Tras la apertura que ha representado la reforma energética para que las empresas mineras puedan vender excedentes a terceros, compañías como Grupo México, Peñoles y Autlán desinaron arriba de 1,326 millones de dólares en proyectos que involucran energías renovables.

De acuerdo con Ricardo Arce, director de una subsidiaria de Grupo México, el costo de la electricidad para sus industrias es del 30% del total en los proyectos mineros y este sector se encuentra en la quinta posición en el uso de electricidad, superado por las industrias cementeras y acereras.

"Los argumentos a favor de las grandes inversiones en energías renovables van más allá de la sostenibilidad y la responsabilidad social y ahora se han convertido en una razón económica sólida para la rentabilidad del negocio minero", puntualizó Mike Elliot, analista líder en industria minera y metales de EY.

Por tanto, esta estrategia de inversión pretende reducir costos de operaciones al mismo tiempo que fortalece el negocio energético y apuesta por la sustentabilidad, lo cual representa un beneficio para el medio ambiente e impacta de manera positiva otros rubros como el de la responsabilidad social empresarial.