El Ing. Carlos Slim, Germán Larrea, Alberto Baillères y Ricardo Salinas Pliego, entre otros grandes empresarios mexicanos, le apuestan al negocio de las energías renovables y ya han invertido alrededor de 1,190 millones de dólares (mdd), con la expectativa de inyectar otro monto similar hacia el 2020.

El mercado de electricidad para la industria está valuado en 10,791 mdd al año y ellos buscan ser sus principales proveedores. Su interés por invertir en la generación eléctrica responde a la expectativa de la nueva demanda que habrá en México con la reforma energética, ya que los industriales podrán comprar energía sin la intervención de CFE.

El 24 de diciembre se publicó la ley de Transición Energética en el Diario Oficial de la Federación con el objetivo de que las energías limpias participen con el 25% del total de la generación de electricidad en el 2018, 30% en 2021 y 35% en 2024.

En 2018 las empresas deberán comprobar su consumo sobre energía renovable o comprar certificados de energías limpias conocida como CEL’s, para promover más inversiones en el sector.

El Ing. Carlos Slim participa con un 60% en el fondo Grupo Enesa para proyectos de energía y por medio de su subsidiaria Invenesa desarrolla siete proyectos de energías renovables por mil 750 MW, de los cuales, 660 MW son solares y eólicos.

Con México Generadora de Energía, German Larrea, invirtió en el desarrollo del Parque Eólico El Retiro con el objetivo de satisfacer al 100% las necesidades de sus empresas aunque está abierto a la venta de energía a terceros.

Alberto Baillères, cuenta con dos negocios de energía (Fuerza Eólica del Istmo y Termoeléctrica Peñoles) que generan la energía que necesitan sus unidades de negocio y le permiten ahorrar unos 70 mdd al año.

Con Grupo Dragón, Ricardo Salinas Pliego ha desarrollado dos parques eólicos y uno geotérmico, con los cuales vende electricidad a dos de las empresas que controla (Grupo Elektra y Banco Azteca) así como a Urrea y al gobierno del estado de Jalisco. Con información de El Financiero