La economía mexicana, medida por el Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), creció en febrero 4.1% anual de acuerdo con la serie original y 2.8% anual con cifras desestacionalizadas, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Considerando las cifras desestacionalizadas, las actividades con mayor dinamismo fueron las terciarias (servicios) con 3.9% anual y las primarias con 3.6%, Frente al mes de enero, el IGAE creció 0.2% en términos reales durante febrero.

El sector servicios todavía siguió mostrando un buen comportamiento gracias al avance que se observó en los subsectores de servicios financieros y de seguros. Subieron 4% anual (mayor subida desde mayo de 2013), así como de los servicios profesionales, científicos y técnicos, los cuales crecieron 5.6% anual (el mayor incremento desde febrero de 2013).

En el sector industrial, la actividad en las industrias manufactureras subió 1.8% anual, mostrando una desaceleración respecto al 2.4 y 2.2% en los meses de diciembre y enero, respectivamente. El menor avance de la producción manufacturera en los últimos meses se explica por el menor ritmo de crecimiento que ha presentado este sector en Estados Unidos.

Analistas de Banorte-Ixe indicaron que el avance de 4.1% en la actividad económica de febrero se explicó parcialmente por el efecto calendario del año bisiesto, ya que dicho efecto agregó un día laboral más a la comparación anual. Agregaron que continúan “esperando un mejor desempeño de la economía mexicana para el primer semestre del año. A pesar del moderado avance que registró la economía mexicana en el 2015, continuamos pensando que la dinámica de crecimiento de la actividad económica será más favorable en el primer semestre del presente año. En particular, la demanda interna continúa mostrando un desempeño favorable derivado del aumento en el poder adquisitivo de los hogares mexicanos y de la mayor inversión que han realizado las empresas ante la perspectiva más positiva que predomina para México dada la aprobación de las reformas estructurales”.