El gran atractivo de inversión que mantuvieron durante muchos años se está revirtiendo, aunque algunos de ellos, como México, podrían ser la excepción.

Los efectos a largo plazo de la crisis subprime de finales de 2008 sumieron a las economías avanzadas (Francia, Alemania e Inglaterra) en un raquítico crecimiento promedio inferior a 1% entre 2009 y 2015. La excepción fue Estados Unidos, el epicentro de la crisis, toda vez que registró una tasa promedio anual de 1.46% en dicho periodo de acuerdo con datos del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por su parte, las economías emergentes sufrieron serias caídas en su Producto Interno Bruto (PIB) en 2009, pero al siguiente año retomaron la senda de un crecimiento vigoroso, convirtiéndose inevitablemente en el foco de atracción de las inversiones reales y de cartera. Países como China, India, Brasil, Rusia y México registraron un crecimiento anual promedio, en el periodo ya mencionado, de 8.41%, 7.09%, 1.83%, 0.95% y 1.78% respectivamente.

Pero nada es para siempre y ya desde 2015, las economías emergentes –principalmente aquellas que basan su generación de riqueza en la producción y exportación de materias primas, incluidos los energéticos– sufrieron los embates de un entorno internacional impregnado de turbulencia financiera y de la caída de la demanda de los commodities.

 

Río de Janeiro, Brasil. Río de Janeiro, Brasil.

 

Moscú, Rusia. Moscú, Rusia.

 

Shanghái, China. Shanghái, China.

 

Para este año, el FMI proyecta para la economía mundial una tasa de crecimiento de 3.4%, de 2.1% para las economías avanzadas y de 4.3% para las emergentes y en desarrollo. No obstante, para las estrellas emergentes encabezadas por Brasil, Rusia, China e India (los países BRIC de la firma financiera Goldman Sachs) se proyecta un panorama sumamente heterogéneo pues mientras esperan que Brasil y Rusia continúen con su recesión económica (al igual que en 2015, este año también tendrán números rojos en su crecimiento con -3.5% y -1% respectivamente), China continuará con su aterrizaje –todo mundo espera que sea suave– y su cambio de modelo de inversión y manufactura a uno basado en el consumo y servicios con un crecimiento estimado de 6.9%, en tanto que la estrella de India continuará brillando con un crecimiento de 7.3 por ciento.

México, a diferencia de los BRIC, seguirá avanzando a paso lento, pero firme, con una tasa de crecimiento proyectada en 2.6%, además de ubicarse entre los países de América Latina como una de las economías con los fundamentales más sólidos aunque, por supuesto, no está exento de retos, que debe superar para lograr la anhelada tasa de crecimiento anual de 5% de manera sostenida. Sólo por mencionar algunos: la corrupción, la inseguridad y su marcada dependencia del mercado estadounidense.

 

 

El pobre crecimiento de los emergentes

 

En 2015 empezaron a perfilarse una serie de factores que incidieron en el debilitamiento de los países emergentes, en algunos más que en otros y algunos apenas si lo resintieron, cuáles son:

La turbulencia financiera generada por el inicio del proceso de incremento de las tasas de interés en Estados Unidos, lo que dio como resultado un menor flujo de capital a los mercados emergentes. Para los analistas de la firma financiera LarrainVial es importante que la tasa de interés de Estados Unidos no suba más allá del 1% este año ya que un incremento más acelerado generaría serias consecuencias en el costo de endeudamiento de las economías emergentes y ni hablar de la volatilidad cambiaria que, en algunos casos, ya empieza a traducirse en problemas de inflación.

Cabe mencionar que la política monetaria va en distinta dirección en los países avanzados, pues mientras para Estados Unidos ya es tiempo de incrementar sus tasas, para el Banco Central Europeo (BCE) es momento de bajarlas a 0% e inyectar liquidez a sus economías, todo con el objetivo de salir lo mejor librados de la desaceleración del crecimiento de las economías emergentes, principalmente la china.

Así, el 3 de diciembre de 2015, el BCE amplió su programa de compras de activos (APP) prorrogándolo al menos hasta marzo de 2017 y reinvirtiendo los valores que vayan venciendo. El programa ha contribuido a contrarrestar el riesgo de deflación en la región. Y las tasas de interés en los actuales niveles bajan los costos del crédito a familias y empresas estimulando con ello la demanda de la zona en un contexto de economías emergentes debilitadas.

