De acuerdo con datos de la Asociación Latinoamericana del Acero (Alacero) y de las aduanas chinas, México importó 488,000 toneladas de acero laminado originario de China de enero a mayo del 2015, un crecimiento interanual de 66 por ciento.

Del total de las importaciones de aceros laminados de México en el 2014, los planos abarcaron 77.8%; los largos, 20.3%, y los tubos, 1.9 por ciento. El crecimiento de las importaciones mexicanas de acero plano chino fue el mayor entre los principales ocho mercados latinoamericanos que compraron ese producto desde China.

“El acero de China es producido por empresas que operan en el contexto de una economía de no mercado y que, al ser subsidiadas y apoyadas, les permite operar en condiciones que serían económicamente insustentables para cualquier privada”, agregó Alacero en un comunicado.