El arquitecto Mark Foster Gage ha presentado el diseño de un rascacielos de lujo de 455 metros de altura en Manhattan (41 West 57th Street), Nueva York, el cual cuenta con una fachada tallada de forma única envuelta por balcones hechos a medida para cada una de sus 91 unidades residenciales.

El rascacielos propuesto en el corazón de Manhattan, contaría con una fachada de piedra tallada y llamativos destellos de bronce. Debido a su esplendor, la torre residencial gigantesca ha sido descrita como lo que podría ocurrir si "Miguel Ángel fuera traído de vuelta a la vida y se le encargara diseñar un rascacielos".

El arquitecto responsable del diseño de la torre, destacó: "Creo que muchos de los edificios de altura que se están construyendo en la ciudad de Nueva York son prácticamente libres de diseño arquitectónico, son tan solo cajas de cierta altura cubiertos en muros cortina vidriados con productos seleccionados. Eso no es diseño”.

“El diseño es pensar en un gran número de cosas, como la manera en que aparece el edificio desde diferentes distancias, o en este caso, cómo hacer que cada piso sea exclusivo para el propietario", agregó Gage.