 

La política monetaria del BCE va encaminada a bajar las tasas de interés. La política monetaria del BCE va encaminada a bajar las tasas de interés.

 

 

-La caída del precio de las materias primas (metales, alimentos y petróleo crudo) es un proceso que no parece que vaya a detenerse o al menos a estabilizarse en el corto plazo.

La problemática petrolera es de largo plazo pues a la producción excesiva se suma el desarrollo y consolidación de nuevas fuentes de energía (eólica, solar, hidráulica, entre otras) que quitan del centro al petróleo como fuente generadora de energía ¿El oro negro se convertirá en cobre? El tiempo lo dirá. Lo anterior significa que es muy probable que su precio ya no vuelva a tocar los niveles de 100 dólares por barril que tenían hasta hace no mucho tiempo. De hecho, de acuerdo con ProMéxico, el 25% de la energía que genera nuestro país proviene de fuentes alternativas.

 

Una de las monedas más afectadas es el real brasileño con una depreciación de 47.35 por ciento. Una de las monedas más afectadas es el real brasileño con una depreciación de 47.35 por ciento.

 

La política monetaria de los países avanzados y la caída en el precio del petróleo propiciaron la depreciación de las monedas emergentes. Entre las más afectadas se encuentran el real brasileño con una depreciación acumulada de 47.35% en las últimas 52 semanas (al 10 de marzo) y el peso mexicano con 31.75%, aunque los motivos de semejante devaluación son cualitativamente distintas entre ambos países y ello queda claro con la calificación riesgo-país que ostenta cada uno de los países: 237 México y 440 Brasil según datos consultados al 9 de marzo del año en curso, medido por el EMBI de JP Morgan.

 

La calificación riesgo-país de Brasil se sitúa en los 440 puntos base. La calificación riesgo-país de Brasil se sitúa en los 440 puntos base.

 

  1. a) La depreciación del real brasileño se explica por la caída en la demanda y precio de las materias primas (incluido por supuesto el petróleo), en su caso esta problemática está muy relacionada con la desaceleración de la economía china; y por los escándalos de corrupción que envuelven a Petrobras y al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.
  1. b) En el caso del peso mexicano, aunque es innegable que la caída del precio del petróleo también tiene su parte de explicación (propició el recorte del gasto público y bajó el flujo de divisas por concepto de exportaciones petroleras) no se puede soslayar la elevada operatividad que tiene ya el peso en los mercados cambiarios del mundo, hecho que de alguna manera facilita ataques especulativos en su contra. Recientemente el Banco de Pagos Internacionales (BIS por sus siglas en inglés) señaló que se han registrado “operaciones electrónicas de inversión off shore (que) podrían explicar la depreciación consistente que sufrió el peso mexicano en el primer bimestre del año en curso”. Además, las exportaciones de nuestro país están más diversificadas que las de otros emergentes y tienen un acento en las manufacturas.

 

En los últimos meses, Petrobras se ha visto envuelto en sonados casos de corrupción. En los últimos meses, Petrobras se ha visto envuelto en sonados casos de corrupción.

 

Red Carretera en México
Portafolio rojo (SANTANDER) Abril de 2012
aaa

 

  1. c) Caso extremo es Venezuela, país que cuenta con la tasa de riesgo país más elevado de los mercados emergentes (seguido de Ecuador) con una severa problemática de estanflación (estancamiento con elevada inflación): el FMI estima que su PIB se contrajo 7% en 2015 y que su tasa de inflación alcanzó un nivel de 150 por ciento. Su situación se agrava porque debe cumplir con el pago de deuda contratada por su compañía petrolera, con un monto que ronda los 5,200 millones dólares (mdd) este año; difícil situación en un contexto de caída de los ingresos de una economía altamente petrolizada, que busca la congelación de la producción de petróleo para la eventual recuperación de su precio, pero parece que no llegan a acuerdos determinantes los mayores productores del hidrocarburo entre los que se encuentra, por supuesto, Arabia Saudita.

 

El PIB de Venezuela se contrajo 7%, mientras que la tasa de inflación llegó a 150 por ciento. El PIB de Venezuela se contrajo 7%, mientras que la tasa de inflación llegó a 150 por ciento.

