La mejora de hipoteca en México continuará con un excelente crecimiento durante 2016. El mercado ha detectado una gran oportunidad para conseguir condiciones más favorables frente a las que contrató en su crédito original hace cinco años o más, obteniendo plazos más cortos, tasas más bajas y montos menores, entre otros beneficios.

La subrogación hipotecaria es ahora la nueva batalla que están librando las instituciones financieras entre sí, ya que no sólo están ofreciendo las mejores tasas de interés para el cambio de hipoteca, sino otras condiciones favorables como la eliminación de la comisión por apertura del crédito o seguros a un mejor costo, entre otros.

Y aunque se prevé que las tasas de interés pudieran aumentar a partir del segundo semestre del  año, seguimos considerando que la mejora de hipoteca podría crecer al menos 40% al cierre del 2016.

La sustitución de hipoteca ha resultado un buen negocio para los bancos y una excelente opción para quienes tienen un crédito hipotecario con un buen historial de pagos, esto en gran medida por los niveles históricos que se han observado en las tasas de interés del crédito hipotecario en México y que hoy oscilan entre 8 y 10 por ciento.

Durante 2014, la portabilidad bancaria de hipotecas registró 11,313 movimientos. Para el cierre del 2015, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) informó que ésta había contabilizado 16,311créditos hipotecarios bajo esta modalidad.

Para 2016 estimamos que la historia no será diferente, por ende, es ahora cuando más se debe pensar en este proceso, antes de que la banca aumente sus tasas de interés.

A continuación comparto el proceso de la mejora de hipoteca, no hay que perder la oportunidad de ahorrar tiempo y dinero.

1.       Apoyarse en un especialista en gestión de créditos hipotecarios: él analizará el perfil crediticio, hipoteca actual y las necesidades para sugerir las opciones disponibles en el mercado más convenientes.

2.       Solicitar la mejora de crédito: una vez que ya se determinó el producto bancario, se debe realizar la solicitud de la mejora de hipoteca; el banco procederá a evaluar  al sujeto de crédito y esto será determinado por sus ingresos; antecedentes en el buró de crédito y  el histórico de pagos de su crédito actual.

3.       Evaluación de la garantía: la institución financiera realizará un avalúo del inmueble para confirmar que cumple con los requisitos que se pide y con su valor comercial. Al mismo tiempo se debe obtener el visto bueno jurídico del banco. Se asigna una notaría para  confirmar que los pagos de Impuesto Predial y Derechos de Agua están al corriente y que no hay limitaciones jurídicas para llevar a cabo la mejora de hipoteca.

4.       Obtención de la mejora de hipoteca: una vez que el crédito se autorizó y se concluyó el avalúo, el trámite será turnado a una notaría pública para que ésta haga las gestiones pertinentes y se pueda citar a la firma de la nueva escritura. En muchos casos el banco corre con estos gastos por lo que no se tiene que preocupar por ello.

5.       Firma del nuevo crédito: con crédito, avalúo y notaría listos, se podrá programar la firma del crédito. En una sola exhibición se recibirá el importe total del crédito (equivalente al adeudo actual) para que en ese momento se pueda liquidar al banco de origen y empezar con los pagos en el nuevo banco.

El porcentaje de ahorro va a depender de la situación de cada crédito y de las características del producto bancario elegido. Las variables más importantes que determinan el monto del ahorro en una sustitución de hipoteca son el plazo y el monto del crédito.

 

*Fundador y Director General de SOC Asesores Hipotecarios

www.socasesores.com @socasesores.com