Aprobó una enorme partida para que el gobierno federal opere hasta el 6 de marzo de 2009 proyectos y actividades que de otra manera no estarían cubiertas en las cuentas anuales Por Real Estate Market WASHINGTON.- El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, aprobó una enorme partida de gastos que incluye un paquete crediticio de 25 mil millones de dólares para las automotrices locales, dijo en un comunicado la Casa Blanca. La partida incluye fondos para que el gobierno federal opere hasta el 6 de marzo de 2009 proyectos y actividades que de otra manera no estarían cubiertas en las cuentas anuales. La acción se produce después de que el Senado aprobó el fin de semana el proyecto de ley que provee más de 630,000 millones de dólares para gastos de Defensa, Educación, Agricultura, Salud, Ayuda Extranjera y otros programas de gobierno después de que el actual año fiscal expire el 30 de septiembre. El proyecto de ley dispone 7,500 millones de dólares en dinero de los contribuyentes para garantizar 25,000 millones de dólares en préstamos de bajo interés para ayudar a General Motors, Ford Motor y Chrysler LLC a producir vehículos más eficientes en el consumo de combustible. Los fabricantes de automóviles de Estados Unidos han dicho que el paquete de préstamos les daría acceso a capital en un momento en el que los mercados crediticios están cerrados y en el que están siendo obligados a invertir en nuevas tecnologías para cumplir nuevos estándares federales más rígidos de ahorro de combustible. El paquete de préstamos, el mayor subsidio federal para la industria automotriz desde el rescate de Chrysler en 1980, fue aprobado el fin de semana pasado por el Congreso cuando el foco del debate se centraba en el paquete de rescate financiero de 700,000 millones de dólares. GM, Ford y Chrylser han dicho que pueden arreglárselas sin los préstamos federales, pero también sugirieron que sin ese subsidio miles de empleos en la industria podrían estar en riesgo. Ambos candidatos presidenciales, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, apoyaron el paquete de préstamo a la industria automotriz, que cuenta con un fuerte apoyo en estados electorales decisivos como Michigan y Ohio.