 

Otro factor de suma importancia que explica la debilidad de las economías emergentes es el rebalanceo de la economía china que busca cambiar su modelo económico basado en la inversión y la manufactura a uno de consumo y servicios pues afecta directamente el precio de las materias primas (principales productos de exportación de Brasil y China es su mercado de destino número uno) y de los energéticos.

 

 
Top Ten de países más atractivos para invertir en 2016
1 Estados Unidos
2 China
3 Alemania
4 Reino Unido
5 India
6 Brasil
7 Japón
8 Rusia
9 México
10 Emiratos Árabes Unidos

 

Mercados Emergentes (Participación mundial)
Superficie Terrestre PIB Capitalización bursátil
74 37 31

 

Emergentes, atractivos para la inversión directa y en cartera

 

Brasil y Rusia están en recesión; sin embargo, su atractivo para invertir por parte de los grandes conglomerados se mantiene. De acuerdo con la encuesta a 1,400 CEO de 86 países realizada por la consultora internacional PwC, entre las 10 economías que ven más atractivas para invertir –y tienen intenciones de hacerlo– se ubican cinco avanzadas y cinco emergentes, entre las que destacan Brasil, Rusia y México, a pesar de mantenerse fuera del listado en los últimos dos años y de no formar parte de los BRICS, integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica que, en conjunto, representaban el 43% de la población mundial, el 25% de la riqueza y producían el 56% del crecimiento económico generado en el mundo, de acuerdo con datos de los países a 2012.

 

México, entre los destinos favoritos de inversión para los inversionistas foráneos.

 

Presidentes de los BRICS en una reunión del G20 en Turquía. Presidentes de los BRICS en una reunión del G20 en Turquía.

 

Rusia y Brasil, entre los emergentes con expectativas más pesimistas en cuanto a crecimiento en 2016.

 

 

En lo que se refiere a la inversión en cartera (acciones y bonos) según Mark Mobius, gurú de mercados emergentes, estas economías han mejorado sus fundamentales (reservas internacionales, relación deuda pública respecto al Producto Interno Bruto entre otros indicadores), cuentan con una riqueza natural cuantiosa y una abundante disponibilidad de mano de obra barata, aspectos todos que los colocan como una atractiva opción de inversión.

El índice Morningstar Emerging Markets corrobora su percepción positiva. Este índice incluye a más de 2,000 compañías de los principales países emergentes y señala que los valores de estos mercados están infravalorados (baratos) ya que la valoración Price/Fair Value (cotización respecto al precio objetivo) está por debajo de 1 (0.88 a finales de febrero).

 

A nivel empresa, los emergentes presentan interesantes oportunidades de inversión.

 

Bolsa de Valores de Rusia. Bolsa de Valores de Rusia.

 

Precio/Valor de la firma
País Valoración
China 0.77
Brasil 0.88
India 0.91
Turquía 0.92
Tailandia 0.92
Corea 0.93
Taiwán 0.93
Chile 0.94
Sudáfrica 0.95
Indonesia 0.95
Malasia 0.99
México 0.99

 

 

Invertir en valores emergentes no es tarea fácil porque estos mercados suelen ser muy volátiles, aun aquellos con sólidos fundamentales por el efecto contagio, lo que puede afectar considerablemente el valor de las inversiones. Por ejemplo, si la vorágine financiera afecta a los mercados financieros brasileños (país en recesión), los mercados financieros mexicanos también se ven afectados, quizás en menor medida pero así es como funciona.

Los mercados desarrollados ofrecen menor rentabilidad pero más seguridad. Los emergentes pueden otorgar mayores beneficios financieros pero aderezados con una buena dosis de incertidumbre. Y la volatilidad financiera continuará este año.

 

El pronóstico de crecimiento de China para 2016 es de 6.3 por ciento. El pronóstico de crecimiento de China para 2016 es de 6.3 por ciento.

 

En Brasil los escandalos de corrupción dañan aún más a su economía. En Brasil los escandalos de corrupción dañan aún más a su economía.

 


Texto:Matiana Flores

Foto: upix, FUNDACION RUSIA, lt, SEMANA ECONOMIA, GVC, FVI, MAXRESDEFAULT, AJAS, OANORAMIO, CLOUDFRONT, POSTA