QUERÉTARO, DE LO BUENO, TODO

Estado fascinante, un lugar que amalgama siglos de historia, arte y cultura, además de extraordinarias bellezas naturales con dos Patrimonio de la Humanidad, un Pueblo Mágico y con una Reserva de la Biosfera, sin duda un destino de descanso y también de negocios.

Mosaico multicolor, desde el verde de su serranía al naranja de sus pintorescas y exquisitas construcciones virreinales, Querétaro es sin lugar a dudas un estado que lo tiene todo, no sólo protagonista de la historia mexicana, desde sus inicios indígenas hace más de mil 500 años, sino también uno de los mejores ejemplos de dinamismo y desarrollo, que lo posiciona en la actualidad como un destino atractivo no sólo para el turismo nacional sino también internacional.

Lugar de hermosas cúpulas y campanas sonoras que contrastan con el empuje y el dinamismo industrial; del cielo azul, hermosas caídas de agua y desafíos constantes de la naturaleza, Querétaro avanza hacia un futuro que nunca se había anticipado tan generoso y lleno de oportunidades. Dentro de los destinos turísticos al interior del país, y de acuerdo a datos de la Secretaría de Turismo del Estado de Querétaro, de octubre de 2003 a septiembre de 2008, se han recibido más de 8.8 millones de turistas-noche, generando una derrama superior a los 12 mil millones de pesos, manteniéndose en los primeros lugares de ocupación hotelera de los destinos del centro del país. En cinco años de gobierno estatal, se han invertido más de 118 millones de pesos para la promoción de Querétaro, cifra que se refl eja en la afl uencia de turistas nacionales e internacionales, la apertura de 78 hoteles en 16 municipios y la proyección de una sólida imagen como destino turístico.

Hoy en día es reconocido como un lugar donde se conjuga el buen vivir con la tranquilidad y belleza de sus pueblos y ciudades, distinguido con dos Patrimonio de la Humanidad otorgados por la UNESCO: Centro Histórico de Santiago de Querétaro y cinco templos misionales de la Sierra Gorda, así como un Pueblo Mágico (concedida a Bernal), y una Reserva de la Biosfera (Sierra Gorda queretana). Esther Carboney Echave, secretaria de Turismo de la entidad platicó con Real Estate Market & Lifestyle sobre esta región tan diversa como auténtica. Un estado que fusiona siglos de historia, arte y cultura, con un desarrollo en infra- Fabiola Galván Campos estructura y turismo de negocios, que a la vuelta de cinco años ha sorprendido a propios y extraños.

DESTINO TURÍSTICO Y DE NEGOCIOS

Una de las metas de la administración actual, bajo el mandato de Francisco Garrido Patrón, es la promoción y posicionamiento de los productos y servicios turísticos de Querétaro, a nivel nacional e internacional, como un destino al interior del país que no tiene playa.

 “Querétaro ha crecido mucho en materia turística en los últimos años. Pero ante todo en 2006, el 2007 y lo que va en 2008 hemos estado en primer lugar de ocupación hotelera, con una derrama económica anual de 2 mil 800 millones de pesos, únicamente en lo que se refi ere a hoteles”, explicó Esther Carboney. Tan sólo en el municipio de Querétaro se tiene una oferta de 4 mil 200 habitaciones, en tanto que en todo el estado se registran 7 mil 300 habitaciones, agregó la secretaria de Turismo.

Un destino donde el 90 por ciento de los turistas son nacionales y el 10 por cien to restante internacionales; de esta cantidad, el 80 por ciento proviene de Estados Unidos, principalmente por negocios. De este 90 por ciento de turistas nacionales, más del 53 por ciento provienen del Distrito Federal y su área metropolitana, y el resto llega de estados vecinos como Morelia, San Luis Potosí y Guanajuato.

MEGAPROYECTOS E INFRAESTRUCTURA


Esther Carboney Echave, Secretaria de Turismo del Estado de Querétaro.

 

La actual administración ha invertido más de 320 millones de pesos para mejorar la infraestructura con la que cuentan, con proyectos como la iluminación de la Peña de Bernal, fuentes danzarinas, imagen urbana en todas las cabeceras municipales de la Sierra Gorda, principalmente en Jalpan, y donde a los campamentos ecoturísticos realmente se les ha visto como un desarrollador económico y un generador de empleos.

