La estabilidad macroeconómica y la solidez en el sector, propició que el mercado lanzara nuevos productos con mejores condiciones de financiamiento.

El crédito hipotecario que otorga la banca creció en la última década, comprendida entre los años 2004 y 2014, a una tasa anual compuesta de 14%, por lo que su saldo llegó a cerca de 560,000 millones de pesos y que representa el 32% de la cartera del portafolio hipotecario de México.

Todavía hay mucho espacio por crecer. El portafolio hipotecario representó entre 2003 y 2004 el 13% de la cartera de la banca y actualmente es del 18% aproximadamente, es decir, ha experimentado una importante expansión dentro de los balances de los bancos.

 

Enrique Margain, <br />Director de Crédito Hipotecario de Scotiabank
Enrique Margain,
Director de Crédito Hipotecario de Scotiabank

 

El mercado hipotecario bancario ha venido evolucionando de manera muy positiva, de manera gradual, constante y muy positiva. Hay mucho por delante, sí, porque el portafolio hipotecario respecto al Producto Interno Bruto (PIB) en México es alrededor del 10%.

Este indicador, en países como Canadá, Estados Unidos y el Reino Unido, entre otros, está por arriba del 50%. Otro dato que permite prever el crecimiento es que en México apenas cerca del 18% de la población tiene hoy día una hipoteca.

En cuanto al futuro de largo plazo del sector hipotecario bancario, se vislumbra una elevada competencia en el sector, donde los bancos continuarán con un criterio prudencial en la originación, que ha dado buenos resultados. También, se sostendrá el desarrollo de nuevos productos, quizá más enfocados a un mercado de no afiliados entre cinco y 10 salarios mínimos, donde están las grandes oportunidades, con un tema de mucha vinculación hacia los organismos públicos de vivienda, el Infonavit y Fovisste, para buscar atender de mejor forma a sus derechohabientes. Por todo ello, se anticipa una banca con mayor penetración en la originación de créditos hipotecarios dentro de todo este mercado.

 

Visión a futuro

 

Sobre los eventos más relevantes del sector en los últimos 10 años, cabe recordar que hacia el 2005 se veía una entrada muy exitosa de la banca al mercado hipotecario, financiando principalmente lo que era la vivienda media y residencial y, por supuesto, lanzando nuevos productos al mercado con mejores condiciones de crédito.

A partir de ahí el efecto de la estabilidad macroeconómica, del buen comportamiento de los portafolios y la fuerte rivalidad competitiva que se daba en el sector, propició que el mercado lanzara constantemente nuevos productos con mejores condiciones de financiamiento.

Entre los eventos relevantes que se presentaron destaca la crisis hipotecaria en Estados Unidos y generó una debacle financiera internacional, a pesar de que las políticas de originación en México se apretaron, la banca se mantuvo abierta al otorgamiento de crédito.

Otro elemento fundamental fue que hacia el 2013, una de las tendencias que se observaron en el mercado es que se alcanzaron los mínimos históricos en las tasas de interés, que se sostienen hasta el momento; el costo del crédito que estaba de entre 10 y 10.5%, bajó a alrededor del 8.7 y 8.75 por ciento.

Para entonces no solo se hablaba de los mínimos históricos en tasas de interés, también se mantenían productos que dan una gran accesibilidad al crédito hipotecario. Todo esto se sostiene hasta la actualidad.

El destino del crédito también ha evolucionado, porque en un inicio, cuando la banca regresó al mercado hipotecario, su oferta se concentró principalmente en la adquisición de vivienda nueva. Hoy día te diría que el 60% de lo que financia la banca es para vivienda nueva y el 40% para vivienda usada y además hay crédito para renovación y ampliación, adquisición de terrenos, pago de pasivos, por mencionar algunos.

El mercado ha mostrado una gran evolución, se ha venido sofisticando, al grado de que hablar de que en México la banca ofrece productos de tasa fija a 20 años, es un referente en el mercado de Latinoamérica, al tener tasas fijas por estos plazos.

También el hablar que son hipotecas que traen un seguro de vida, un seguro de daños, un seguro de desempleo, que en muchos casos es gratuito, también es algo positivo; que las tasas de interés que ya alcanzamos, los pagos por mil, son elementos que nos indican que vamos avanzando hacia los mercados más avanzados en materia hipotecaria.

Un cambio importante que se ha dado en los últimos años es el tema de la portabilidad, derivado de la reforma financiera; pues una de las cosas que se buscaba era facilitar a las familias, a las personas, el que pudieran mover sus hipotecas de un banco a otro, y este proceso se ha venido incrementando de manera muy positiva.

Sobre las expectativas de corto plazo, para 2015, que de acuerdo a las diferentes noticias que ha visto de los programas de inversión de los bancos, prevé que la colocación bancaria crecerá a un ritmo cercano al 10 por ciento.

 


Texto:Real Estate Market & Lifestyle

Foto: