En los últimos minutos del periodo ordinario de sesiones, la Cámara de Diputados recibió y turnó a comisiones el paquete de tres iniciativas relacionadas con el régimen fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex), como parte de la legislación secundaria a la reforma en materia energética.

En la propuesta de la nueva Ley de Ingresos sobre Hidrocarburos se prevé que la Secretaría de Hacienda tome el control de las licitaciones públicas, las condiciones de los contratos, los montos de la utilidad operativa y del destino de los ingresos petroleros que serán administrados por el Fondo Mexicano del Petróleo.

La iniciativa presidencial en materia de contratos para exploración y explotación de yacimientos de hidrocarburos confirma que se entregará a las empresas privadas un porcentaje de los ingresos mediante la figura de ''utilidad operativa'' y se les concederá un conjunto de beneficios para que puedan deducir costos, gastos e inversiones realizados.

''Se trata de la distribución de los proyectos entre el Estado y el contratista, recibiendo cada uno un porcentaje que, sumado, da ciento por ciento de la utilidad del proyecto. Quien esté dispuesto a obtener un menor porcentaje y dejar al Estado la mayor parte de la utilidad, será el ganador de las licitaciones'', explica el presidente Peña Nieto en su iniciativa.