La previsión para el 2009 y 2010 es aumentar la oferta hotelera en más de mil habitaciones, con una inversión de más de mil 200 millones de pesos por parte de la Industria Privada (IP), para dos grandes proyectos que tiene el gobierno de Querétaro.

Además de los 320 millones de pesos nada más para proyectos en los municipios, está el de centros comerciales, que son más de 400 millones de pesos en infraestructura adicionales, expresó la funcionaria. “Estos dos grandes proyectos son el Palacio de las Artes y un Centro de Convenciones que se están llevando a cabo, los cuales obviamente han hecho que la IP voltee hacia Querétaro, en aras de crecer la infraestructura turística con la que contamos”, destacó Carboney.

Se trata del Palacio de las Artes, un teatro para mil 500 personas, el cual cuenta con una inversión de más de 500 millones de pesos, proyecto que lo está desarrollando Obras Públicas del estado, ambicioso para tener un teatro, de los mejores a nivel nacional y de fomento a la cultura en el estado. El segundo es el Centro de Convenciones, proyecto que incluye una nave de casi 9 mil metros cuadrados para exposiciones y que está pensado para ser inaugurado en julio del año que entra “Si el 60 por ciento de turistas son de negocios y tenemos más de 170 convenciones al año, entonces necesitamos un espacio, sobre todo para exposiciones, porque ahora la infraestructura hotelera que tenemos sí te da para hacer convenciones desde 40 personas hasta 5 mil, pero no contamos con un centro de exposiciones grande”, agregó la secretaria estatal de Turismo.

Yo les diría –insistió Carboney- que Querétaro tiene una combinación muy especial y por eso es que estamos en primer lugar, porque tenemos todo para hacer negocios, de lunes a jueves ocupaciones al 60 por ciento, un gran número, más de 173 congresos al año y además somos un destino excelente para un fi n de semana.

 

 

TURISMO CULTURAL; PATRIMONIO MUNDIAL

Adentrarse en esta tierra es descubrir más de cuatro siglos de historia plasmada en su acueducto, icono con el que se reconoce Querétaro alrededor del mundo; templos, palacios y casas virreinales. Ciudad barroca denominada alguna vez, marcada por las grandes obras arquitectónicas barrocas de los siglos XVII y XVIII.

Entre los claros ejemplos de estética barroca, con efectos dramáticos podemos contar el templo de Santa Clara, uno de los más importantes y opulentos de la Nueva España; el de Santa Rosa de Viterbo y el ex convento de San Agustín, actual Museo de Arte, considerado el claustro más bello de América. Ni que hablar de la Plaza de Armas, la Casa de la Corregidora (desde aquí se conspiró el movimiento de Independencia). Entre otros más: la Casa de la Marquesa, casona barroca fi namente detallada. Catedral de Querétaro, templo que muestra la transición del barroco al neoclásico; templo y convento de la Santa Cruz, fuerte protagonista de la historia, curiosamente en su huerto crecen árboles con espinas en forma de cruz, construcciones que alternan líneas rectas y ondulantes, buscando continuamente el movimiento. Santiago de Querétaro es una ciudad que tiene un fuerte pasado virreinal, con sus edifi caciones decoradas al más puro estilo barroco y del cual su Centro Histórico ha sido distinguido como Patrimonio Mundial, que junto con los cinco templos misionales de la Sierra Gorda, se han hecho merecedores a dos distinciones de la UNESCO.

El Centro Histórico es Patrimonio de la Humanidad desde 1996, con una riqueza virreinal en todas sus calles y andadores, por donde se puede caminar hasta altas horas de la noche en un entorno de completa seguridad. Además de disfrutar de un café, de su teatro vivo a través de las leyendas queretanas o las famosas callejoneadas con la estudiantina de Querétaro.

El segundo Patrimonio se refi ere al de las cinco misiones franciscanas, localizadas en la Sierra Gorda, que recibieron la distinción en 2003 y dignas de admiración. Se trata de un grupo de inmuebles religiosos que son testimonio de la última fase de evangelización en México que son los templos misionales de Jalpan, Tilazo, Tancoyol, Landa y Concá, verdaderas obras de arte, esplendor del barroco mestizo.

“Creo que hay pocos estados con tanta riqueza cultural como nosotros. Por las calles de Querétaro se puede percibir la historia del país. Aquí inició la Independencia, aquí están todas las casonas, museos y bueno tenemos las misiones franciscanas con sus fachadas impresionantes, una mezcla de lo español con lo indígena”, remarcó Esther Carboney.

JOYA VERDE: SIERRA GORDA

Querétaro posee una gran variedad de paisajes, desde las llanuras centrales hasta la Sierra Gorda, pasando por toda la diversidad de formas, mesetas, valles, cañones, cañadas y peñones. “El otro patrimonio cultural que tenemos son las Cinco Misiones franciscanas que están en la Sierra Gorda, que además de Reserva de la Biosfera, es una riqueza natural impresionante donde se puede realizar mucho turismo de altura”, dijo Carboney. La Sierra Gorda, creada en 1997 y la cual tiene como fi n proteger su riqueza natural mientras se regenera la fl ora y fauna, se ubica al norte del estado, una las áreas protegidas de México, ya que por sus riquezas naturales ha merecido formar parte de la Reserva de la Biosfera del planeta. Esta reserva ocupa el primer lugar en cuanto a ecodiversidad se refiere, dada su situación geográfica, sus accidentes topográfi cos y sus extremos en precipitación. Cuenta con seis ecosistemas diferentes, más de 130 especies de mamíferos, 325 tipos de aves y 650 especies de mariposas, además del espectáculo de diversidad natural como cascadas, cuevas, sótanos naturales, cañones y grutas.

“Tenemos muchos campamentos ecoturísticos, unos impresionantes”, dijo la secretaria y se refi rió a los llamados La Isla, en la presa de Zimapán ideal para la pesca de lobina negra; El Jabalí, que tiene como atractivo principal un recorrido en cuatrimoto que pasa por ríos, cañones y montañas; Aventura Park, rodeado de montañas boscosas, ideal para deportes extremos; Río Escanela, campamento justo donde corre un río a través de un cañón; San Pedro Huimilpan donde se puede practicar la pesca deportiva y el ciclismo de montaña; y San Juan de los Durán. Todos estos campamentos poseen instalaciones necesarias para realizar un campismo de lujo, con cabañas tipo safari, comedor y áreas recreativas.

PEÑA DE BERNAL Y TEQUISQUIAPAN

Siete estados se encuentran dentro del programa de tesoros coloniales del Centro del país y que son: Michoacán, Guanajuato, Aguascalientes, San Luis Potosí, Zacatecas, Durango y Querétaro. La Peña de Bernal, tercer monolito más grande del mundo (con sus más de 300 metros de altura, sólo superada por el Peñón de Gibraltar en España y el Pan de Azúcar en Brasil), es uno de los atractivos naturales más impresionantes que existen en todo México, nombrado Pueblo Mágico, en donde se han invertido casi 30 millones de pesos para infraestructura turística. “Por ahí dicen que la Peña emite cierta energía, es el pueblito más longevo de todo el país, y cada 21 de marzo, en el Equinoccio de Primavera se juntan más de 15 mil personas, todas vestidas de blanco, se agarran de la mano y cantan el Himno a la Alegría… se siente algo muy especial, una magia muy especial”, afirmó. “Queremos hacer de Jalpan (una misión construida entre 1751 y 1758) un pueblo mágico, ubicado en la Reserva de la Biosfera. Un pueblito que tiene mucha magia, mucha gastronomía”, refirió la funcionaria estatal.

Otro destino muy posicionado turísticamente es Tequisquiapan. En 1551 fue bautizado con el nombre de Santa María de la Asunción y de las Aguas Calientes. Para 1656 el nombre cambió al que tiene actualmente, palabra de origen náhuatl que significa lugar de agua y tequezquite y “con más de mil habitaciones y 10 mil casas de personas que ya vienen a pasar un fin de semana, sobre todo gente del Distrito Federal, que busca realizar paseos en globo, a caballo y bueno con toda la artesanía que tiene Teques”, agregó la encargada de Turismo. Municipio que conserva la imagen virreinal de angostas calles y plazuelas llenas de fl ores, con numerosos balnearios, hoteles y restaurantes; con su plaza principal y mercado, lugares donde se puede adquirir los tradicionales objetos tejidos de vara y mimbre.


