La economía mexicana experimentará durante 2011 un crecimiento sólido que fluctuará  de entre 4.0 y 4.8 %, por lo que la desaceleración frente a 2010 será moderada y con una mejor participación del mercado doméstico y la garantía de estabilidad financiera.

El sector externo seguirá siendo una fuente de crecimiento importante, como en 2010, debido a que Estados Unidos ha logrado evitar una recaída y observa una recuperación en su ritmo de crecimiento.  Lo más positivo es que los sectores vinculados con el mercado interno tendrán mayor participación, porque presentarán un crecimiento generalizado por la recuperación del empleo, el consumo y la inversión, entre ellos destacará la recuperación de la industria de la construcción.

De acuerdo con previsiones de analistas, el Producto Interno Bruto (PIB) de México creció alrededor de 5.2 % en 2010. Para 2011, la última encuesta de expectativas que publicó el Banco de México (Banxico) en diciembre pasado, el consenso de analistas pronosticó un crecimiento de 3.5 %.

Este pronóstico iba muy de la mano con un escenario de menor crecimiento de Estados Unidos. Sin embargo, las cifras de las dos últimas semanas de diciembre y de todo enero muestran una economía norteamericana sin riesgo de caer en una doble recesión, y más bien reflejan una tendencia de recuperación en su ritmo de crecimiento.

 

Edificio HL, N.Y. Estados Unidos.|
Edificio HL, N.Y. Estados Unidos.

 

Por ello, y por la influencia que tiene sobre la economía mexicana, los pronósticos de crecimiento han mejorado sustancialmente. La encuesta de expectativas de analistas de mercados financieros que realiza Banamex, publicada el 20 de enero, indicó que el consenso del mercado pronostica un crecimiento promedio de 4.1%, con un máximo de 4.8%. Es decir, está mejorando sensiblemente el escenario de crecimiento para México.

Esta misma encuesta reveló que otras instituciones, como Banorte, Ixe, Vector y JP Morgan, coinciden en que México crecerá a un ritmo de 4.5 % para el año en curso.

 

Una economía estadounidense más fuerte debe mantener el impulso manufacturero, elevar la demanda por servicios mexicanos y potencialmente aumentar los flujos de inversión y remesas a México.

 

¿Visión optimista?

 

Es importante destacar que hasta el cierre editorial estas previsiones son más optimistas que las presentadas por el gobierno federal e incluso que el mismo Banxico.

El gobierno mexicano tiene una previsión de crecimiento para el 2011 de alrededor de 3.9 %, pero recientemente el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, dijo que podría revisarla al alza próximamente, ante alentadoras señales de solidez en el mercado interno del país. Por su parte, Bruno Ferrari, secretario de Economía, declaró que la economía mexicana crecerá 4.0 % en el 2011.

 

El sector externo seguirá siendo una fuente de crecimiento importante, como en 2010, debido a que Estados Unidos ha logrado evitar una recaída y observa una recuperación en su ritmo de crecimiento.

 

En contraste, prácticamente al arranque del año, el entonces presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Mario Sánchez Ruiz, proyectó para este año un crecimiento de hasta 5.0 %, aunque pidió fortalecer el mercado interno y no apostar solamente a las exportaciones hacia Estados Unidos.

Por su parte, la división de Estudios Económicos de Banamex revisó su pronóstico de crecimiento para el año en curso, mencionando 4.8 % (de 3.9 %), es decir, casi un punto porcentual.

“Nuestro actual pronóstico tiene en cuenta las perspectivas de un mayor crecimiento en Estados Unidos para este año, sobre todo para el sector manufacturero, un segmento clave para el desempeño de la actividad en México. En consecuencia, ahora prevemos un repunte mayor en la actividad económica, con una tasa de crecimiento del PIB para 2011 de 4.8 %.”

 

Puestos de carga conterenizada , Ensenada.
Puestos de carga conterenizada , Ensenada.

 

“Nuestro análisis del desempeño económico local durante el año 2010 sugiere que no existen impedimentos estructurales para mayores tasas de crecimiento; la desaceleración que se llevaría a cabo en virtud de un escenario inercial, básicamente, se debía a una desaceleración de la demanda externa. Si, por el contrario, suponemos una demanda externa que mejorará su ritmo de crecimiento creemos que México podrá seguir creciendo a un ritmo similar al registrado en el segundo semestre de 2010.”

Los analistas de Banamex apuntaron que la revisión al alza del crecimiento del PIB naturalmente implican una mayor inflación: ahora estiman la inflación al cierre de 2011 en 3.9 contra 3.5 % del pronóstico anterior.

“Hemos argumentado que un factor clave detrás de la estabilidad de la inflación en 2010 fue la debilidad de la demanda local. En el escenario inercial esto prevalecía todavía para el 2011, ya que la brecha de producto se mantendría en territorio negativo durante la mayor parte del año. Por otro lado, una fuerte tasa de crecimiento del PIB implica un cierre de la brecha de producto a un ritmo más acelerado.”

Piensan que un efecto indirecto de una mayor actividad en el exterior, un aumento de precios de los commodities de alimentos, también afectará a los precios locales de alimentos procesados, fenómeno que ya se ha mostrado en los resultados de inflación para la segunda mitad de diciembre de 2010.

“Calculamos que estos dos factores requerirán un ajuste al alza de 0.55 puntos porcentuales en nuestro pronóstico de inflación anual de fin de año. En ello, también estamos asumiendo un tipo de cambio más fuerte que debería ayudar a reducir la inflación anual en un estimado de 0.15 puntos porcentuales. El efecto neto de estos cambios lleva a nuestro nuevo pronóstico de la inflación de fin de año a 3.9 % (un aumento de 0.4 puntos porcentuales respecto a nuestro pronóstico anterior).”

Estados Unidos sigue siendo el punto fino

Otro ejemplo es el de la casa de bolsa de la firma UBS, que prevé que la economía crezca 4.3 % en 2011; antes la correduría esperaba un repunte económico de 3.7 %. UBS aseguró un panorama más benigno del sector industrial local, dependiente de Estados Unidos, y un mejor desempeño del mercado interno.

“La decisión reciente de nuestros economistas en Estados Unidos de elevar la tasa de crecimiento de 2011 de 2.7 a 3.3 % está, por mucho, detrás de nuestro nuevo pronóstico. Una economía estadounidense más fuerte debe mantener vivo el impulso manufacturero, elevar la demanda por servicios mexicanos y potencialmente aumentar los flujos de inversión y remesas a México”, informó UBS.

UBS, junto con Banamex, fueron entre las primeras entidades en elevar sus pronósticos para México durante enero y es muy probable que más instituciones lo hagan próximamente.

 

Estabilidad garantizada

 

La economía mexicana parece la más segura de todos los países emergentes, ha actuado prudentemente y podrá enfrentar la volatilidad que se presente, afirmó  Manuel Guzmán, economista en jefe de Ixe Grupo Financiero.

Después de la crisis de 2009 México actuó de manera prudente, al incrementar sus reservas internacionales, contratar un seguro petrolero y una nueva línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI), agregó Manuel Guzmán.

Las reservas internacionales del Banxico superan los ciento diez mil millones de dólares y se ubican en máximos históricos; el directorio del FMI aprobó en este comienzo de año la Línea de Crédito Flexible (LCF) para México por 72 000 millones de dólares, con vigencia de dos años. Desde finales del año pasado México contrató coberturas petroleras para garantizar que el precio de la mezcla mexicana de exportación sea el determinado en el presupuesto y estén garantizados los ingresos del mismo.

La Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banxico destacaron que la disponibilidad del financiamiento contingente del FMI permitirá fortalecer aún más la economía mexicana durante 2011 y 2012, frente a cualquier riesgo asociado a la situación económica y financiera mundial.

“Seguiremos viendo volatilidad en los mercados financieros, pero México tiene condiciones favorables para enfrentar estos movimientos”, indicó Manuel Guzmán.


Texto:Eunice Martínez

Foto: MORGUE, Comunicación social de PEMEX, Secretaria de Comunicación y Transportes, STOCKX