La tendencia del crédito hipotecario en México muestra un balance muy positivo, en lo general, debido a que las tasas de interés se han reducido a mínimos históricos, lo que ha incentivado a que los compradores de vivienda muestren un mayor interés por adquirir su vivienda con un crédito otorgado por la banca.

En la parte institucional, la evolución del Infonavit también ha sido fundamental, co-financiando créditos en conjunto con la banca y recientemente transformando la originación de sus créditos de salarios mínimos a pesos, lo mismo que hará Fovissste. Esto hace que el portafolio que se origina sea de mayor calidad, al evitar crecimientos en los pagos mensuales y en los créditos.

Los anteriores son síntomas de un mercado bastante maduro que evoluciona para atender de mejor forma a los demandantes de un crédito hipotecario.

Además, todo esto se ha dado de manera satisfactoria, a pesar de la crisis hipotecaria mundial del 2009, lo que demuestra que México aprendió muy bien la lección de 1995, dejando atrás los créditos con refinanciamiento, para pasar a productos con mucho mayor control de riesgo, como se puede observar con los bajos niveles de morosidad mostrados por el sector hipotecario.

 

Víctor Manuel Requejo<br />Director General de Banco Inmobiliario Mexicano
Víctor Manuel Requejo
Director General de Banco Inmobiliario Mexicano

 

Mercado sólido

 

El mercado hipotecario mexicano, sin duda, muestra una situación muy sólida con una gran competencia en productos, con una banca innovando y compitiendo por la clientela.

Hemos visto la guerra de precios en los últimos años por casi todos los bancos. Los usuarios son mucho más selectivos a la hora de contratar un crédito, hay mucha información disponible y los compradores de vivienda tienen muchas opciones, lo cual es muy positivo para el sector. Tenemos hoy un mercado maduro, donde no sólo el precio importa, sino también el servicio a la hora de analizar y otorgar una hipoteca.

Me parece que el principal reto que tiene el mercado hipotecario en México, es mantener la prudencia a la hora de otorgar créditos, así como seguir innovando al desarrollar productos crediticios que satisfagan a una clientela ávida por encontrar cada vez mejores opciones de crédito; así mismo, innovar en conjunto con los institutos públicos, como Infonavit y Fovissste.

Un sector hipotecario con una cartera sana es lo que le dará viabilidad en el largo plazo, por ello los bancos deben seguir manteniendo su disciplina al momento de seleccionar a los clientes y manteniendo criterios sólidos de originación de hipotecas.

 

Expectativas

 

En el 2015 veremos un crecimiento en la originación de créditos por parte de la banca, quizás de doble dígito, como sucedió en el 2014. Los bancos se han concentrado en el segmento de vivienda media y residencial, cada vez más creciente en las principales ciudades del país.

Por su parte, el Infonavit y Fovissste crecerán poco menos que la banca. El incremento en el valor de los créditos otorgados por estos dos  institutos públicos, ha hecho que la derrama económica sea mayor para sus derechohabientes, pero ha aminorado la cantidad de créditos otorgados. En la parte baja de la pirámide, en la vivienda de interés social, veremos para finales de 2015 quizás una disminución en la actividad por la menor disponibilidad de subsidios.

El rumbo para 2016 estará influenciado por las expectativas económicas de nuestro país de cara a un entorno algo incierto por la evolución de los precios del petróleo, lo que podrá disminuir el crecimiento, y por tanto, la actividad crediticia. Habrá que estar muy atentos a la evolución de las variables macroeconómicas que determinarán en gran medida los presupuestos del gobierno en materia de apoyos al sector vivienda y en el muy cercano incremento en las tasas de interés, después de varios años con tasas a la baja.

Aunque es difícil prever el futuro de largo plazo con tanta anticipación, me imagino un sector todavía más maduro y con productos acordes a la situación económica y demográfica de nuestro país.

Si bien somos un país de jóvenes, con el pasar de los años nos encontraremos un sector de la población en edades maduras que requerirán productos especializados y diferenciados al del resto de la población.

También creo que, al igual que la banca, los institutos públicos estarán muy activos con nuevos esquemas para atender a su derechohabiencia, con la dinámica que le han impreso estas instituciones en los últimos años.

 

Un banco especializado

 

Sin duda que Banco Inmobiliario Mexicano estará presente en este proceso de evolución del sector hipotecario. Somos un banco especializado en el mercado inmobiliario y participaremos activamente en este sector hipotecario de manera gradual.

La clave está en conseguir fondeo adecuado y competitivo, así como participar con la mesura que el mercado requiere, siendo selectivos en los clientes por atender, así como aplicar criterios prudenciales de riesgo, ya que debemos cuidar mucho la calidad del portafolio que se origine.

Prueba de lo anterior es que para este 2015 planeamos crecer 30% respecto a 2014 en el financiamiento a la construcción de vivienda, apoyando la edificación de vivienda de todos los niveles en el país.

Asimismo, contemplamos seguir manteniéndonos como uno de los principales originadores de crédito Fovissste e incursionar con mayor fuerza en el otorgamiento de crédito hipotecario. También mantendremos nuestra especialidad en los servicios inmobiliarios que la industria demande: servicios fiduciarios, avalúos, administración y cobranza de carteras.

 


Texto:Victor Manuel Requejo

Foto: Real Estate Market & Lifestyle