Sigue la incertidumbre si el gigante inmobiliario pagará los intereses de su deuda, cuyo plazo fue ayer jueves; aunque tiene 30 días de gracia para no caer en “default”

2 No me gusta1

Evergrande, el que fuera el segundo desarrollador inmobiliario más grande de China y que enfrenta pasivos por más de 300,000 millones de dólares, es el “nuevo factor de riesgo para los mercados financieros”, consideraron Alejandro Padilla, director general adjunto de Banorte

Análisis Económico y Financiero, Manuel Jiménez, director Estrategia de Mercados en Banorte.

Indicaron que dada la endeble situación financiera de Grupo Evergrande, no se descarta la posibilidad de que su caso se torne en un riesgo sistémico para China y el resto del mundo, lo que ha exacerbado el nerviosismo de los inversionistas.

“El gran apalancamiento de Evergrande, aunado a sus problemas de generación de flujo de efectivo, han aumentado el nerviosismo entre inversionistas sobre los posibles efectos de contagio a un sinnúmero de instituciones financieras, empresas del sector inmobiliario, el gobierno chino, casi 1.5 millones de personas que aguardan una vivienda que todavía no se ha construido, proveedores, entre otros”, puntualizaron los directivos. 

El miércoles la empresa informó que había llegado a un acuerdo con los tenedores del bono denominado en yuanes, cuyo pago de cupón debía de realizarse este jueves 23 de septiembre, por el equivalente a 35.8 millones de dólares.

Sin embargo, la empresa china no había informado sobre algún pago, aunque tiene 30 días de gracia antes de ser declarada en default.

Las presiones se acentuaron cuando el regulador financiero chino pidió a la compañía enfocarse en completar la construcción de propiedades no terminadas, pagar a los inversionistas individuales y evitar un default en el corto plazo de sus bonos en dólares por otros 83.5 millones de dólares con vencimiento ayer jueves. 

Datos de la institución financiera indican que hasta junio pasado, el pasivo total de Evergrande superaba los 300,000 millones de dólares; de los cuales 243,567 millones de dólares están catalogados como pasivos de corto plazo.

No obstante, la deuda total con costo asciende a 88,548 millones y su capital contable es de 63,656 millones. En el activo, la empresa tiene efectivo disponible por 13,686 millones de dólares e inventarios por 220,553 millones de dólares, estos inventarios son principalmente desarrollos inmobiliarios sin terminar y de difícil venta en el corto plazo. 

Ante ello, el regulador financiero chino ha declarado “a los gobiernos locales que se preparen para una potencial caída del desarrollador inmobiliario, así como prevenir disturbios y mitigar el impacto en los compradores de vivienda”, refirieron los directivos.