Entre 2010 y 2015 el número de asientos de avión disponibles en México creció 33% y alcanzó los 40,069, llegando a un volumen histórico, de acuerdo a datos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC).

Dicha cifra es ofrecida por las aerolíneas nacionales y contrasta lo que sucedió un lustro previo cuando la salida de lagunas compañías propició una contracción. De hecho, entre los años 2005 y 2010 se observó una contracción promedio anual de 1.9 por ciento.

Los especialistas del sector aeronáutico atribuyeron la aceleración de la oferta de asientos a dos elementos. La primera es que firmas como Aeroméxico, Interjet, Volaris y VivaAerobus han adquirido aviones más grandes y modernos; la segunda, la llegada de empresas como TAR y Aerocalafia.