En este número:

 

Editorial

El gran motor del auge inmobiliario que ha observado México como país en la presente década, se explica por el flujo de crédito hipotecario, tanto de organismos públicos como del sector privado.

Sin embargo, esta pujante y creciente industria local se puso en duda a raíz de que en Estados Unidos, (desde 2007), fue azotado por la crisis de los créditos conocidos como subprime y que desató la mayor crisis inmobiliaria en su historia en 2008, y que hoy tienen sumidos a dicho país en una seria crisis recesiva.

Aunque México no ha sido ajeno a la crisis económica, afortunadamente las lecciones aprendidas de la crisis de 1994-1995 y que determinaron que desde su regreso al mercado, los créditos hipotecarios de los organismos públicos y privados tuvieran tales características, que hoy ya no se repitió la historia de nuestra propia crisis anterior ni tampoco lo que sucedió en Estados Unidos.

Nuestro mercado se ha mostrado mucho más maduro y estable, aunque si bien hasta mayo la colocación de créditos ha sido menor que en igual periodo del año pasado, ello se debe en gran medida a la cautela de los demandantes y no por falta de recursos. Tanto bancos, como Sofoles y Sofomes mas organismos públicos, tienen apetito por colocar créditos individuales y los recursos para ello. Así es que habrá que esperar que luego de un primer semestre negativo, para la segunda mitad del año se incremente considerablemente la colocación de créditos, ante un menor nivel de incertidumbre.

Como cada año, Real Estate Market & Lifestyle ha elaborado un amplio reportaje sobre el tema, como una evaluación de lo que pasó en la primera mitad del año, expectativas para lo que resta del mismo, pero sobre todo, con consejos prácticos para los usuarios del crédito.

Muy ligado a ello, las expectativas económicas nos indican que lo peor ya pasó y aunque no ha acabado la crisis, iniciamos la etapa donde cada vez será menos malo los datos económicos negativos.

También le dedicamos espacio a hacer una llamada de atención a un mercado muy apetitoso para desarrolladores nacionales e internacionales, el de baby boomers, porque es un mercado que debe ser altamente captador de inversiones, pero que por ahora naciones como Panamá y Costa Rica parecen comernos el mandado. Estamos a tiempo para corregir el camino y lograr captar las inversiones que se han proyectado.

En medio de la crisis, hoy las desarrolladoras de vivienda recuerdan con nostalgia la época en que ganaban de todas, todas, pues producto que colocaban en el mercado, producto que era absorbido casi de inmediato. Hoy, la severa crisis internacional ubica a la industria en una posición donde tal y como sucede con la "selección natural", sólo sobrevivirán los más profesionales y fuertes.

Una variable en la que poco reparamos y que en el largo plazo puede ser determinante para que nuestra propiedad tenga plusvalía es el tema del mantenimiento, aquí un experto nos hace una serie de recomendaciones para que su propiedad siempre esté como nueva y garantice una buena evolución de nuestro patrimonio en el tiempo.

Debido a que ya inició la época de huracanes, echamos un vistazo a un segmento inmobiliario susceptible a los embates de la naturaleza, el sector hotelero, los cuales en los mercados de playa en particular, son altamente vulnerables a la embestida de los huracanes, y donde la experiencia en México ha sido más que vasta.

Quédese en compañía de Real Estate Market & Lifestyle, donde seguramente encontrará alguna propiedad a su gusto o un buen tip para adquirirla a crédito.