Es un mega-atajo de 5.24 kilómetros que promete ser de enorme utilidad para comunicar Santa Fe con San Jerónimo.

Cada vez que se ve un mapa del Poniente de la ciudad de México, sorprende la distancia geográfica que hay entre Santa Fe y San Jerónimo. Google Maps calcula un tiempo de trayecto de 95 minutos bajando por Constituyentes hasta el Periférico y tomarlo para llegar hasta el entronque con Luis Cabrera


Sin embargo, si se viajara en línea recta por el mismo trayecto, se recorrerían menos de 6 kilómetros, lo cual da dimensión del ahorro en tiempo y distancia. Eso será factible con la Supervía Poniente que, de caseta a caseta, cubre 5.24 kilómetros.

 

Con ingenio elevado a ser tecnología de punta, las piezas del puente <br />
se van colocando desde plataformas suspendidas de la estructura volada.
Con ingenio elevado a ser tecnología de punta, las piezas del puente
se van colocando desde plataformas suspendidas de la estructura volada.


La Supervía es una vialidad que será continuación de los puentes de los Poetas en Santa Fe, desde Avenida Centenario hasta Avenida Luis Cabrera. Habrá cinco puentes y cinco túneles que atraviesan las barrancas urbanas del poniente de la ciudad, respetando las áreas de conservación y las comunidades. De hecho, aquí radica uno de los elementos de la complejidad técnica, de ingeniería.

A lo largo de su trayecto, en la Supervía Poniente habrá cuatro entronques para el acceso y salida de vehículos: Avenida Centenario, Calzada de las Águilas, Avenida de las Torres y Luis Cabrera. De esa manera será más ágil la circulación vehicular.

“En total, este proyecto cuenta con una longitud troncal confinada de 5.4 kilómetros entre Avenida Centenario y el entronque con Luis Cabrera, y otros cinco mil metros lineales”, de acuerdo a la información difundida por el Gobierno del Distrito Federal.

Su uso será de cuota, salvo para el Eco BUS, transporte público con ruta Express que circulará por este circuito y que dará servicio a 30 mil personas diariamente, con una cuota que se prevé será económica.

Actualmente, el puente número 1 está en construcción sobre la barranca de Tarango. Va de la avenida Centenario a Av. Las Águilas, en donde conecta con un túnel que atraviesa Las Águilas. El puente 1 mide 245 metros y, en el punto más profundo del desnivel, las columnas de soporte llegan a tener una altura de 70 metros.

Debido a esta distancia entre la pista y el fondo del barranco, para la construcción se está utilizando una técnica innovadora que no requiere apoyarse en el suelo; todo el trabajo se hace mediante plataformas que cuelgan de los tramos ya terminados en cada sentido, sobre las que se trabaja para avanzar lentamente hacia la siguiente columna hasta que ambas plataformas se encuentren en el centro de cada tramo. El puente descansa sobre cuatro pares de columnas, con un claro de 105 metros entre la 2 y la 3.

Es la Supervía la obra más importante en su tipo que se lleva a cabo en América Latina, con ingeniería de alta especialización y complejidad.

 

CUIDADO Y PRESERVACIÓN

Como ninguna otra obra pública o privada que se esté llevando a cabo en la ciudad México, la Supervía Poniente ha recibido el mayor número de medidas de compensación y cuidado ambiental para minimizar los efectos en su construcción y operación.
“Se ha respetado el entorno ambiental y las comunidades”, señala la Secretaria del Medio Ambiente del Gobierno del Distrito Federal.

 

En un sentido a una hora, en el opuesto a otra. <br />Varios proyectos simultáneos prometen resolver este caos.
En un sentido a una hora, en el opuesto a otra.
Varios proyectos simultáneos prometen resolver este caos.

 

La Supervía Poniente está compuesta por cinco túneles y cinco puentes, combinación necesaria para atravesar las zonas urbanas y áreas verdes por donde pasa la vialidad de cuota de 5.24 kilómetros de largo.

 

Las medidas de compensación se han integrado a una serie de programas relacionados con la conservación hidrológica; la restauración de taludes, el rescate de fauna, la reforestación y el manejo de residuos forestales.

Un dato revelador del alcance de las medidas de cuidado ambiental está en el hecho de que, durante su construcción, la Supervía Poniente sólo requerirá el retiro de una tercera parte de árboles situados en áreas urbanas, respecto a lo proyectado originalmente. No obstante, como medida compensatoria se sembrarán 112,225 árboles que serán reforestados entre areas naturales y vialidades, para alcanzar una relación de 13 árboles nuevos por cada árbol retirado.

 

La distancia entre Santa Fe y Luis Cabrera se reducirá a menos de la mitad y en su mayoría será de vías rápidas.
La distancia entre Santa Fe y Luis Cabrera se reducirá a menos de la mitad y en su mayoría será de vías rápidas.

 

Las estructuras se desplazan lentamente hasta que coinciden con la estructura del lado opuesto en el centro del puente.

 

MOVILIDAD, EL BENEFICIO MÁS IMPORTANTE DE SUPERVÍA

Santa Fe será una de las zonas de la ciudad de México que más beneficio tendrá con la Supervía Poniente. Es un área comercial y de servicios que requiere vías alternas para facilitar el acceso y salida, la movilidad de miles de personas que acuden a trabajar, estudiar, realizar operaciones de negocio y prestación de servicios, además de una importante actividad comercial.
El transporte público sobre una vía rápida de peaje es una de las características más importantes que hará diferente a la Supervía Poniente.
La Red RTP de EcoBus que circulará por el área confinada de la Supervía no pagará cuota con el fin de mantener el pasaje lo más barato posible, de acuerdo a lo expresado por el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Lic. Marcelo Ebrard.

 

“El impacto ecológico será mínimo, dado que es un sistema de túneles y viaductos sobre las barrrancas”.

 

 

Actualmente un trabajador o estudiante que quiere trasladarse de Santa Fe a Luis Cabrera o viceversa necesita más de dos horas y 13 pesos en pasajes. Con la nueva vía y las rutas que se abrirán el tiempo será de 25 minutos y el costo de 4 pesos, señalan estimaciones iniciales del Gobierno del Distrito Federal.

Pero tomando estas cifras como base, puede hacerse un ejercicio y tenerse una idea aproximada: Si cada día entran a Santa Fe 80 mil empleados permanentes, 22 mil estudiantes, maestros y empleados de las escuelas, y 25 mil trabajadores eventuales; y si una quinta parte de ellos (estimación sin rigor estadístico) podrían aprovechar esta nueva obra, el ahorro para esas 127,000 personas sería de 24’130,000 minutos/usuario al día, sumando los trayectos de ida y vuelta (190 minutos por persona); en unidades de horas/hombre, eso equivale a más de 400 mil al día. Y en dinero, el ahorro llegaría a $1 millón 778 mil pesos (14 por persona), con base en las cifras del GDF. Además esta nueva opción desahogaría las otras vías de salida, Reforma y Constituyentes sobre todo, lo que significaría también un ahorro de tiempo para sus usuarios. Informes publicados por el Gobierno del Distrito Federal, el costo total de la Supervía será de 6 mil millones de pesos, que el Gobierno capitalino liquidará en un plazo de 30 años; la obra está programada para ser finalizada y entregada en diciembre de este año.  

 


Texto:Real Estate Market & Lifestyle