En este número:

 

Editorial

SOFOLES, DE NUEVO A LA VANGUARDIA

En tiempos en que la banca cerró la puerta de los créditos, a partir de la crisis profunda desatada a mediados de los años noventa, en momentos en que mucha gente perdió su patrimonio por las exorbitantes tasas de interés que resultaban impagables, se perfiló en el horizonte un medio para otorgar créditos inmobiliarios: las Sociedades Financieras de Objetos Limitado (Sofoles).

En plena cúspide de la crisis, surgieron las Sofoles, que de inmediato se dedicaron a proporcionar financiamiento para casas de interés social, lo que mantuvo una llave abierta, aunque limitada, a ciertos nichos de mercado, para que el sector inmobiliario siguiera activo y los miles de demandantes de crédito tuvieran acceso a la adquisición de un bien inmueble.

Hoy día cuando México se encuentra en una nueva transición social y política con sus evidentes consecuencias económicas, el flujo de financiamiento ha aumentado en condiciones controladas y favorables para los solicitantes de crédito.

La banca comercial ha diseñado diversos esquemas de financiamiento que ofrecen ventajas para la adquisición de una propiedad, con lo que el monto total disponible para quienes quieren comprar a crédito un bien inmueble es sustancialmente mayor al que se tenía hace algunos años.

Por su parte, las Sofoles hoy viven una etapa de fusiones y alianzas, entre ellas o con entidades internacionales que les permite fortalecer su capacidad financiera. De esta forma las Sofoles han emprendido un salto cualitativo para incursionar en otros nichos de mercado, como e el residencial medio, con grandes ventajas y planes novedosos para sus clientes. Con renovada fuerza, experiencia probada en crisis y apogeos financieros, las Sofoles se convierten en instituciones con solvencia, credibilidad y garantía para el otorgamiento de créditos inmobiliarios.