Paseos en globo en Tequisquiapan

RUTA DEL QUESO Y VINO

El semidesierto queretano es un espacio que comprende tanto los pintorescos pueblos provinciales de Tequisquiapan, Bernal y Cadereyta como las fi ncas vinícolas Cavas Freixenet (establecida en 1979) y Viñedos La Redonda (fundada en 1972), estos últimos en la ruta de quesos y buenos vinos queretanos. Actualmente se están produciendo 21 vinos, muy poca gente lo sabe, pero la verdad –dijo Esther Carboney- es que aquí en Querétaro, a tan sólo 150 kilómetros de la Ciudad de México tenemos un viñedo muy interesante, La Redonda donde se producen nueve vinos, en su gran mayoría espumosos pero también de tipo blanco, tinto o rosado.

Por el otro, están las cavas de Freixenet a 10 minutos de la Peña de Bernal, a 25 metros de profundidad, lugar donde se controla la temperatura y la humedad para la perfecta crianza de 12 vinos. Se distingue por la elaboración de vinos espumosos a través del método champenoise. El vino llegó a Querétaro con los españoles. En el siglo XVI era indispensable para los europeos, no sólo por motivos placenteros, sino también por sus atributos religiosos. A principios del siglo XVII, el Rey de España ordenó la destrucción de los viñedos del nuevo continente. Sin embargo, desde mediados del siglo XX, la industria vinícola mexicana goza de buena salud. Estas dos cavas ofrecen recorridos gratuitos todos los días, donde se puede conocer el proceso de elaboración de los vinos y el cuidado que se tiene para su adecuada confección. Pero un buen vino maridado debe tener un queso queretano.

Quesos Vai está ubicado a 20 minutos de Tequisquiapan, rancho donde se ha puesto esmero en elaborar artesanalmente sus productos. El otro es el Rancho La Hondonada, a 15 minutos de Bernal donde se produce leche orgánica además de sus quesos. Ambas queserías están abiertas al público, y ofrecen recorridos donde se descubre el proceso de producción de quesos.


Ejemplo de arquitectura religiosa y colonial.

QUERÉTARO Y SU GASTRONOMÍA

Es un estado que también en la parte culinaria tiene una gran diversidad de platillos. La cocina queretana está dividida por regiones, con una vasta carta de platos que mezclan recetas, sabores y tradiciones indígenas y mestizos. Parte de esta cocina la conforman quesos, carnes secas de sabor único, atole de teja confeccionado con semilla de girasol y el famoso Zacahuil, tamal preparado con carne de cerdo, pollo o guajolote, guisado con variedades de chiles secos. “Tenemos una gran riqueza, acabamos de estar en una muestra gastronómica”, dijo la funcionaria. Y de inmediato enumeró el menú queretano compuesto de gorditas de migaja, tostadas de arriero con nopales, agua de chia y de tuna, margaritas de Xoconostle, enchiladas queretanas, chile queretano, tostadas de escamoles, sopa de camote, sopa la Reina, pescado y trucha al puñete, pollo queretano, lomo de cerdo en chile negro, hasta postres como la tarta de almendra con Xoconostle, y helado de mantecado.

El estado ofrece además una gran variedad de cocinas del mundo en numerosos restaurantes de la ciudad capital y las principales ciudades del estado: comida china, española, italiana, argentina o tailandesa, que pueden disfrutarse acompañadas de una buena copa de vino de la región. En fi n, que después de todo esto es imposible no dejar de visitar Querétaro, uno de los mejor comunicados gracias a la autopista conocida como la Carretera del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que comunica con la ciudad de México, San Luis Potosí, Monterrey y Nuevo León.

Con un aeropuerto de los más modernos y funcionales, localizado a 34 kilómetros de Santiago de Querétaro; además de su terminal de autobuses que dispone de 13 líneas locales y 16 foráneas. Con hoteles para todos los gustos y presupuestos, donde también se podrán encontrar pequeños hoteles, acondicionados en casonas de los siglos XVIII y XIX, hoy convertidas en espacios acogedores y llenos de encanto. “De verdad, es un estado que lo tiene todo”, remató la secretaria de Turismo Carboney


Casa Don Bartolo.