La galería OMR anunció la apertura de una nueva sede ubicada en la colonia Roma de la Ciudad de México. Esto como una de las primeras acciones oficiales de Cristóbal Riestra, quien recientemente tomó el mando de la compañía.

El proyecto se desarrolló junto con Mateo Riestra, José Arnaudo-Bello y Max Von Wertz, colaboradores de Arquitectos RAW.

Entre lo más destacado del nuevo establecimiento están cuatro columnas de concreto que detienen la sala principal de la galería, misma que se divide con la finalidad de crear dimensiones interesantes al espectador. La finalidad fue crear un espacio de exposición monumental y de carácter con el que se rompan esquemas acerca de las salas de exhibición tradicionales a través de un sencillo detalle minimalista white cube.

También se creó un espacio de uso múltiple, donde se podrán producir documentales y fotografías, sirviendo como extensión de estudio de trabajo pensado para los artistas.

Durante esta nueva dirigencia en la Galería OMR se pretende fungir como lugar de exhibición comercial y a la vez como centro cultural a través del cual se impulse el trabajo artístico en México a nivel nacional e internacional, así como introducir y fomentar el trabajo en corrientes como el coleccionismo. La galería también prevé la posibilidad de realizar colaboraciones con otras galerías, museos e institutos de educación superior.