Instrumentos como los Fibra permiten una mayor diversificación del riesgo, además de mayores rendimientos a futuro.

Cuando se invierte un capital siempre va implícita la relación rendimiento-riesgo. Normalmente el monto del rendimiento va emparejado al riesgo; en este sentido se debe considerar que a mayor riesgo, por correspondencia debe existir un mayor rendimiento. Por ende, cuando se reflexiona en ¿por qué invertir?, la primera respuesta es: para recibir el rendimiento más alto posible (mayor a la inflación) de nuestro capital. La segunda parte de la pregunta sería: ¿en dónde invertir? A lo cual habría que considerar la opción: donde el riesgo sea el menor posible, pero que me ofrezca un rendimiento por arriba de la inflación, por lo menos.

Es por este binomio que invertir en bienes raíces ha sido tradicionalmente una fórmula en la cual se encuentra un rendimiento muy atractivo, con un grado de seguridad muy aceptable ante los posibles cambios. En este sentido, es importante tomar en cuenta que existe un bien raíz que respalda la inversión y que no es fácil que se mueva o se traslade.

 

Marcos Salame<br />Director General de Bosque Real
Marcos Salame
Director General de Bosque Real

 

Una opción natural para invertir, está en el lugar en que se radique; es por ello que México resulta el destino natural de quienes radican en el país. Esta posición genera un círculo virtuoso de beneficios, empezando por la persona y la familia, lo que significa una ganancia al país, lo cual a su vez, favorece nuevamente al individuo y su entorno. A lo anterior, hay que sumarle que México ha sido tradicionalmente atractivo para invertir en bienes raíces por su grado de seguridad y altos rendimientos.

 

Mirando a futuro

 

El país se ha modernizado y sofisticado. Antiguamente se invertía en los bienes raíces de una forma muy limitada; sin embargo, en la actualidad se ha diversificado la oferta a muchas diferentes ramas dentro del sector inmobiliario, ya sea que se trate del segmento turístico, residencial, comercial, corporativo o industrial, por señalar algunos, y mediante diferentes instrumentos. Inclusive se han generado productos tan sofisticados como los fideicomisos de infraestructura y bienes raíces (Fibras). Esto permite una mayor diversificación del riesgo en el corto y mediano plazo, mientras que en el largo plazo se ven mayores rendimientos que en el pasado.

Como consecuencia de lo anterior, se pueden considerar dos factores como fundamentales, mismos que permiten incentivar la inversión en bienes raíces, los cuales son:

  • Una regulación aceptable y certidumbre al estado de derecho.
  • Que exista seguridad social en el país, estado, municipio o colonia.

Cuando se cumple con estas dos condiciones se puede asegurar que lo demás se dará en automático.

 


Texto:Marco Salame

Foto: Real Estate Market & Lifestyle