El ‘Centro de Convenciones Distrito Tecnológico La Plata’ será desarrollado por cuatro arquitectos argentinos.

3 No me gusta0

El Concurso Provincial de Ideas ‘Centro de Convenciones Distrito Tecnológico La Plata’, en Argentina, ya tiene un ganador, y con el proyecto se estimulará la transformación urbana a partir de un espacio para la creatividad, innovación tecnológica y conexión entre el gobierno, la academia, las empresas e instituciones.

Auspiciado por la Federación Argentina de Entidades de Arquitectos (FADEA), busca mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, fomentar la competitividad de la Pequeña y mediana empresa (Pymes) y los negocios, además de potenciar la eficacia de la administración pública.

El concurso fue organizado por el Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires (CAPBA DI) y promovido por la Municipalidad de La Plata, en donde el jurado otorgó el primer premio a los arquitectos Agustina Ronconi, Valentín Ayala, Rodrigo Ballina Benites, Luciano Del Valle y Agustina Ronconi.

Quienes mencionaron que entienden que el futuro centro de convenciones debe asumir el papel de un espacio de transformación urbana: Devolver a la ciudad un patrimonio de gran valor histórico/arquitectónico, creando un nuevo telón urbano de fondo con el espacio público de antesala como protagonista.

“En donde la calidad de vida del entorno se eleve y así mismo, esta intervención pueda motivar obras futuras que concreten las potencialidades de la ciudad de La Plata… Devolverle a la ciudadanía un espacio público recreativo, eleve la calidad de vida de los vecinos, permita ofrecer nuevas funciones y servicios, recorridos alternativos y diversidad de actividades”.

La idea es ceder a la ciudad el mayor espacio público posible con la plaza sobre calle 20; solo se decide remover el galpón incompleto, para insertar una nueva pieza urbana que conforma un edificio simple y sintético que aglomera las dependencias municipales y el espacio para empresas y emprendedores.

La estructura original de los galpones, se preservará por completo, solo recambiando la cubierta, ya que se acopla a la modulación general heredada de la manzana y sus cobertizos; tendrá una gran terraza verde y la recolección de agua de lluvia en la misma, incluso, utilizaría  un sistema de paneles solares.

/Con información de ArchDaily/