Materiales alternativos; la construcción de un nuevo paradigma
El nacimiento de una nueva conciencia
por el medio ambiente nos lleva a desarrollar
materiales que amplían la gama de posibilidades constructivas. Un panel de expertos nos explica
sus cualidades y aplicaciones.

Desde siempre las casas están hechas de bloques fundamentales, en algunos casos ladrillos, vigas de acero y concreto. Los tiempos cambian, sin embargo, y poco a poco nuevas propuestas llegan al mercado. Por ejemplo, se construye con paneles prefabricados; hay propuestas que utilizan el bambú, otros proponen el uso de contenedores o hasta el desarrollo de materiales completamente nuevos como el concreto transparente para dar solución a las nuevas necesidades edificativas, o para impulsar nuevas propuestas en cuanto al mismo tema.

Parte de lo que comienza a cambiar, es la manera en cómo nos relacionamos con el entorno, y el cómo percibimos al medio ambiente. Por ejemplo, dentro de una nula cultura de aprovechamiento del medio, el agua de lluvia ha llegado a considerarse más como un problema que una solución. Dentro de esa lógica se transformaron ecosistemas completos, tal es el caso de la Ciudad de México, que de recordarse como una cuenca en años previos a la llegada europea, se transformó en algunas zonas, en áridas extensiones  de valles.

Lo mismo ocurre con la temperatura y la radiación solar, que para contrarrestarla (en vez de emplearla) se impulsó el uso de aire acondicionado para quitar la “incomodidad” de los calurosos veranos, mientras que el calefactor haría lo propio para el periodo invernal.

Nuevos materiales y técnicas de construcción, basadas en un “modelos de producción verdes”, están por cambiarlo todo.

Papercrete es un material muy blando
y moldeable, por lo que resulta ideal
para construir incluso formas caprichosas.

Materia y soluciones

Joyce Plath, arquitecta estadounidense experta en el tema, propone una técnica de construcción con un material que llama “Papercrete”, mismo que no es sino una mezcla de papel y concreto. Este material se fabrica mezclando agua y papel reciclado (guías telefónicas, revistas, periódicos) para crear una pulpa de papel a la que se le agrega cemento y/o cal, arena, arcilla o ceniza. Más tarde se hacen bloques que sirven para levantar básicamente cualquier cosa. Los bloques se pegan con una mezcla del mismo Papercrete.

La arquitecta Plath dice que este material es muy blando y moldeable, por lo que resulta ideal para construir incluso formas caprichosas. Lo mejor de todo es que no se requieren estructuras en construcciones de hasta dos pisos de altura. Otros beneficios son que no genera contaminación ambiental, permite absorber la humedad y aporta un excelente aislamiento tanto sonoro como térmico. Plath menciona que si el clima exterior es de 38ºC, dentro de la casa construida con este material, al interior habría menos de 24º centígrados, gracias a las cualidades del material, por lo que la necesidad de aire acondicionado disminuiría considerablemente.

Otra empresa con una propuesta diferente es EcoFuturo Construcciones, quienes tienen un sistema de construcción basado en los contenedores marítimos (ISO contenedores). Entre las ventajas que argumentan sobre este tipo de edificación, mencionan como punto medular la rapidez de la construcción, que tiene la misma resistencia y aislamiento termo-acústico que las construcciones convencionales, la posibilidad y facilidad de hacerlo crecer a voluntad, la factibilidad de la reubicación de la vivienda y la facilidad al integrar sistemas ecológicos (como la energía solar o eólica).

Carolyn Aguilar Dubose, Directora del Departamento de Arquitectura de la Universidad Iberoamericana, nos comentó en entrevista que el concreto y agregados tradicionales son materiales con una alta energía incorporada, y que precisamente por esto la industria tiene que cambiar, en su opinión hay que producir materiales que comprometan menos al planeta. Mencionó también que materiales renovables, como la madera, tienen que certificarse para garantizar que provienen de una fuente sustentable.

También nos habló sobre el bambú, y cómo dadas sus características de extrema resistencia -incluso equiparable o superior a las vigas de acero-, es un material que se aprecia como una excelente solución ante las necesidades actuales de construcción, en donde el componente ecológico es tan importante.

