay viento durante todo el año. El mes más frío es agosto, con temperaturas que oscilan entre 14 y 17 °C. El mes más cálido es febrero, con temperaturas entre 24° y 27 °C. La isla se encuentra en el hemisferio sur del planeta, por lo que las estaciones son opuestas a las nuestras.