El Secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano tiene la tarea de fomentar el crecimiento ordenado de las ciudades, con una visión de sustentabilidad y mejoramiento de las condiciones de vida de los mexicanos.

 

Para 2013 se prevé la construcción de unas 500,000 viviendas nuevas.

 

La institución promueve la construcción de vivienda digna, el rescate de espacios públicos, poner fin a conflictos agrarios e impulsar el autoempleo en comunidades rurales, entre otros aspectos sociales. Para lograr sus objetivos, la dependencia, que anteriormente era la Secretaría de la Reforma Agraria (SRA), estableció diferentes programas, como el de Rescate de Espacios Públicos, con el que busca disminuir la delincuencia y generar un entorno favorable para la sociedad. Se tienen detectados 122 municipios en los que se aplicarán las acciones con el fin de colaborar en la resolución de este problema.
 
Lic. Jorge Carlos Ramírez Marín.<br />Secretario de la Sedatu.
Lic. Jorge Carlos Ramírez Marín.
Secretario de la Sedatu.
 
También se creó el Fondo de Apoyo para Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (Fappa), dirigido a personas del sector rural interesadas en iniciar nuevos proyectos productivos. Hasta el momento se tienen 47,188 solicitudes de interesados en este plan.
 
El Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag), orientado a personas del sexo femenino de origen campesino, organizadas en grupos para desarrollar nuevos proyectos productivos. De acuerdo con la Sedatu existen 37,168 solicitudes para beneficiarse del proyecto.
Entre otros programas promovidos por la dependencia están Joven Emprendedor Rural y Fondo de Tierras, que en total contemplan recursos públicos cercanos a los 3,000 millones de pesos.
 
La dependencia encabezada por el secretario Jorge Carlos Ramírez Marín impulsa un Plan de Desarrollo Urbano, que considera un crecimiento organizado de las 59 zonas metropolitanas del país.
En el tema de la vivienda, la dependencia fomentará el desarrollo habitacional para abatir el rezago en el sector calculado en 10 millones de unidades. Para 2013 se prevé la construcción de 500,000 viviendas nuevas.
Se pretende la construcción de hogares dignos, por lo que insta a la construcción de casas con, por lo menos, dos recámaras. Asimismo, promueve que los desarrollos habitacionales se construyan cerca de los centros de trabajo y así evitar el abandono de casas. Para ello, la Secretaría apoyará la edificación de vivienda vertical y que los fraccionamientos sean comunidades en los que se fomenten los valores humanos.
En el tema agrario, la Sedatu tiene como meta certificar para el presente año cerca de 237,000 títulos de propiedad de tierras ejidales y comunales que se encuentran en rezago histórico.
 
Cálculos de la dependencia revelan que unas 40,000 casas se encuentran en situación de abandono, y la principal causa es que el empleo se encuentra lejos del lugar. Además, el 67% de la vivienda edificada en nuestro país se realiza de manera desordenada o se encuentra inconclusa.
Fue a finales de junio pasado cuando el titular de la dependencia anunció las reglas de operación para los subsidios de vivienda que comenzarán a otorgarse a partir del 2014, con el fin de impulsar la productividad, disminuir la marginación y la pobreza. Para acceder a los subsidios, las desarrolladoras interesadas deberán demostrar que sus desarrollos se encuentran habitados o tener un proyecto de rehabilitación en caso de que tengan muchas casas abandonadas.  En Registro Nacional de Reservas Territoriales cuenta con unas 113,000 hectáreas que pueden ser aprovechadas para delinear el crecimiento de 60 ciudades del país.
“Nosotros queremos alejarnos de las modas, tomar medidas sencillas y efectivas, como no permitir más fraccionamientos cerrados con una sola entrada y salida que limiten el tránsito de sus habitantes. Que nadie pierda tiempo en el traslado de su casa al trabajo o que invierta 23% del salario en su movilidad, lo que mermaría  su ingreso y correría el riesgo de no poder pagar su hipoteca”, indica el titular de la dependencia. 
El desarrollo urbano ha sido descontrolado. En menos de 50 años las urbes aumentaron de 16 a 59, lo que requiere mayor atención del gobierno federal. Como parte de la estrategia, la institución invertirá 300 millones de pesos para apoyar a los municipios en la actualización de sus registros catastrales. Los estados de Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Hidalgo y Chiapas son los más rezagados en ese tenor.
En el tema agrario, la Sedatu tiene como meta certificar para el presente año cerca de 237,000 títulos de propiedad de tierras ejidales y comunales que se encuentran en rezago histórico.
 
Para el secretario de la Sedatu, la falta de certeza jurídica sobre la propiedad ejidal ha impedido que lleguen inversiones y la realización de alianzas estratégicas entre campesinos y el gobierno federal. Una prueba de ello son los poco más de 1,300 ejidos en el país que han sido afectados por el crecimiento de las ciudades y sus dueños pasaron a formar parte de los cinturones de miseria alrededor de las urbes.
Por último, se tienen registrados 439 conflictos agrarios en el país, que involucran 50,000 predios. Los más complicados se encuentran en Chiapas, Oaxaca y Guerrero.
“Nosotros queremos alejarnos de las modas, tomar medidas sencillas y efectivas, como no permitir más fraccionamientos cerrados con una sola entrada y salida que limiten el tránsito de sus habitantes”. Jorge Carlos Ramírez Marín.

Texto Jorge Carlos Ramírez