Se le puede usar con éxito tanto para muros como para techos muy resistentes y que se adaptan bien al clima del territorio mexicano. Dentro de la misma Universidad se están realizando diversos estudios sobre sus cualidades estructurales. Por último nos comentó que el adobe no es tan ecológico como uno pensaría. Ella sugiere más bien una combinación de tierra con paja, que aumenta la resistencia a la carga.

interior del "Shelter 02" · shelter

Más opciones

En entrevista por separado, hablamos con Juan Luis Cottier Caviedes, consultor e Ingeniero egresado de la facultad de ingeniería de la UNAM, quien nos comentó que si bien es cierto que hay  un incuestionable entusiasmo y mucha investigación sobre productos reciclables, todavía no se ha llegado a producir un material propio para la construcción a grandes escalas.

El ingeniero mencionó que no sólo es la resistencia lo que debe tomarse en cuenta, sino otras características estructurales como la durabilidad, el módulo de elasticidad, la capacidad de formación, su peso volumétrico y otras más, que influyen en que un material sea adaptado de manera general.

En estos sentidos mencionó que sí hay materiales modernos que están cumpliendo estos requisitos, como el panel estructural, para el cual hay incluso hasta una norma oficial mexicana. La parte interesante es que estos paneles llevan refuerzo de malla de acero, poliestileno expandido, poliuretano o hasta un concreto ligero. De manera que se puede usar para casas habitación de hasta tres niveles. De hecho, este panel es tan bueno que es un sistema de construcción en sí mismo, ya que puede usarse en vez de tabiques y castillos. En cuanto al costo, se ahorra concreto y cimbras, y mucha mano de obra, con lo que el costo total puede reducirse en aproximadamente un 15 por ciento.

No sólo es la resistencia lo que debe tomarse en cuenta, sino otras características estructurales como la durabilidad,
el módulo de elasticidad,
la capacidad de formación, su peso volumétrico, etc.

En cuanto a construcción sustentable, quizá una de las propuestas más completas y radicales, es justamente la presentada por el arquitecto Gerardo Broissin, con su obra Shelter 02. Con ella la meta era diseñar una casa modular de sobradas prestaciones respecto a su costo de construcción, pero ensamblada con paneles prefabricados hechos a partir de material residual, lo que le aportaría el ingrediente sustentable. La estructura se compone de acero con un revestimiento hecho de un “sándwich” de yeso y paneles durock.

Una de sus ventajas principales es la reducción del tiempo de construcción, ya que 10 personas pueden terminarla en sólo 2 días. Esta unidad experimental y que bien podría responder a las urgentes necesidades de espacio y flexibilidad constructiva, consiste en tres niveles. El piso inferior tiene acceso a las áreas de hidroponía, el primer nivel contiene el área pública: cocina, cuarto de lectura, sala y baños, y el segundo nivel, que tiene dos recámaras, un estudio y un closet.

Una de las ventajas
de la obra Shelter 02
es la reducción del tiempo de construcción.

Innovación

Uno de los materiales más innovadores a nivel global, debido a la tecnología aplicada para su producción y las prestaciones que ofrece es orgullosamente mexicano. Se trata del “Concreto Traslúcido” sobre el que existen dos variantes. El primero, hecho con materiales poliméricos y agregados pétreos comunes, fue desarrollado por Joel Sosa y Sergio Omar Galván, estudiantes de la Universidad Autónoma Metropolitana, y es un material que resulta 30% más ligero que el concreto común y permite el paso de hasta 80% de la luz natural o artificial. Actualmente se encuentran en proceso de patentes y se espera que pronto el material esté disponible en todo el mundo.

El otro se llama LiTraCon (Light Transmitting Concrete), el cual fue inventado por el arquitecto Húngaro Áron Losonczi y está hecho con base en concreto y fibra óptica. Es un material que tiene muchas ventajas, pues puede ser reforzado y emplearse en paredes iluminadas con el mismo, e incluso permite la eliminación de cables en algunas instalaciones.

El "Concreto Traslúcido", sobre el que existen dos variantes, es un material
que resulta 30% más ligero que el concreto común
y permite el paso de hasta 80% de la luz natural.

En Resumen:

La construcción alternativa es una opción que siempre debemos de tomar en cuenta, especialmente en nuestros tiempos. En Real Estate Market & Lifestyle hemos tocado constantemente temas ecológicos; específicamente construir utilizando los conocimientos que se tienen sobre la huella ecológica, el aprovechamiento inteligente de los recursos y la utilización de materiales y tecnologías de vanguardia.RE

Casa de concreto traslúcido · flickr