Energía. Es una palabra que engloba cientos de posibilidades. Cómo crecen las plantas, como se trasladan los animales. Cómo al mover un botón, iluminamos una habitación.

¿Qué sigue para la energía y cómo se vislumbra su manejo después de la crisis mundial en que vivimos?

En su aniversario 75 y como parte de su conferencia anual, el ULI, (Urban Land Institute) tiene una idea realmente interesante de lo que sigue después de la energía.

Reconocer la necesidad y hallar el valor

Durante décadas, la energía ha impulsado un nexo rentable entre la industria de las compañías petroleras, los fabricantes, promotores inmobiliarios, constructores, y cadenas minoristas. Pero hoy, nuestras principales fuentes de producción de energía se agotan y los precios se presentan volátiles debido a la demanda creciente mundial.

Para la industria de bienes raíces, es el momento de la captura de valor de los residuos en la economía de energía. Los edificios deben estar girando el medidor en la dirección opuesta, y tomar una decisión de compra no tendrá que ver únicamente con el valor de la tierra, sino con los costos eficientes.

Durante décadas, la energía ha impulsado un nexo rentable entre la industria de las compañías petroleras, los fabricantes, promotores inmobiliarios, constructores, y cadenas minoristas.

 

Ventajas de la competencia

No estamos hablando sobre el futuro es lo que sucede hoy. Recientemente terminado y adaptado un proyecto de clase A, la oficina ya asegura las rentas líder en el mercado y los precios récord, con la seguridad de atraer inquilinos gracias a los diseños de eficiencia energética que reducen los costos operativos además de mejorar los ambientes de trabajo, y crear un círculo de todas las partes involucradas.

Demandas del mercado

Desarrolladores, propietarios e inversionistas están dándose cuenta que la inversión en tecnologías de reducción de costos en agua y tecnología puede producir rendimientos de bajo riesgo y buen retorno creando un sistema de bienes raíces más comercial y con espacios valiosos.

Diseños de techos verdes pueden ayudar a reducir el consumo de energía, refrescar por el día y calentar por la noche. Las plantas de energía in situ además de proveer respaldo de energía, pueden reducir los cargos por servicios vinculados a la demanda máxima, diseño de interiores más flexibles puede acomodar paredes movibles lo que permite el reordenamiento de diseño.

Modernización del financiamiento

Los propietarios pueden instalar sistema de ahorro de energía como parte de los paquetes de mejora para el inquilino y el arrendamiento, lo que ayuda económicamente cuando se trate de refinanciar o recapitalizar. Núcleo y la cáscara parecen aumentar los costos y parecen ser prohibitivos, pero los inversionistas deben considerar el bajo costo que tendrán en los servicios públicos.

Impulso gubernamental

El mayor propietario y consumidor de energía es el Gobierno de los Estados Unidos, quien se ha encargado de adaptar los edificios con $ 25 mil millones de dólares y reducir su cuenta anual de energía en 28 por ciento para el año 2020 y así también reducir las emisiones asociadas de gas invernadero. Como constructores, desarrolladores y vendedores, buscar las mejores prácticas para que nuestros edificios también reduzcan estas emisiones de gas así como disminuyan el costo de la energía.

Hoy, nuestras principales fuentes de producción de energía se agotan y los precios se presentan volátiles debido a la demanda creciente mundial.

 

Faro Berimbau, Río de Janeiro, Brasil
Faro Berimbau, Río de Janeiro, Brasil

 

Ecuaciones en costos

Con la tendencia a los altos costos de energía en los hogares incluyendo combustibles, calefacción y refrigeración las nuevas generaciones pueden hacer cálculos sobre dónde quieren vivir y trabajar. Un coche menos en un hogar hace más rentable el trabajo que produce la familia. Esta combinación de comodidad y ahorro de carga impulsa el estilo de vida y preferencias de vivienda.

Usos de suelo

Los planificadores, constructores, e inversionistas s pueden acceder a esta demanda volviéndose multifacéticos, centrando en la ciudad los patrones de uso del suelo, que proporcionan mayor valor a la vivienda y opciones de transporte para residentes y reduciendo el número de kilómetros recorridos. Menos automóviles ayudarían a aliviar la congestión y mejorar los tiempos de viaje, aumentando la productividad general del sistema y la movilidad, y disminuyendo la contaminación y las emisiones de carbono.

La provincia

Hace una generación, las ciudades del centro urbano tuvieron dificultad en implementar estrategias de renovación urbana. Los planificadores están remodelando los centros comerciales abandonados en las zonas de provincia, renovando la economía comercial en las calles y el replanteamiento de los planes que ya estén habilitados totalmente con ésta nueva vivienda verde, y reduciendo los tamaños.

La renovación de uno mismo, Renovación de la empresa

A medida que el trauma de la crisis financiera se convierte en una serie de nuevas oportunidades de mercado, los individuos y los equipos de las empresas buscan la renovación de sí mismos, sus estrategias, así como en sus planes de negocio. Renovar en tiempo real se convierte en un componente necesario de la vida profesional, con una mayor participación de las comunidades en líneas que enriquecen tanto la productividad personal como el valor de la empresa.

*Fernanda Macgregor es executive director del Urban Lad Institute (ULI Mexico)


Texto:Fernanda Macgregor

Foto: FOSTER + PARTNERS